Saltar al contenido

Tools Up!

Desarrollador: The Knights of Unity
Distribuidor: All in! Games
Plataformas disponibles: Nintendo Switch, PC, PlayStation 4, Xbox One
Versión analizada: PlayStation 4
Fecha de lanzamiento: 3 de diciembre de 2019 
Textos/Voces: Español/-

¿Sabes todas esos pequeños arreglos que no has hecho en la casa y sigues dándole largas?, pues sigue ignorándolos porque tenemos un edificio lleno de pisos que arreglar, paredes que pintar y alfombras que colocar; así que mejor llama a tres amigos para que entre los cuatro se repartan tanto el trabajo como las risas.

Desde Polonia, desarrollado por The Knights of Unity, de la mano de All in! Games nos llega Tools Up!, un entretenido juego cooperativo local dentro del universo de las renovaciones.

En Tools Up! formamos parte de un equipo de hasta 4 profesionales cuya labor consistirá en renovar todos los pisos de un edificio de más de 10 plantas y, aunque las tareas no son demasiado complejas, necesitaremos coordinarnos muy bien entre todos para poder terminar nuestro trabajo a tiempo y no dejar un desastre atrás.

Al comenzar la partida debemos entrar por la puerta principal del apartamento que vamos a renovar. Una vez dentro, en alguna habitación encontraremos el plano con los trabajos que tenemos que realizar y los materiales que vamos a necesitar para completar nuestra labor, pero por supuesto nos iremos encontrando uno que otro contratiempo en el camino. 

Los trabajos básicamente son siempre los mismos, cambiar las paredes y el suelo, pero a medida que avanzamos en los niveles, las tareas se irán haciendo (un poco) más complejas. Por ejemplo, antes de colocar una alfombra nueva deberemos quitar la tarima vieja, o antes de pintar una pared tendremos que construirla primero.

Los materiales para cada tarea también van variando y dependiendo del que corresponda en una habitación, será más o menos complicado de aplicar; por ejemplo, se puede pintar una pared directamente, pero para poner un papel tapiz debes primero aplicar la pega y luego inmediatamente el papel, si tardas mucho la pega se secará y deberás empezar de nuevo. 

Además no siempre tendremos a mano todos los materiales; estos los irá trayendo cada tanto un repartidor, bastante impaciente he de decir, que tocará al timbre y deberemos correr a recoger el paquete porque no esperará mucho por nosotros y se irá. Y por supuesto que los materiales a parte de necesarios, serán un completo estorbo, obstruyendo nuestro camino o derramándose por el piso haciendo un gran desastre que deberemos limpiar.

Una vez terminada cada una de las habitaciones debemos salir del piso, pero antes tenemos que recoger todo para dejarlo impecable; esto incluye los planos, los botes de pintura, las alfombras e incluso nosotros mismos. 

Nuestra puntuación final dependerá de lo bien que hayamos hecho nuestro trabajo, es decir, si completamos todos los requerimientos y si limpiamos todo, dentro del tiempo límite. Con esto obtendremos entre 1 y 3 estrellas.

Gráficamente el juego es muy bonito, sencillo y efectivo; bastante colorido y atractivo. Por otra parte, el sonido pudiera ser mucho mejor, sobre todo los efectos; las melodías son muy agradables y pegajosas, pero los efectos son prácticamente irrelevantes. Tampoco hay demasiado de donde exigir pero creo que podría ser mucho mejor en este apartado.

Los controles son super simples, sin embargo pueden ser confusos de entrada con lo que quizá tome un par de partidas para adaptarte. Básicamente se usan dos botones, uno con presión corta y otro con presión larga para interactuar con los ítems, e incluso se puede configurar para usar un solo botón si te es más cómodo. Por ejemplo, presión larga para ‘cargar’ la brocha de pintura y presión larga de nuevo para pintar la pared; o presión corta para recoger el bote de pintura del piso y de nuevo para soltarlo. Aparte de eso, solo nos queda movernos por la casa, con nuestros personajes cuya velocidad no es de sus mejores atributos además que su tamaño es bastante grande, esto solo agrega una dosis de dificultar interesante, ya que intentar hacer las cosas rápido con alguien que se mueve lento y tropieza su entorno termina representando un reto divertido.

El punto donde más se luce Tools Up! es en el modo cooperativo. Cuando sumas “ayuda” se vuelve interesante; primero porque mientras más miembros haya en el equipo, menos tiempo hay disponible, por lo que la repartición de las tareas se hace obligatoria. 

Posiblemente en la mayoría de los niveles podemos salir airosos atendiendo cada uno una habitación, pero en más de una ocasión necesitaremos trabajar como un verdadero equipo, coordinando no solo quién hace qué, sino también en qué orden porque de lo contrario no terminaremos a tiempo. Y es que al intentar atender todas las tareas, con el movimiento tosco de los personajes y todos los materiales en medio del camino, termina generando un buen caos con el que las risas estarán garantizadas y por supuesto, una que otra pelea también; quiero decir, fácilmente podemos estar construyendo una pared mientras destruimos una amistad, ¡así que ojo a las parejas que decidan jugar juntos!. 

A medida que avanzamos en el edificio, uno esperaría que los escenarios se vayan complicando más, o que las tareas se vuelvan más elaboradas o con más pasos. Pero esto no es así, o al menos no lo suficiente. Salvo uno que otro pequeño cambio ambiental, como algo de lluvia, o algo de lava en el suelo, la mecánica y la dificultad se mantienen casi constantes durante todo el juego; una lástima porque hay un par de ideas muy buenas que debieron ser más explotadas, como por ejemplo un perrito que nos acompaña mientras arreglamos uno de los pisos, el cual hará de todo menos ayudar agregando mayor dificultad y por ende diversión a la partida.

Otro punto flaco de Tools Up! es su duración, ya que la campaña consta de 30 niveles, que con la dificultad constante que comenté antes, se resuelve en unas 7 horas. Esto mejora un poco con el modo “Fiesta”: un modo cronometrado con tiempos bastante ajustaditos; es divertido porque la dificultad aumenta y la coordinación entre todos debe ser mayor, pero siguen siendo los mismos niveles; la única diferencia es que en lugar de obtener estrellas por hacerlo todo bien, las obtenemos por hacerlo todo en menor tiempo.

Tools Up! es un juego cooperativo local muy sencillo pero muy divertido; una vez lo comienzas no te aburres y quieres seguir jugando nivel tras nivel. Y jugar con amigos lo hace mucho más divertido porque nos vemos envueltos en situaciones en las que tocará coordinarse para hacer todo bien y a tiempo, e incluso definir estrategias por lo que habrá más de un nivel que habrá que repetir con un plan definido. Por otra parte, es muy constante tanto en dificultad como en mecánicas; incluye pequeños cambios que no representan una gran variación; buenas ideas pero muy tímidas a la hora de aplicarlas, lo cual te termina dejando un sabor de “qué lástima”, ya que en sí es divertido pero le vendrían bien una par de giros más radicales; además de algunos niveles adicionales ya que es bastante corto. Dicho esto, Tools Up! es un juego corto, divertido y recomendable, sobre todo para jugar con varios amigos.

Tools Up!

6.9

Gráficos

7.5/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

7.0/10

Diversión

7.5/10

Duración

6.0/10

Lo mejor

  • Cooperativo local muy divertido
  • Gráficos coloridos y bonitos
  • Controles sencillos

Lo peor

  • Muy corto
  • Efectos de sonido poco relevantes
  • Dificultad y mecánicas planas
Publicado enActualidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies