Saltar al contenido

Dragon Ball Z: Kakarot

Desarrollador: CyberConnect2 
Distribuidor: Bandai Namco  
Plataformas disponibles: PC, PlayStation 4, Xbox One
Versión analizada: PlayStation 4  
Fecha de lanzamiento: 17 de enero de 2020 
Textos/Voces: Español/Inglés-Japónes

Desde los años 90 hemos sido testigos de más de 30 videojuegos basados en la franquicia Dragon Ball Z; algunos buenos y otros no tanto. Sin embargo siempre se ha echado en falta que se explote un poco más la historia; es decir, son juegos dentro del universo DBZ, pero nunca uno basado exclusivamente en la línea argumental de la serie de Akira Toriyama.

Pues con mucha alegría podemos decir que ¡la espera ha acabado!
Bandai Namco y CyberConnect2 nos traen un Action-RPG cargado de nostalgia en el que el elemento central es la historia que ha enamorado a muchos desde hace ya 30 años.

Antes de entrar de lleno en lo que es el juego como tal, hay que comentar que Dragon Ball Z: Kakarot es un espectacular homenaje a la serie. Nada más iniciar el juego, nos recibe la intro en una reproducción muy fiel a la de la serie. Por supuesto, como era de esperar, con el mítico CHA-LA HEAD-CHA-LA de banda sonora y escenas del anime reproducidas en el juego a la perfección, lo cual da la impresión y certeza de que vamos a jugar lo que vimos en TV de niños (o no tan niños).

Dragon Ball Z: Kakarot comienza donde lo hace la serie, con Goku y Gohan viviendo una vida normal, sin saber de la existencia de la amenaza Saiyan que está a punto de invadir la tierra. Cada parte del juego se presenta como un episodio, con la intro escrita. Es leerlo con la voz del narrador de la TV; y también termina con una bella animación de Shen Long y es que los detalles sumamente cuidados del universo Dragon Ball Z son lo más destacable del juego.

Al principio controlamos a Goku y podemos hacer diversas actividades con él, aparte de caminar, correr, saltar, podemos también pescar y recolectar otros ítems, así como también volar con la Nube Mágica (Nube Voladora para los latinos). El juego va acompañando con mini-tutoriales que explican los controles y qué podemos hacer con el personaje. A medida que se avanza en la historia podremos ir controlando diversos personajes de la serie dependiendo de quien protagoniza, por así decirlo, el capítulo en el que nos encontramos. Por ejemplo cuando Piccolo entrena a Gohan toca manejar al namekiano (namekuseijin) y cuando lo deja solo, manejamos al pequeño Saiyan .

Como comentamos de entrada, Dragon Ball Z: Kakarot es un Action RPG, con esto evoluciona de los tradicionales juegos de pelea a los que estábamos acostumbrados. Si bien las peleas siguen teniendo gran protagonismo en el juego, esta vez comparten importancia con elementos más o menos típicos de los juegos RPG. Dragon Ball Z: Kakarot sigue la fórmula de “línea central más ​side quests”​, con lo que tenemos las “misiones” del hilo principal de la serie, complementadas con misiones alternativas que dan un poco de cuerpo al juego. Además, todo esto se desarrolla en un mundo semi-abierto que podemos explorar a nuestras anchas y recolectar ítems o interactuar con el entorno y personajes.

Gráficamente y a nivel de presentación el juego es precioso. Es encender la consola y adentranos en el universo Dragon Ball Z desde el segundo 0. Colores vibrantes, personajes cuidados al más mínimo detalle, escenarios reproducidos con mucha fidelidad… se nota el cariño que le han puesto y la importancia que le han dado a mantenerse lo más fiel a la serie posible. Son mejorables, eso sí, algunos movimientos de cámara, sobre todo durante las peleas cuando ambos combatientes están planos muy distantes, como uno mucho más arriba que otro. En estas ocasciones el control de la cámara se vuelve un poco complicado. Sin embargo, aunque puede que fastidie alguna pelea, tampoco se puede decir que lo hace injugable. Además, las animaciones tanto in-game como de las secuencias son espectaculares, porque por un momento pararemos de jugar y básicamente comenzaremos a ver el anime. Cosas como preparar un Kame Hame Ha, elevar el ki, o más simple como alzar vuelo están hechas muy pero muy bien. En líneas generales es un juego gráficamente más que correcto.

