Saltar al contenido

Análisis de Moons of Madness

Desarrollador: Rock Pocket Games
Distribuidor: Funcom
Plataformas disponibles: PC, PlayStation 4, Xbox One
Versión analizada: PlayStation 4
Fecha de lanzamiento: 24 de marzo de 2020 
Textos/Voces: Español/Español

Rock Pocket Games y Funcom apuestan por una temática fuertemente inspirada en el género Lovecraftiano, para ponernos en la piel del ingeniero Shane Newehart, en una misión misteriosa, oscura, peligrosa y… ¿aburrida?

Como buena obra Lovecraftiana, Moons of Madness intenta valerse de lo desconocido para crear un ambiente terrorífico en el que nuestros miedos internos llenen el vacío de información y así mantenernos en el borde de la silla mientras jugamos, pero como inicialmente comenté: intenta, sin mucho éxito.

Encarnamos a Shane Newehart, ingeniero asignado a una misión en Marte, como parte del personal de la compañía privada Orochi. Tan pronto entramos en el juego, al despertarnos en la base e intentar comenzar con nuestra rutina diaria, nos damos cuenta de que algo anda mal: no sabemos si lo que vemos es real, una premonición o solo una alucinación, pero el escenario es muy preocupante: oscuridad, enredaderas, tentáculos, caos y una sensación soledad abrumadora… será mejor averiguar qué pasa.

Luego de la breve introducción al escenario catastrófico, despertamos en la base normal como cualquier otro día, solo tenemos la sensación de que la pesadilla fue un poquito demasiado real, pero todo está aparentemente bajo control. Comenzamos a explorar la base y tenemos contacto con nuestros compañeros via radio; principalmente con Declan quien aparentemente es un buen amigo. Declan nos pone al día de lo que tenemos que hacer, por lo que comenzamos a movernos por los diferentes espacios en la base, laboratorios, salas de reuniones, etc. Una de las primeras cosas que debemos hacer es equiparnos con nuestro BioGage, una especie de dispositivo/monitor que nos permitirá interactuar con todo el entorno y será la base de la mecánica del juego.

Al principio nos encontramos con problemas y escenarios aparentemente normales, considerando que estamos en una base espacial en Marte: Debemos reiniciar algunos sistemas, luego recalibrar los paneles solares… Ya sabes, lo rutinario; pero a medida que avanzamos nos vamos preguntando por qué están fallando las cosas y ahí comienza a volverse turbia la historia, y no solo porque sea oscura y de terror, sino porque de verdad se entiende poco el porqué de lo que está sucediendo.

La historia se nos presenta de forma bastante dispersa, con varias líneas argumentales que se irán más o menos desarrollando, pero que nunca terminan de cuajar y mucho menos unirse, y esto es el punto más flaco de este juego, ya que vas avanzando sin entender, esperando que todo vaya cobrando sentido pero siguen apareciendo más cosas, a veces bastante dispares con respecto a lo que ya habías visto, y lo único que hacen es confundirte más y más. Hay un desastre biológico, negligencia de parte de una compañera que se volvió loca, planes ocultos de una corporación maligna, traumas de tu infancia, fantasmas, clones, profecías, rituales, la humanidad al borde de la extinción… Me gustaría decir que estoy exagerando por hacer entretenida esta review, pero lamentablemente creo que me estoy quedando corto. 

Toda esta vasta gama de información la vamos obteniendo principalmente a través de documentos desperdigados en los diferentes ordenadores que hay a lo largo y ancho de toda la base. El primer problema inherente de esto es que hay mucha info, y algunos documentos se hacen un poco largos, tampoco de páginas pero si unos 3 o 4 párrafos que se hacen pesados de leer; además en ocasiones hay ficheros que ni van ni vienen a la historia así que solo agregan ruido. Y una pregunta que se me venía a la mente una y otra vez es: ¿cómo una organización multimillonaria que logra poner una base espacial en Marte, no puede implementar una red de ordenadores sencilla para compartir los archivos?, ya que los ficheros que ves en un ordenador, no los encuentras en los demás; no lo entiendo.

En Moons of Madness toda la acción se desarrolla en primera persona. Podemos interactuar con el entorno utilizando botones de acción sobre ítems señalados, con lo que podremos abrir puertas, coger y examinar objetos o accionar mecanismos. Para esto último, nuestra principal herramienta será el BioGage: con él podemos escanear el entorno y conectarnos a dispositivos cercanos. Por ejemplo, para mover las cámaras de seguridad, nos conectaremos a ellas con el BioGage y las dirigimos; o para manipular los controles de los paneles solares, nos conectaremos a ellos con el BioGage para poder calibrarlos.

Estas interacciones con equipos por lo general vienen en forma de puzzles, de baja dificultad a decir verdad, pero variados a lo largo del juego; por ejemplo rotar las piezas de un puzzle en forma de esfera hasta que calcen, o combinar elementos en una centrifugadora para obtener un antídoto con fórmula específica; incluso hay varios que son clavados a los rompecabezas de circuitos eléctricos vistos en Spider Man. Y aunque los puzzles son bastante sencillos son la parte más divertida del juego, de lejos. 

Moons of Madness se desarrolla a un ritmo lento, la mayoría del tiempo estaremos caminando de un lado para otro y leyendo documentos; en ocasiones contadas nos encontraremos con “enemigos” que en principio deberían darnos miedo o mantenernos alerta; pero salvo uno o dos sobresaltos por sorpresa, en líneas generales fallan en mantenerte en tensión, y esto es principalmente a que en ningún momento obtenemos algo similar a un arma para defendernos; por lo que al vernos ante un peligro las opciones de «pelear o huir» se ven reducidas a solo «huir», por lo que tan pronto ves que viene uno de los monstruos (algunos gráficamente bastante espectaculares), haces lo único que puedes: huir hacia el otro lado. Con esto pierde mucho valor en este apartado.

Gráficamente el juego es muy correcto. La ambientación está bastante conseguida, con muchos detalles. La base, los artefactos y vehículos han sido diseñados con mucho cuidado. Los primeros minutos daba la impresión de tener un aire “amateur”, como que estaban bien hechos los gráficos pero sin una calidad AAA por así decirlo, pero luego al avanzar, mejora en este aspecto, teniendo escenarios bastante espectaculares y detallados; incluso como mencioné anteriormente, algunos de los “enemigos” tienen unos diseños muy interesantes, una lástima que solo los vemos de pasada.

Las secuencias de animación son bastante espectaculares, te dan ganas de verlas porque tienen una buena dirección; esto es uno de los puntos fuertes del juego sin duda. Mención especial a la animación al recargar el oxígeno de tu traje, que dependiendo de lo agitado que esté Shane, lo hará más tranquilo o bastante nervioso; un detalle pequeño pero digno de reconocimiento.

Un problema grave que me desencajaba mucho, sobre todo al principio es que el juego se ralentizaba haciendo que el caminar no fuera fluido y diera saltos, en pocas palabras: lag. Esto mejoraba un poco más avanzado el juego pero seguía sucediendo a veces. A menos que mi PS4 esté fallando, es un problema gordo que tienen que arreglar.

El sonido del juego es bueno, la ambientación acompaña muy bien; nada entrañable pero no estorba. Las actuaciones de los personajes son generalmente buenas, sobre todo la de los personajes complementarios; Shane por su parte, algunas líneas no quedaban bien, no estoy seguro si eran los diálogos clichés, si estaban a destiempo. si estaban mal actuados, o una mezcla de todo pero en varias ocasiones el protagonista decía algo que no encajaba bien.

Moons of Madness es un juego visualmente muy interesante, y con algunas mecánicas aunque repetitivas y poco innovadoras, son entretenidas pero lamentablemente está plagado de malas decisiones que hacen que disfrutarlo sea muy complicado. Una historia muy enrevesada que nunca termina de aclararse, con líneas argumentales muy dispares y un ritmo de juego muy lento hace que en ocasiones te sientas viendo una película interactiva (algo aburrida) en lugar de estar jugando un videojuego. Algunas secuencias son cautivadoras y durante algunos pasajes el juego te atrapa y quieres saber más pero todo eso se esfuma rápidamente una y otra vez al volver a tener que leer un documento o recibir una información nueva que o te distrae o te confunde.  

Moons of Madness

6.3

Gráficos

8.0/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

6.0/10

Duración

4.0/10

Lo mejor

  • Gráficos bastante conseguidos
  • Actuación de los personajes complementarios

Lo peor

  • Historia demasiado confusa que nunca se aclara
  • Mecánicas poco originales
  • Ritmo realmente lento
Publicado enAnálisisSurvival horror

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies