Saltar al contenido

Análisis de Tennis World Tour 2

Desarrollador: Big Ant Studios
Distribuidor: Nacon
Plataformas disponibles: Nintendo Switch (octubre 2020), PC, PlayStation 4 y Xbox One
Versión analizada: Xbox One
Fecha de lanzamiento: 24 de septiembre de 2020
Textos/Voces: Español/Inglés

Si hay algo de lo que esta generación de videojuego carece es de un juego de tenis en condiciones, siendo el género uno de los «padres» de los videojuegos con Pong. El género tuvo su cumbre con las sagas Virtua Tennis (arcade) y Top Spin (simulador), pero hace varios años que nadie recoge el testigo. En los últimos años, al menos, surgieron dos nuevas sagas, Tennis World Tour y AO Tennis (cuya secuela salió a la venta este mismo año), sin que ninguna llegara ni siquiera a acercarse al olimpo del tenis. Curiosamente, lejos de fomentar la competencia, el final de este «duelo» ha sido una especie de fusión, ya que no es Breakpoint quien nos trae la secuela de Tennis World Tour, sino Big Ant Studios, los «padres» de AO Tennis.

Tennis World Tour fue un fracaso al igual que AO Tennis, las razones pueden ser múltiples: bugs, pocos modos de juego, gráficos desfasados, modos de juego insulsos… pero había una por encima de todas, y es que no eran juegos divertidos. Ni Breakpoint ni Big Ant Studios consiguieron ofrecer una jugabilidad a la altura, capaz de entretener al jugador, y eso que en ambos casos las diferencias jugables eran palpables, pero en ningún caso convencieron al jugador. Esta secuela, en ese aspecto, bebe mucho más de AO Tennis 2 que de Tennis World Tour, con un manejo basado en lo visto en el primero. Así, nos queda un manejo más orientado a la simulación, donde cualquier pequeño error se paga con la bola fuera de la pista. Tenemos dos tipos del golpes, el golpe preciso y el fuerte. El primero es más simple, ya que se trata únicamente de pulsar el botón cuando la pelota bote y esté cerca del tenista. Es un golpe de baja potencia, pero sencillo de realizar y que suele funcionar bien en la mayoría de ocasiones. La chicha, claro está, está en el golpe fuerte, que sin duda es el más usado, especialmente en duelos desde el fondo de la pista. Aquí la ejecución se complica bastante, ya que hay que ajustar el golpeo a la perfección para ajustar el tiro. Pulsando el botón de golpeo cargaremos la potencia, esto es simple, la dificultad viene a la hora de soltar, ya que habrá que hacerlo justo cuando el tenista se prepare para soltar el brazo y golpear, para así realizar el golpeo con éxito. Si lo hacemos bien el golpe irá ajustado a la línea justo en la dirección que queramos, pero si fallamos… bola fuera (que podemos reclamar gracias al ojo de halcón, eso sí). Estos errores no forzados serán la tónica habitual en los primeros partidos, ya que no resulta fácil hacerse con el control. Efectivamente, este sistema recuerda al del mítico Top Spin 4, ya que incluso tenemos un aviso en pantalla que nos informa de si hemos dado el golpe bien o a destiempo. En cuanto al saque, tenemos primero que ajustar la precisión y luego la fuerza. Simple, pero efectivo.

La jugabilidad de Tennis World Tour 2 intenta simular lo mejor posible un partido de tenis, y realmente lo consigue, ya que hay que hilar muy fino a la hora de golpear y cualquier bola puede ir fuera, como en la vida real… el problema es que esto es un videojuego, y no acaba de resultar del todo divertido, debido principalmente a que el estar atentos al movimiento de nuestro tenista nos puede hacer perder de vista al rival y su situación en la pista, lo que dificulta el juego en exceso o produce o bien situaciones absurdas devolviendo la pelota sin más o un exceso de errores no forzados si no estamos atentos, especialmente al iniciar el modo carrera (del que hablaré después), ya que el jugador creado está excesivamente verde. Aunque ya estaba presente en el primer Tennis World Tour, sigue chocando bastante el sistema de cartas en un juego que quiere ser un simulador. Además, este sistema cobra ahora mayor relevancia, ya que podemos usarlo durante los puntos. Tenemos un máximo de 5 cartas por mazo (tranquilos, podemos tener diferentes mazos y seleccionarlos rápidamente antes de jugar). Estas cartas suelen tener varios usos, y usarlas es tan sencillo como dejar pulsado un botón de la cruceta o bien pulsar dos veces seguidas. Existen 4 tipos de cartas (resistencia, potencia, agilidad y precisión) que afectan al jugador, bien potenciando nuestras habilidades o mermando las del rival. No es un mal sistema para un juego arcade… pero no acaba de encajar bien con lo que propone el juego. Con todo, la jugabilidad de Tennis World Tour 2 es lo mejor del juego, ya que, una vez dominado el manejo, llega a resultar bastante divertido, con un control exigente, pero eficaz, capaz de poner a prueba a cualquier jugador, pero muy satisfactorio, al tener el riesgo presente en cada golpeo.

Parte de culpa de que la jugabilidad sea lo mejor del juego está, por desgracia, en lo pobre del resto de apartados. Los modos de juego escasean y mucho. Tenemos la posibilidad de jugar un partido de exhibición (individual o dobles), un torneo simple, aprender las bases del juego en la academia de tenis y, claro está, el imprescindible modo Carrera, que está llamado a ser el eje del juego. Lo primero será crear un jugador con el editor, bastante simple por cierto, y ajustar la duración y dificultad entre Futures, Challenhers, Mundiales y Grand Slam, que afectan directamente en la duración de los partidos y en si se permite reiniciarlos. De primeras, el jugador será poco menos que incontrolable, y, como ya hemos comentado, los errores no forzados serán una constante, tanto, que puede llegar a ser frustrante, así que tocará mejorarlo. El modo Carrera se basa en un calendario muy simplificado, en el que tenemos que elegir una actividad por semana de entre 5 opciones posibles. Tenemos torneos o partidos de exhibición, que nos reportarán experiencia para subir nivel y dinero para el juego, aunque hay que tener en cuenta el cansancio acumulado. Si el jugador está cansado podemos optar por el descanso. Tenemos opción a entrenar, con una serie de desafíos de dificultad creciente que nos aportan experiencia, pero que resultan de lo más insulsos. No hay que descuidar las contrataciones, ya que en ocasiones tendremos la oportunidad de contratar (o cambiar) miembros del staff técnico, que reportarán distintos beneficios, como mayor experiencia al acabar partidos o menor cansancio. Además, tendremos eventos aleatorios como contratos de publicidad o partidos benéficos, entre otros. El dinero obtenido nos sirve bien para pagar equipamiento o bien para pagar la inscripción a torneos mayores (los que tienen más estrellas). La experiencia, por su parte, permite subir de nivel y obtener puntos de mejora para el jugador. El sistema, en la práctica, resulta mucho más simple de lo que parece, de hecho, resulta excesivamente simple. Las contrataciones se realizan con tan solo un botón, y tan solo veremos un mensaje de confirmación e incluso eventos como los contratos de publicidad, se reducen a pagar una cantidad y obtener otra cantidad mayor al instante, sin nada más. No hay ninguna clase de vídeo o animación especial. Tan solo llegar a la semana, seleccionar evento y, si es algún partido o torneo, jugarlo sin más, para así avanzar de semana, y misma operación en la siguiente. Así hasta el final de la temporada, donde únicamente veremos un resumen de la misma y a comenzar de nuevo. El objetivo es llegar al número uno… pero entre lo poco profundo que es, y lo desesperante que es jugar con el jugador creado al inicio, lo más probable es que nos cansemos antes de conseguirlo.