A nivel de audio, nos encontramos con la banda sonora de la serie, que consigue transportarnos a la aventura inmediatamente, además de unas propias que siguen la misma línea. Las voces de los actores en japonés que dan vida a los personajes es aplaudible, sobre todo cuando al lanzar ataques y poderes. Escuchar a Gohan gritar “¡¡Masenko!!” tal cual como en la serie es glorioso.

En cuanto a jugabilidad, este título es bastante variado. A nivel de combates, Dragon Ball Z: Kakarot apuesta por una mecánica simple pero efectiva. Combos de un solo botón, una paleta de poderes especiales que “pausa”la pelea para elegir cual usar; una paleta de poderes de soporte para que un compañero asista y poco más. Esto simplifica muchísimo las cosas. Sin embargo, aunque los controles son simples, dominar la pelea requiere práctica, normalmente nos enfrentaremos a enemigos más poderosos, por lo que toca controlar mucho la barra de vida, manejar y recargar el ki, y saber defender para poder atacar más efectivamente.

Como semi-mundo abierto podemos explorar a nuestras anchas por donde queramos, e ir encontrando ítems y otros personajes con misiones secundarias; también tenemos un radar que nos muestra puntos de interés a los que visitar. Este definitivamente no es el fuerte del juego. Explorar es entretenido y podemos distraernos bastante tiempo en ello, pero no aporta demasiado a la experiencia de juego; las misiones alternativas son en líneas generales “vacías”, prescindibles, ya que, aunque dan experiencia e items, tampoco son necesarios para progresar en el juego. Algunas pocas misiones alternativas si tienen historia de fondo que hacen conocer mejor a los personajes de la serie, pero en líneas generales es hacer tareas simples como conseguir algún objeto para alguien y volver. Y otra cosa que te arruinar tu viaje turístico son los enemigos “salvajes”: unos soldados del General Rojo (Armada de la Patrulla Roja) bastante genéricos (siempre son los mismos) que aparecen cada rato solo para molestar; son súper fáciles de derrotar y al final aportan poco en experiencia o ítems.

Como Action-RPG el juego tiene mecánicas que lo ayudan a entrar en ese género pero no de lleno. Me explico: nuestros personajes pueden subir de nivel al ganar experiencia con cada combate o actividad que hacen; a medida que suben de nivel pueden adquirir más y mejores poderes. También debemos recolectar objetos que nos ayudarán a mejorar a nuestro personaje como por ejemplo las Z-Orbs, que son unas esferas de diferentes colores y son requisitos para “comprar” algunos poderes. También podemos editar nuestra paleta de ataques especiales ya que podemos tener solo 4 activos. Además, dependiendo del capítulo que estemos jugando, dispondrás de un equipo (elprota y un par de amigos), para editar a conveniencia. Tenemos también objetos que se pueden ir recolectando, como comidas y otras cosas que al consumirlas incrementarán algún valor como las barras de vida o Ki.

Además tenemos una cosa llamada “Comunidades”. Las comunidades son diferentes tableros en los que puedes colocar emblemas de personajes y dependiendo de los emblemas elegidos y cómo se combinen, incrementarán algún valor de los guerreros, como ataque, experiencia u objetos recibidos, etc. Los emblemas de personajes se obtienen a medida que se avanza en la historia y cada uno aporta más o menos a cada comunidad dependiendo de sus valores. Además, entre los emblemas hay un incremento adicional si tienen un vínculo, por ejemplo colocar a Gohan cerca de Piccolo da un plus.

