Impresiones beta Call of Duty: WWII

Este fin de semana pasado ha sido la primera fase de la Beta del Multijugador de Call of Duty: WWII en PlayStation 4, y después de 3 años, volvemos a batallar a ras de suelo (no olvidemos que el Modern Warfare del año pasado no era más que una remasterización). Se acabaron los jetpacks, los vuelos, los lásers, los robots… y parece que le ha sentado estupendamente.

Video Thumbnail
Call of Duty®: WWII - Tráiler del multijugador de la beta privada [ES]

Para los que no la habéis podido probar, volvemos a la temática original de Call of Duty, ambientado completamente en la Segunda Guerra Mundial. En esta Beta encontramos 3 mapas diferentes para los modos generales:

  • Pointe du Hoc: Guerra de trincheras, caminos estrechos y serpenteantes… Súper frenético.
  • Ardennes: Nevado, con zonas largas para disfrutar de los rifles de asalto y de precisión, y los típicos “3 caminos” muy marcados que definen los mapas de CoD.
  • Gibraltar: Este es una mezcla de los dos casos anteriores. Tiene diferentes alturas para aquellos que les gusta la precisión. El mapa está dividido en dos partes de manera horizontal, de manera que el enfrentamiento está asegurado.

Además, para el Modo Guerra se ha incluido un mapa ambientado en las proximidades de Saint Lô (Francia). Este modo es muy parecido al que encontrábamos en el World at War o en otros títulos como Overwatch o Team Fortress 2. Consiste en ir avanzando (en caso de ser atacante) por diferentes zonas acompañando a un tanque, abriéndole paso (construyendo puentes, destruyendo polvorines…) mientras los defensores hacen todo lo posible por evitarlo.

Las armas son las que ya estaban anunciadas y nos han gustado porque, al contrario que en Betas anteriores, todas tienen bastante personalidad. Existen los grupos clásicos para las principales: fusiles de asalto, subfusiles, rifles de precisión, escopetas y ametralladoras pesadas. Para las secundarias tenemos pistolas, y dependiendo de la configuración de la clase que elijas podrás llevar un lanzacohetes en lugar de la pistola.

El sistema de clases ha cambiado completamente. Hay diferentes divisiones, y dependiendo de la elegida se obtienen unas ventajas u otras (velocidad, precisión, silenciadores, escopetas con cartuchos de fósforo que te inundan la pantalla de chisporretazos…). Una vez elegimos la compañía, podemos llevar un arma principal, una secundaria, una granada principal o secundaria (sólo una de ambas), y una única ventaja. Puede parecer un paso atrás si los comparamos con los modelos anteriores de gestión de clases (“Take 10” o “Take 13”), pero creemos que la falta de cantidad de opciones, no tiene por qué mermar la calidad del resultado final. En la última versión podíamos encontrar 7 rachas, entre las que destacamos el Molotov, no sólo por ser la racha más baja, si no por el caos que podemos provocar utilizándolos en trincheras o búnkers.

Las sensaciones son estupendas, el control es muy parecido al del MW2 (pero sin comandazos y con dolphin dive). Obviamente, no se alcanza el nivel de frenetismo de las últimas entregas en las que podías recorrer el mapa en pocos segundo deslizándote por las paredes, pero a cambio, el nivel de inmersión que se consigue en cada partida es mucho mejor.

La conexión ha estado a la altura de la Beta, sólo sufrimos un corte el sábado a media tarde debido a una actualización (la cual trajo alguna racha y arma nueva, y la posibilidad de subir hasta el nivel 25). Los respawns algunas veces eran algo caóticos, pero la gente de Activision suele parchear estos defectos, así que confiemos en ello.

El sonido es bastante bueno, con fuertes cambios dependiendo de si estás en el exterior o en un interior, que aunque no son nuevos de esta entrega, parece que están bastante más logrados en comparación con el año pasado. También nos ha dado la impresión de que se escuchan más los movimientos del enemigo, por lo que jugar con cascos te dará ventaja.

Ahora vamos con la parte menos buena. El motor gráfico necesita un lavado de cara urgente. No vale la excusa de que es por culpa de la plataforma y que en PC se verá mucho mejor, cuando la misma PS4 es capaz de hacer maravillas con títulos como Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón u Horizon Zero Dawn. Las texturas se ven algo pobres, y de vez en cuando el juego pega una rascada al framerate que te apartan de la experiencia. No hemos de olvidar que esto es una Beta, pero no confiamos en que cambien el motor al completo.

¿Y cómo queda respecto a Battlefield 1? Es imposible no compararlos, y a mi parecer hay demasiados parecidos en varios aspectos (en Youtube encontraréis comparativas del modelado de las armas “sorprendentes”), pero a mi parecer, la medalla de oro se la lleva la carga con bayoneta (grito incluído). Fuera de eso son dos juegos diferentes, y los jugadores de CoD no buscan lo mismo que los de Battlefield (frenetismo VS realismo).

La gente de Activision tenía que enmendar el desastre de la entrega pasada, y lo han conseguido, nos han dado lo que queríamos los jugadores. Esta primera fase de la Beta nos ha enseñado una pequeña porción de la tarta y tiene muy buena pinta. Falta mucho por ver: el modo Historia, los Zombies y el resto del contenido multijugador. A ver si el sistema de micro-pagos de este año (que seguro lo habrá) no terminan destrozando el juego vistiendo al especialista en escaramuzas de bailarina Hawaiana, o dándole al francotirador un rifle de carbono con una skin fosforita.

Por cierto, si os habéis quedado con ganas de jugarlo, recordad que la beta vuelve del 1 al 4 de septiembre en Xbox One y PlayStation 4. Podéis registraros desde: https://www.callofduty.com/es/wwii/beta.

Autor entrada: Fede Alonso