Nuestras impresiones de Barcelona Games World 2018

La tercera edición de Barcelona Games World cerró sus puertas este pasado domingo y, por supuesto, hemos estado allí para contaros nuestras impresiones (escritas y en vídeo al final).

El evento se llevó a cabo este pasado fin de semana, del 29 de Noviembre al 2 de diciembre. Se realizó en FIRA de Barcelona. De nuevo, ya os podemos adelantar que el precio de la entada nos ha parecido algo excesivo, 16€ para esta edición. Algo elevado para cualquier persona a día de hoy, aunque hay que tener en cuenta que se unían dos eventos, Barcelona Games World y RetroBarcelona. A pesar de todo, el evento ha batido récord de asistencia, lo que nos ha una imagen del buen momento del sector en nuestro país.

Este año Barcelona Games World y RetroBarcelona convivían en el mismo plano, siendo una parte de la otra, no como los dos años anteriores, en los que estaban separadas en distintas plantas.

El mayor atractivo para el público general, eso sí, no cabe duda que es Barcelona Games World, que contaba con una llamativa entrada con Residen Evil 2. A pesar de la afluencia de público, los gritos se escuchaban a distancia, por lo que parece que Capcom va a conseguir volver a aterrorizar a los jugadores. Eso sí, las colas eran inmensas (al menos 50 metros), lo que hacía prácticamente imposible probar el juego, al menos no sin armarse de mucha paciencia.

Algo similar ocurrió con el stand de Bandai Namco, con Jump Force como estrella especial, aunque, debido a las colas no pudimos volver a probarlo. La demo, en todo caso, era la misma que en Madrid Games Week, muy pulida. También se dejó ver por el stand Just Cause 4 por primera vez y, como no, el siempre sorprendente Taiko no Tatsujin.

En a First Party, con tan solo un paseo por la zona quedaba claro que Sony fue, de calle, la que ha apostado más fuerte por Barcelona Games World en esta edición y, al igual que en Madrid Games Week, contaba con un espacio enorme y muy llamativo con PlayStation VR, Days Gone y la versión jugable de PlayStation Classic Mini para probar de primera mano sus virtudes (o defectos).

Nintendo apostó por la misma fórmula usada en Madrid Games Week, variedad y cantidad, aunque, sorpredentemente, estaba apartada del resto en otro salón. Microsoft quedó bastante por detrás en despliegue, con tan solo Forza Horizon 4 como título destacado. Square Enix, Epic Games, Warnes Bros e incluso Disney (con la inminente secuela de Rompe Ralph) también contaban con secciones dentro del evento. En cuanto a juegos, sí que nos quedó la sensación de que había demasiados juegos repetidos de la edición pasada y demasiados juegos que ya están a la venta. Echamos en falta algo más de novedades. Al menos Squere Enix llevó, de nuevo, el stand de Kingdom Hearts para hacer una curiosa foto “encogidos”.

Más allá de juegos, tuvimos oportunidad de probar una nueva experiencia con realidad virtual (¿puede ser considerado juego?) basada en la última película de Sylvester Stallone: Creed II. Durante la experiencia, podíamos meternos de lleno en una lucha de la película gracias a la VR. También nos resultó curioso que Hobby Consolas no obsequiara a los asistentes con un ejemplar de la revisa como en ediciones anteriores, algo muy comentado por el público.

Los títulos indies (con estudios como Retrobytes Productions) tuvieron su rincón con los próximos estrenos en Steam así como en consolas. Tampoco faltó hueco para el hardware gaming, con grandes representantes como MSI, que contaba con piezas tan curiosas como una torre tuneada con vinilos de Dragon Ball y una figura de Cell en forma de larva “refrigerada” en su interior. ¿Y qué tal jugar a 50 metros de altura?

Game, como parte de la organización, contaba con un stand enorme con videojuegos, consolas y merchandising, pero sin grandes ofertas para la ocasión. No era la única, ya que la propuesta en cuanto a puestos de venta era de lo más variada.

Esta zona tenía un defecto importante, y fue la iluminación, que impedía que no se pudiera ver el material con total claridad, especialmente en cuanto avanzaba el día y la luz natural iba decayendo. Algo extraño, ya que en la pasada edición no había este problema (celebrada en FIFA 1 y no en FIRA 2 como en 2018). Otro defecto, aunque parece inevitable, son los altos precios, tanto en material retro como en comida, con poca variedad y precios excesivos.

En tema de libros, hubo varias compañías como años anteriores, Hérores de Papel , Star-t Magazine Books, y en tiendas se puede comentar de las más usuales en estas ferias como El filtro, Emere, Akihabara Online, Tentáculo Púrpura, Cuantoquieres… etc.

Por fin, pasamos a RetroBarcelona, quizá lo mejor de Barcelona Games World. Este año se celebraba el 30 aniversario de SEGA MegaDrive, motivo por el que había una gran colección de consolas de las época y conferencias sobre temas retro.

Un gran espacio para recreativas (y no siempre conocidas para el gran público) y consolas clásicas de prácticamente todas las generaciones, y no solo como piezas de museo, sino totalmente funcionales para que el público disfrute de ellas (en el caso de los adultos) o se sorprenda de que ¿cómo podíamos jugar con esos gráficos? en muchos casos de aficionados jóvenes. Eso sí, quizá la ubicación no era la mejor, ya que las luces de otras zonas (especialmente de PlayStation, por su intensidad) podían llegar a cegar estas pantallas y lastrar, en parte, la experiencia.

No solo de jugar se trataba, y Barcelona Games World contó con diversas conferencias a lo largo de todo el evento. Estas conferencias, de nuevo, se hicieron en abierto, lo que dificultaba su correcta audición entre el barullo de los asistentes. Más decepcionante aun fue la no asistencia finalmente de Tom Kalinske, ex-CEO de Sega America, que no pudo asistir por problemas personales. No faltó a la cita, eso sí, Akira Yahahoka, compositor, entre otros, de la banda sonora de la saga Silent Hill.

Una de las conferencias más llamativas fue la de José Manuel Fernadez, alias Spidey @metodologic, que habló sobre su nuevo libro sobre la historia de Atari.

Como conclusión, queda claro que hay cosas que pulir, como el elevado precio de las entradas y las excesivas colas (con menos gente se ganaría menos dinero, pero el público se iría más satisfecho a casa). Otro problema, aunque “externo”, es la falta de novedades, al igual que ocurriera en 
Madrid Games Week.

A pesar de todo, salimos muy satisfechos con la experiencia y deseando que llegue 2019 para volver.

¡Os dejamos con el vídeo de nuestro paso por la feria!

RETROBARCELONA/BCN GAMES WORLD 2018 – OPINION/REVIEW

Autor entrada: Raul Cautivo