La nueva partida de ajedrez

Pese a que la nueva generación empezó en 2013 y aún sigue vigente, los distintos acontecimientos que han ido sucediendo a lo largo de la misma, han hecho que este año, comience una nueva partida de ajedrez. Las tres grandes compañías han hecho sus respectivos movimientos ya sea para continuar con su liderazgo si hablamos de Sony, para crear un nuevo éxito en el caso de Nintendo o para intentar robar una parte del pastel por parte de Microsoft.

Empezaremos hablando de Nintendo, ya que ha sido la primera en romper este ciclo generacional. Con una Wii agónica que reclamaba más potencia, la compañía de Kyoto se apresuró a lanzar Wii U en noviembre de 2012, adelantándose a la competencia al lanzar hardware, el resultado ya es sabido por todos y la consola fracasó, hecho que ha apresurado a Nintendo a hacer borrón y cuenta nueva, lanzando este año Nintendo Switch. Ahora, esta vez si, con la idea que no pudieron aplicar a Wii U, la portabilidad total. El sistema híbrido rompe el planteamiento tradicional de las consolas y por el camino recupera el sensor de movimiento que tan bien funcionó con Wii, en resumen un hardware de lo más interesante.

En cuanto a juegos, la oferta es muy diversa. Nintendo ha intentado captar al público casual con propuestas como 1,2, Switch, que damos por hecho que no será su última ocurrencia para demostrar las bondades y opciones de los Joy-Con, se adentra en el terreno del online con apuestas como Arms, Splatoon 2, Pokkén Tournament (y esperamos que con un Super Smash. Bros) y cautiva al jugador tradicional con videojuegos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Xenoblade Chronicles 2 o el próximo Super Mario Oddyssey, pero el abanico es mucho más amplio y logra abarcar a todos los públicos, con juegos como Mario+Rabbids: Kingdom Battle y Fire Emblem Warriors entre otros.

Microsoft también va a mover carta, con la intención de limpiar cualquier resto de la imagen inicial de Xbox One, que aún sigue arrastrando la mala fama que cogió con su presentación en 2013 y sus políticas hacia los usuarios. Más allá de eso, la consola siempre ha ido a remolque en cuanto a potencia, con diferencias de resolución notorias en ciertos juegos respecto a Playstation 4. Ahora, la compañía de Redmond ha cambiado el chip y quiere ofrecer el mejor hardware tanto a los jugadores como a las compañías, haciendo más facil que nunca desarrollar para su consola. Xbox One X nacerá con cierta cautela por parte de Microsoft, que cree que será un producto minoritario, creyendo que Xbox One S será la consola más vendida gracias a su bajo precio, pero tal vez eso puede cambiar y es que las reservas para la nueva máquina han superado con creces las expectativas.

Mirando el cátalogo se puede ver como se apuesta más hacia lo third party que a los juegos first party. La intención es que Xbox One X sea la consola que mejor versión tenga de los multiplataformas. Por contra, los juegos exclusivos han ido decayendo, dejando un 2017 muy endeble, en cualquier caso la idea parece estar clara y Microsoft se centra en el multijugador online, creando comunidad, en experiencias cooperativas y competitivas, como Sea of Thieves, State of Decay 2 o Crackdown 3. Las propuestas para un solo jugador parecen estar lejos, al menos a gran escala, aunque no faltarán las campañas del próximo Halo y Gears of War.

Y por último Sony, quien no tiene la misma necesidad que las otras en mover ficha, porque ya lo dice el dicho que cuando algo funciona mejor no tocarlo, pero que aún así ha intentado expandir el mercado ofreciendo realidad virtual con las Playstation VR e intentar evitar una fuga de jugadores al PC con Playstation Pro. Pero lo cierto es que ambos movimientos han sido realizados sin mucha convicción, dejando un cierto aroma de fracaso por el desaprovechamiento de los mismos. El producto estrella sigue siendo la Playstation 4, ahora en su versión Slim, la opción más barata para disfrutar del catálogo más extenso de videojuegos de esta generación.

La oferta videoguil se centra en experiencias para un jugador, teniendo como referencia The Last of Us a la hora para crear sus nuevos AAA, juegos con mundos abiertos o más lineales, pero enfocados en la historia y sus personajes, en este marco encontraríamos al nuevo God of War o Day’s Gone. Luego hay cierta vena más creativa con compañías como Media Molecule con su nuevo Dreams, Quantic Dream con Detroid: Become Humans o Japan Studios con Knack 2, entre otros. No faltan colaboraciones importantes como el esperadísimo Spider-Man por parte de Insomiac Games y siempre queda un rinconcito para la nostalgia de la época dorada de Playstation, que en el futuro cercano nos devolverá al mundo de Shadow of Colossus.

 

 

Autor entrada: roly82