¿Recordáis aquellos maravillosos años de salones arcade donde la oferta de juegos de “yo contra el barrio” era sumamente amplia? No había juegos recreativos donde faltase un Cadillacs & Dinosaurs, Double Dragon o el juego de turno de las archiconocidas Tortugas Ninja repartiendo palos a diestro y siniestro. Eran otros tiempos donde había que salir de casa para jugar videojuegos, a no ser que tuvieras una videoconsola u ordenador, pero la mayoría de las veces, por no decir todas, y salvo el ejemplo de la Neo Geo, los aparatos que teníamos en casa no llegaban a reproducir fielmente aquellos juegos arcade.

Continúa leyendo