Call of Duty: WWII

Desarrollador: Sledgehammer Games, Raven Software
Distribuidor: Activision
Plataformas disponibles: PC, PlayStation 4 y Xbox One
Versión analizada: PlayStation 4
Fecha de lanzamiento: 3 de noviembre de 2017
Textos/Voces: Español/Español

Como cada año, Activision nos trae una nueva entrega de su saga bélica Call of Duty. Esta vez le ha tocado el desarrollo a Sledgehammer Games y, como ya hizo hace 3 años con CoD: Advanced Warfare, se sale del camino seguido durante este ciclo (ciencia ficción, jetpacks y robots) para llevarnos pegados al suelo durante la Segunda Guerra Mundial.

Del estreno hace ya unas pocas semanas, y después de algún prestigio, varios camuflajes y muchas rachas, queríamos resumiros algunas de nuestras impresiones.

Esta entrega (Cod: WW II), como ya viene siendo habitual en las últimas entregas de la saga de Activision, viene dividida en 3 partes: Modo Historia, Zombis y Multijugador. 

En lo referente a la campaña, la noticia más sonada ha sido que el nivel del desembarco se parece demasiado al de Medal of Honor: Allied Assault, y no es para menos, ya que si se comparan el uno con el otro se ve el parecido. Cuando salió el Medal of Honor, todos alucinamos porque era igual que el comienzo de la peli Salvar al soldado Ryan. Cuando salió Hermanos de Sangre, volvimos a alucinar porque en general nos recordaba también a la misma peli. En todos los casos supimos disfrutar del contenido que nos ofrecía, y en este caso, ha ocurrido lo mismo. Hemos vuelto a revivir algunos de los episodios más icónicos de la Segunda Guerra Mundial, entre los que, por supuesto, se encuentra el desembarco en la playa de Omaha. La historia no es innovadora, pero sí que es fresca y entretenida, y trae algunas mecánicas que, aunque son innovadoras en la saga, nos recuerdan a títulos como Brothers in Arms.

Como ejemplo de este tipo de mecánicas, ahora hay que gestionar el pelotón, de manera que, al cuidar de ellos (y sin desvelar mucho), nos obsequiarán con munición y paquetes médicos (si, en esta entrega no se te recupera la vida automáticamente). Esta nueva habilidad se va cargando poco a poco según va avanzando el tiempo, al igual que los especialistas de las anteriores entregas.

Los niveles son algo lineales (firma de la saga), y las cinemáticas consiguen meternos plenamente en el desarrollo. A medio camino, tenemos los quick time events, que en esta ocasión incluyen ejercicios con los sticks. A pesar de no ser del todo intuitivos, se les pilla el truco rápidamente.

Estábamos echando de menos un juego con esta temática y que tuviese una historia sencilla y sin muchas complicaciones, de las de avanzar mientras te cuentan una historia. En esta ocasión creemos que Activision ha acertado.

Del modo Zombies no nos hemos llevado tan buena impresión, pero esto se debe más a nuestros gustos que al desarrollo del modo. Nos gustan los mapas clásicos, sin complicaciones, con easter eggs sencillotes (cuando los hay), con 4 ventajas y nada de caramelos ni cartitas, y sin nada más que hacer que aguantar rondas. Nuestro mapa por excelencia es Kino der Toten de CoD Black Ops. Es por esto que cuando nos encontramos un juego con una intro (jugable) de 10 minutos y con nuevas dinámicas que te obligan a seguir una serie de pasos para avanzar a lo largo del mapa, nos echa un poco para atrás.

Ahora, si se plantea como un modo nuevo, y nos olvidamos de los zombies clásicos de Treyarch, es un modo muy completo y entretenido (aunque quizá un poco abrumador al principio), en el que podremos ver a actores como Ving Rhames (saga Mission Imposible) encarnando a los protagonistas, disparando a oleadas de Zombies, abriendo puertas y más puertas e intentando descubrir durante las primeras partidas cuál es el objetivo final del mapa.

Además hay bastante cosas nuevas, como que las ventajas no funcionan como hasta ahora (por ejemplo,el Titán es ahora una especie de escudo), nuevos ítems, una ppsh-1 que funciona como las de antaño, y sobretodo, nos ha encantado todo el nuevo ataque de melee cargado. Todo esto consigue que sea un modo que de ninguna manera parece nuevo, pero sí fresco e innovador.

Aparte, este año hay 2×1, ya que al superar el easter egg del mapa principal se desbloquea un nuevo mapa (como five del Black Ops, pero superando el mapa de zombies). Como consejo: Jugar siempre acompañado. Lo mejor: el ataque melee cargado.

Y llegamos al núcleo del juego: el multijugador. Aquí es donde realmente podemos a echar horas y que pasen los días sin darnos cuenta. Para empezar, la lobby pasa a ser un cuartel o campamento de campaña donde, entre otras cosas, se puede:

  • Recoger órdenes, que son misiones diarias y semanales que nos darán diferentes premios (suministros, experiencia, XPs…)
  • Ir al campo de tiro a probar algunas de las clases del jugador.
  • Superar prestigios, tanto de soldado como de división.
  • Acceder al modo cine
  • Probar las rachas

Aparte también podremos lanzar los suministros a modo de paquete de ayuda. Estos suministros, al igual que las órdenes, pueden dar multiplicadores de experiencia, cartas de soldado (tarjetas de visita, gestos, etc.), partes de arma o variantes de armas nuevas. ¡OJO!, estas variantes de armas son solo cambios estéticos de armas que son accesibles por todos (aparte suelen incrementar la experiencia que gana un soldado cuando las usa), pero no cambian las estadísticas de la misma. Ojalá esto siga así, y no vayan introduciendo nuevas armas o variantes con diferentes estadísticas.

Como ya vimos en la beta, las clases pasan a ser divisiones, cada una especializada en un segmento de lucha y un tipo de arma. Esta especialización conlleva en mejoras en el manejo de las armas propias de la división, por ejemplo, la división Montaña está especializada en el combate a larga distancia, sus armas serán los rifles de francotirador, y con ellos podrá mantener la respiración al apuntar para conseguir más precisión. Una vez desbloqueado el primer prestigio de una de las divisiones, se desbloquea permanentemente una de las armas específicas de esa división a la cual no se tenía acceso hasta el momento.

Llama la atención la austeridad a la hora de configurar un soldado de división (crear una clase). Se abandona el modelo escoge 13, en el que podíamos combinar hasta 13 opciones entre armas principales, secundarias, accesorios, granadas y ventajas. Ahora se elige un arma principal y sus accesorios, una secundaria y sus accesorios, una ventaja y una granada, aunque dependiendo de la división y la ventaja podremos llevar 2 armas principales, o un lanzacohetes de secundaria, o más accesorios en el arma principal o la secundaria. Pese a que este modelo pueda parecer un paso atrás en la saga, a nosotros nos ha gustado bastante, ya que aparte de que es menos abrumador, las clases se pueden compensar con más facilidad.

De los modos de juego, nos quedamos con duelo por equipos (por tradición en la saga) y el nuevo modo Guerra, que  combina buscar y destruir, defender y captura la bandera y se ambienta en algunas de las batallas más emblemáticas de la Segunda Guerra Mundial, convirtiéndose en el modo más completo y uno de los más divertidos de toda la saga, aunque exige bastante coordinación del equipo.  Eso sí, hemos echado de menos el modo juego de armas, aunque suponemos que lo activarán pronto dado que aparece en las estadísticas de soldado.

Otro de los aspectos llamativos de esta entrega es la crudeza con la que se representan las batallas. Estamos acostumbrados a que en el modo historia aparezca más sangre e incluso algún desmembramiento (en los primeros 10 minutos de esta historia ves más que en el resto de la saga), pero en este caso lo han trasladado parcialmente al multijugador. Al recibir un disparo el jugador manchará su ropa y alrededores de sangre, y en caso de morir por una explosión, es bastante habitual que pierda una pierna. Esto nos ha sorprendido bastante, ya que desde el World at War no veíamos nada parecido en la saga, y con esto consiguen una inmersión más profunda en nuestro papel (recordemos que es un juego para mayores de 18 años).

Aunque no todo es bueno. Durante los primeros días, jugar online recordaba a las primeras partidas del Modern Warfare 2 en PS3. Encontrar partida era un suplicio, y cuando se conseguía podían aparecer “maravillas” como esta:

Aparte, cuando hay algún bombardeo gordo en el mapa, se nota una caída bastante fuerte de frames, y queda por pulir algún bug, pero estos ya son menores. Como por ejemplo el tiempo en cargar las texturas del arma (lo que nos deja situaciones bastante cómicas):

Volviendo a lo bueno, otras de las maravillas de esta saga es que siguen permitiendo el modo split-screen y este es bastante jugable, de manera que con un par de consolas, dos teles, dos juegos y 4 mandos puedes organizar una mini LAN con tus amigos, lo que garantiza risas y piques a partes iguales.

En general, este multijugador tiene el espíritu original de Call of Duty muy presente. Las armas tienen mucha personalidad, y las partidas son frenéticas y cargadas de dinamismo. Lo hemos disfrutado como disfrutamos en su día el Modern Warfare original o el Black Ops II (y de verdad que si no fuese por estos dos juegos, ya podríamos habernos sacado el doctorado), por lo que creemos que va a ser “uno de los carismáticos” de la saga y que va a tenernos pegados muchas horas más. Ojalá los nuevos contenidos que vayan introduciendo no machaquen la buena experiencia que nos hemos llevado hasta ahora.

No se puede decir que estemos ante el mejor Call of Duty hasta la fecha… pero tampoco es el peor. Después de claros síntomas de decadencia en la saga, en Sledgehammer Games han preferido volver a lo que hizo grande a la saga en sus orígenes y mezclarlo con lo mejor de la revolución que fue Modern Warfare. El resultado es un título que, incluso con sus errores, cumple sobradamente su cometido y conseguir divertir a todo tipo de jugadores, fans de la saga o no.

Call of Duty: WWII

Call of Duty: WWII
8.3

Gráficos

7.6/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Diversión

9.2/10

Duración

7.5/10

Lo mejor

  • Ambientación del modo historia
  • Personalidad de las armas y rachas
  • Multijugador frenético, fluido
  • Vuelta a lo clásico

Lo peor

  • El modo Zombies no nos ha terminado de convencer
  • Sigue sin haber una mejora gráfica notable
  • Escasez de armas secundarias

Autor entrada: Fede Alonso