Todo esto está bien, sin embargo a veces da la impresión de estar un poco de sobra o no ser lo suficientemente completo; es como que se queda en un pequeño limbo de ser o no ser RPG y al final deja con la sensación de que Dragon Ball Z: Kakarot intenta ser RPG… pero no lo consigue.

Lo mejor sin lugar a duda del juego es su historia, y la forma en la que la han reproducido y presentado. 291 episodios de la serie condensados en un solo videojuego es una tarea brutal y creo que CyberConnect2 han hecho un trabajo espectacular en ponernos en la piel de los diferentes personajes a través de las múltiples y variadas aventuras. No está la historia completa, pero sería irresponsable destacar eso como punto negativo ya que tenemos una grandísima mayoría de la misma: La invasión los Saiyan, Freezer, Los Androides y Célula, Bubú… Las reproducciones son casi fieles y dónde se han tomado algunas licencias lo han hecho para mejor, con mucho respeto y de forma muy cuidada.

Otro elemento a destacar son los complementos que trae el juego para los fanáticos de la serie; esas cosas que normalmente pasan como desapercibidas y apenas miramos pero que agregan un valor especial en este título; como por ejemplo la Enciclopedia Z: un libro que podemos visitar y vamos desbloqueando contenido a medida que avanzamos en la historia. En ella podemos deleitarnos con una completísima información relacionada a la serie y su historia; podemos leer los episodios que hemos completado, incluyendo datos interesantes sobre qué cosas cambiaron para el juego o cómo se explicaron algunas cosas en la serie original. Además, podemos ver diagramas de cómo se relacionan los personajes en cada una de las sagas, ver fichas de cada personaje en sus diferentes etapas a lo largo de la serie, así como información de los escenarios, vehículos, criaturas, objetos, y hasta un álbum de tarjetas y una galería con vídeos de las animaciones y la banda sonora. Si no te gusta la serie o te da un poco igual, esto te parecerá nada relevante; pero si por el contrario eres fan, te divertirás de lo lindo revisando la enciclopedia y leyendo cada detalle que trae.

Dragon Ball Z: Kakarot es un gran juego para fanáticos de la serie. Evaluarlo como un Action RPG, un Mundo-Abierto o un juego de peleas sería hacerle una maldad debido a que se queda corto en muchos aspectos de cada uno de los géneros. Siendo estrictos y valorándolo como un videojuego más, este título falla en muchos aspectos de estos géneros, sobre todo en las mecánicas de RPG y en las misiones alternativas, ya que llega a dar la impresión de estar de sobra dado el poco impacto que tienen. Están ahí como relleno no tan relevante. Si buscas un Action-RPG que compita con los grandes del género, este no es tu juego.

Por otra parte, si te gusta Dragon Ball Z, o por lo menos te llama la atención, creo que disfrutarás mucho este juego; indistintamente de si te gustan o no los juegos de pelea, los RPG o los sandbox. Es tan ligero en cada uno de esos géneros que se complementan bien y acuerdan no estorbar en el elemento central: la historia del anime. Es como ver la serie manejando los personajes y si nos apetece podemos desviarnos un rato a pasear o recolectar cosas para mejorar a los personajes, y sino, pues directamente a los puntos centrales y a avanzar en la aventura; la cual como hemos comentamos antes está reproducida de forma magistral y hace que revivamos esas escenas que hemos disfrutado desde pequeños.

Dragon Ball Z: Kakarot

8.2

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.0/10

Jugabildiad

7.0/10

Diversión

8.0/10

Duración

9.0/10

Lo mejor

  • Los gráficos y la presentación son espectaculares
  • Mecánica de combate
  • La historia. Sobre todo la historia

Lo peor

  • Mecánicas RPG un tanto de sobra
  • Misiones alternativas que aportan poco
  • Si no te gusta o llama la atención DBZ, puede que se te quede un corto
Publicado enAnálisisLucha

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies