Unos meses junto a Games Tribune

Antonio Gila, socio GOLD número 526.

Lo reconozco, soy un jugador “joven”. Empecé mi andadura con la primera PlayStation allá por 1998, acompaña de Actua Soccer y el gran Colin McRae Rally. De aquel niño inocente que fue a un adulto a preguntar lo que significaba el disco negro con la palabra “demo” esctira queda mucho todavía, seguramente menos de lo que me gustaría, eso sí, pero hay algo que sigue presente, y es la afición por la lectura. La prensa escrita no pasa por su mejor momento, pero Games Tribune parece dispuesta a hacer que recuperemos la fe en ella.

Con la llegada a mi habitación de PlayStation, mis ansias de leer alguna publicación escrita sobre mi hobby favorito iban en aumento, así que paseando por el quiosko me encontré con una revista de lo más descriptiva: Hobby Consolas. ¡Al fin una revista hecha para mí! Como para muchos, todo empezó con esta revista, hoy todavía activa. Los números iban pasando y mis ansias de lectura aumentaban. Después llegaron Playmania, Superjuegos, Micromanía, Revistas oficiales de PlayStation y Xbox y un largo etcétera. Sí, hasta el momento Nintendo no era santo de mi devoción y, como tal, las publicaciones sobre la compañía no me interesaban. Todavía hoy, en el pueblo, las revistas antiguas están apiladas en la cámara (el desván para los que no entiendan el palabro), a pesar de los sucesivos intentos de mi progenitora de tirarlas. “Solo son papel”. Sí, lo son, pero han dado muchos buenos momentos y se les guarda un cariño especial.

La sensación de ir al quiosko en torno al día 20 a por ella, leer los análisis, ver el futuro en papel. Recuerdo un momento espectacular que siempre me quedó marcado. Era el E3 1999, y en el número del E3 de Hobby Consolas aparecía esto:

Ahí dentro había una PlayStation 2. En el artículo tan solo aparecía una foto similar, pero me impresionó como pocos artículos han hecho y, la verdad, sigo sin saber por qué. El E3 era una cita obligatoria con los artículos especiales y especialmente con el disco (Video CD en muchos casos, para ahorrar costes) que incluía los tráilers del evento. Varias semanas después sí, pero seguía siendo información de lo más especial y esperada.

Con la llegada de internet a los hogares, las revistas fueron perdiendo interés y, por qué no decirlo, razón de ser, debido al obvio retraso en transmitir la información y en la necesidad (ya que hay posibilidad) de tener inmediatez en hacer llegar la información a los lectores. Incluso yo, un simple lector hace no muchos años, he podido montar un blog con algunos compañeros e incluso llegar a colaborar en un medio como IGN España. ¿La prensa escrita ha muerto? Personalmente, y por muchos años, mi pensamiento ha sido un rotundo .

Las revistas siguen existiendo, y los quioskos están llenas de ellas, pero no hay duda de que el interés en ellas ha decaído mucho y prácticamente cualquier revista tiene su portal web asociado con información inmediata. Hace varios años la revista EDGE intentó editarse en España sin demasiado éxito, con un segundo intento hace unos meses que, la verdad, no pintaba excesivamente bien desde el principio (ojo, opinión personal) debido al (poco) nivel de algunos colaboradores. Pero desde hace pocos meses empecé a leer acerca de una nueva publicación: Games Tribune, era una revista “privada” (hacía falta suscribirse como socio) y, además, algo cara, en torno a 8€ al mes al menos para tenerla en papel, por lo que contuve mis ansias de lectura. Los comentarios acerca de la revista no podían ser mejores y, desde luego, parecía algo diferente, pero me seguía pareciendo cara para ser una revista en papel, así me conformé con seguirlos en Twitter.

Pero llegó la semana del 18 de mayo, y con ella esta oferta:

¿Un 2×1? Ahora sí, ¡a por ella! Así, en junio recibí mis primeros 2 números de una revista en papel muchos, muchos años después. 4 números después, ya es hora de ver si ha conseguido que recupere la ilusión y “la fe” en la prensa escrita.

Si algo llama la atención de la revista nada más llegar es, sin duda, la calidad de la impresión. Papel más grueso de lo normal y una calidad de impresión sublime (tanto en textos como en imágenes) consiguen que realmente entre por la vista y el tacto nada más sacarla del sobre. Es una revista que gusta tener en las manos, y se nota un toque “premium” sobre otras publicaciones. Este es un plus bastante agradable, que ayuda a entender el “alto” precio pagado por la revista. Otro detalle importante es que la revista viene con una lámina ilustrada cada mes, con el nombre y el número de socio del miembro. ¿Utilidad de esta lámina? Depende mucho del usuario, desde colgarla, a regalarla a alguien o, simplemente guardarla, aunque no hay duda de que es un trabajo excelente y un extra de lo más interesante, aunque quizá no del todo útil.

No hay duda entonces de que la presentación de la revista es excelente, seguramente la mejor que haya tenido en la mano, prueba del cuidado y mimo que han puesto sus creadores, conocedores, claro está, del precio de la misma y la necesidad de justificar este alto precio.

La revista, a sabiendas de la época en la que estamos, no dedica demasiado espacio a la actualidad como tal, tan solo unos pocos análisis de los títulos más destacados y de algunos títulos no tan conocidos. Estos análisis no hablan sobre los aspectos a los que estamos acostumbrados (gráficos, jugabilidad…) sino que, en muchas ocasiones, se centran en el contexto del juego, la narrativa o en los personajes. Ofrecen un punto de vista totalmente distinto a lo que hayamos podido leer en otros análisis, algo lógico si tenemos en cuenta que los análisis de Games Tribune llegarán al lector algunas semanas más tarde que en medios online. Personalmente agradezco este punto de vista distinto, aunque se echa en falta saber algo más acerca del propio juego. Además, generalmente se nota un excesivo ímpetu a la hora de escribir por parte del redactor, como si le entusiasmara todo. Una sensación similar a escribir en el punto álgido del juego o justo al terminarlo, cuando el hype todavía no ha aclarado las ideas ni ha sacado a relucir los ratos “malos” jugando. En cambio, también me he encontrado con análisis que son poco más que un “hateo”, como el caso de Jurassic World Evolution en el número de julio, en donde se crítica de forma feroz al juego, en mi opinión (aquí está mi análisis), no del todo justificada, aunque el espacio no da para mucho más (solo una página, incluyendo imágenes). Realmente veo algunos análisis algo extremistas (odio o amor), aunque debido en gran parte al poco espacio que ocupan en la revista. Entiendo que no se quiera hacer un análisis al uso, pero es difícil analizar un juego en algunas ocasiones con unas escuetas frases.

El grueso de Games Tribune, y lo que marca la diferencia sobre otras publicaciones son sus artículos, todos originales. Estos artículos tratan temas muchas veces basados en la actualidad o en juegos lanzados recientemente. Por ejemplo, he podido leer un artículo sobre los traductores de videojuegos debido a la polémica con la no traducción de Shenmue I & II y al llamamiento de algunos fans de hacer una traducción por fans, un artículo sobre la importancia de la política en Far Cry 5, un artículo sobre el espíritu paterno de Kratos en God of War o un artículo sobre la mujer en II Guerra Mundial debido a la polémica por el anuncio de Battlefield V y su protagonista. La realidad de estos artículos es que, en la mayoría de los casos, no hablan sobre el propio juego, sino sobre el contexto del mismo, similitudes con la realidad o incluso situaciones o polémicas de la sociedad que han salpicado a algún videojuego. Esto es algo que puede echar para atrás a lectores que tan solo quieran saber más acerca del propio, ya que Games Tribune quiere ir mucho, mucho más allá de lo que tenemos en el disco, pero que, por otra parte, atraerá a muchos lectores deseosos de salir de la rutina de lectura habitual.

Los artículos son, sin lugar a dudas, el eje central de la revista, y lo que la hace tan especial. Textos de calidad, con un trabajo de documentación detrás realmente impresionante, dejando claro que, aquí sí, el redactor conoce el tema a la perfección y el trabajo previo al artículo ha sido sublime. Eso sí, en este punto encuentro uno de los “peros” de la revista. Muchas veces se presenta el contexto previo al tema principal de forma excesivamente extensa, intentando quizá demostrar los conocimientos del redactor al lector, pero aportando realmente poco a la lectura. Con algunos artículos he tenido la sensación de que el redactor ha disfrutado más escribiendo sobre él mismo que sobre el tema del que realmente quería hablar.

Por supuesto, hay espacio para hablar de videojuegos más allá de los análisis. Este espacio se compone de artículos especiales sobre algunos juegos, generalmente el de la portada, en el que, a modo de avance, se comentan diversos aspectos sobre el juego en cuestión. Resultan muy ágiles de leer y sirven para hacernos una idea real de lo que nos espera, o al menos de las sensaciones del jugador en el poco tiempo que ha tenido para probarlo. En el espacio “sobre videojuegos” tengo que destacar los reportajes sobre la industria española, que suelen incluir entrevistas y que dan la oportunidad a estudios más pequeños de darse a conocer. Aquí también se nota que Games Tribune es una revista más adulta, orientada a un público más maduro. Buena prueba de ello es la votación para elegir portada del mes de agosto: Blasphemous contra Spiderman. Parece que hay claro ganador, ¿no? Pues…

Finalmente, la revista también cuenta con espacio para lo retro, con análisis de títulos pasados o artículos sobre los mismos. Éstos resultan de lo más interesantes y pueden ayudar a descubrir joyas años después o a rememorar otros tiempos. Estos artículos me han parecido de una calidad sublime y con un contenido excelente, aunque, al igual que con los análisis de juegos actuales, se echan en falta algunas imágenes más sobre el juego. También tenemos espacio para algunos mini análisis de títulos independientes e incluso para una receta basada en videojuegos.

Finalmente, la revista se completa con “artículos” de los miembros más importantes de la misma: sus socios. Así, vemos dos páginas con opiniones sobre un tema específico publicadas en la zona de socios de GTM y la lista de socios que forman parte de la misma. Sí, el componente social es muy importante, así como la zona de socios, en la que opinar y debatir sobre diversos temas, tanto en el foro como en el Discord oficial. No hay duda de que se pretende formar una comunidad alrededor de Games Tribune, y, desde luego, van por buen camino. Se nota el cariño en cada uno de los artículos, e incluso en el empaquetado (a mano):

Creo que ha quedado claro que Games Tribune está orientada a un público maduro en sus artículos y contenido, pero todavía más en su lenguaje, llegando incluso a rozar lo “pedante”. De hecho, fue un propio miembro de la revista el que durante una entrevista en el número de mayo a Eric Rodríguez, autor de Leyendas y Videojuegos, comentaba que algunos jugadores los acusaban de pedantes. La respuesta me pareció sublime, aunque no la publicaré íntegra debido a que no es mi contenido, pero básicamente hace referencia a la importancia de que, como buen comunicador, cualquier persona debe ser capaz de entender el texto. El uso de un lenguaje más maduro hace gala del elevado nivel cultural tanto de los redactores como los lectores, pero también puede dejar fuera a muchos lectores a los que la lectura no les resulte del todo cómoda. Mención especial me ha parecido el primer párrafo del análisis de Octopath Traveler en el número de agosto, cuyo texto es algo “duro” de leer. De igual forma, se echan en falta algunos sinónimos y lenguaje algo más coloquial en algunas expresiones, especialmente cuando éstas se repiten. En la primera página del análisis de Octopath Traveler en este mismo número, se repite en exceso la expresión “una suerte de”. Seguramente la expresión “una especie de” parezca algo más vulgar, pero facilita la lectura, especialmente evitando la repetición de una misma expresión de forma tan continuada.

A pesar de que en todo momento se ha hablado de la revista en papel, hay que comentar que también hay posibilidad de tener la revista en digital, descargándola de la zona de socios, aunque también es posible pagar una cuota menor (2,49€) y acceder a la revista solo en PDF.

No hay duda de que Games Tribune es una revista de calidad. Es más, me atrevería decir que es la revista de más calidad que he tenido en las manos, y no solo en cuanto a impresión y edición (que también), sino en contenido y autores. Eso sí, hay que pagarla. 8€ al mes me parecen totalmente justificados para lo que ofrece la suscripción mínima para obtener la revista en papel. A pesar de esto, y reconociendo la calidad de la misma, no tengo claro que vaya a seguir siendo socio GOLD, debido especialmente a la falta de tiempo para la lectura y a que en más de una ocasión el lenguaje usado en la revista no es del todo cómodo de leer, pero no puedo dejar de recomendarla a todos esos lectores con ganas de volver a recuperar la fe en el papel.

¿Quieres hacerte con ella? Todavía tienes unos días para acceder al número de septiembre:

Autor entrada: Antonio Gila