Si no queremos usar a nuestro jugador creado, siempre podemos optar por usar a cualquiera de los 38 tenistas licenciados en los otros modos de juego. Por supuesto, están presentes nuestros Rafa Nadal y Garbiñe Muguruza, pero además vienen acompañados por nombres ilustres como Roger Federer, Ashleigh Barty, Dominic Thiem o Elina Svitólina, aunque hay ausencias destacables, especialmente la de Novak Djokovic, Naomi Osaka o Simona Halep. Esto en AO Tennis 2 tenía fácil solución con el completísimo editor desarrollado por Big Ant Studios, pero se ha quedado por el camino para el cambio de saga. Los jugadores están bien representados y son reconocibles (sin tener un gran nivel de detalle tampoco), al menos durante el menú de selección, ya que las animaciones vuelven a ser un punto negativo del juego. Vemos que todos los jugadores comparten movimientos (incluso hombres y mujeres). Tan solo vemos algún gesto reconocible al restar o al sacar. Además, las animaciones en sí son algo toscas, especialmente en transiciones. Aunque es indiscutible que han ganado fluidez, siguen sin estar a la altura de lo que se espera en 2020. Además, en varias ocasiones la animación de golpeo de la bola no se ha correspondido con el movimiento de ésta. En cuanto a estadios, contamos con una selección de pistas a lo largo de todo el mundo, aunque sin licenciar. Con la salida del juego está disponible un DLC con pistas reales: Manolo Santana del Mutua Madrid Open, el OWL Arena en Halle las 3 principales pistas de Roland Garros: Philippe-Chatrier, Suzanne-Lenglen y Simonne-Mathieu. Además, existe otro DLC con leyendas que incluye Marat Safin y Gustavo Kuerten. Sacar un DLC a la misma vez que el juego es una guarrada sí, pero al menos en Nacon han tenido el detalle de sacar el juego a precio reducido, para que el conjunto de juego más DLC tenga el mismo coste aproximado que un juego de lanzamiento (unos 70€).

Gráficamente no encontramos muchas novedades, aunque se nota alguna mejoría respecto a lo visto en los juegos de tenis de esta generación. No es vistoso y no entra por los ojos. Los modelados, al igual que la iluminación, son correctos y tampoco hay grandes efectos (si acaso las pisadas en la pista). Eso sí, el rendimiento cumple con creces, con 60fps muy sólidos. El sonido cumple sin más, con los efectos sonoros necesarios (más bien escasos, ya que prácticamente no hay ambiente) y la siempre compañía de la voz del juez de silla (en inglés).

El online, esta vez sí, está presente en la versión de lanzamiento (recordemos que en Tennis World Tour se lanzó posteriormente). Lo más destacado son las ligas, donde tenemos que jugar una serie de partidos para ascender de liga (o descender, claro está) si llegamos al número objetivo de victorias, algo similar a lo visto en el modo temporadas online de la saga FIFA. En este modo, además, veremos un ranking de jugadores y tendremos la posibilidad de jugar algunos torneos. Es simple si, pero realmente funciona bien y consigue hacer que el jugador tenga un objetivo final. Si no queremos tanta complicación podemos optar por jugar un partido rápido o bien crear/seleccionar un servidor. Los partidos jugados tienen un rendimiento aceptable, aunque hemos notado algunos tirones ocasionales.

No se puede decir que Tennis World Tour 2 sea el juego de tenis soñado. Mejora a la primera entrega, pero sigue por debajo de lo que debería ser un juego de tenis en 2020, incluso diría que es inferior a AO Tennis 2. Big Ant Studios ha apostado por la simulación con un control exigente y que llega a ser divertido una vez dominado, pero que puede reducir los partidos únicamente a errores no forzados. Los modos de juego algo insulsos no ayudan a mejorar la experiencia que está entre lo mejor de la generación, pero más por la baja calidad de las propuestas existentes que por la propia calidad del título.

Tennis World Tour 2

6.7

Gráficos

6.5/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración

6.5/10

Online

7.0/10

Lo mejor

  • Jugabilidad exigente
  • Modo ligas online
  • Animaciones mejoradas

Lo peor

  • Gráficamente desfasado
  • Exceso de errores no forzados
  • Modo carrera insulso
  • Problemas con las animaciones
  • Uso de cartas en un simulador
  • El editor de AO Tennis 2 se que quedado en el camino
Publicado enAnálisisDeportivo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies