Ubisoft y la senda boliviana del éxito

Tal vez los lanzamientos recientes de títulos como Zelda: Breath of the Wild u Horizon Zero Down hayan hecho que Ghost Recon Wildlands, la enorme apuesta cooperativa de Ubisoft haya pasado relativamente desapercibida dentro de la actualidad del videojuego, y que además de ello, la “mala fama” que la compañía francesa ha cosechado en los últimos años -el desastre de Assasins Creed Unity o el downgrade de Watch Dogs- hayan despertado ciertos prejuicios en el público, que ya no ve con los mismos ojos los proyectos de la desarrolladora francesa.

Pero últimos lanzamientos como Steep o For Honor, nos han hecho recuperar la fe en el trabajo de Ubisoft y Ghost Recon Wildlands es buena prueba de ello. Los desarrolladores han advertido los errores del pasado y han tomado las estrategias que en su día los convirtieron en una de las compañías de referencia en el mundo del entretenimiento digital: dar importancia a los pequeños detalles y recompensar al jugador con experiencias nuevas y agradables.
Estos cambios de los que hablamos son especialmente apreciables en el sistema de jefes en que se basa el Ghost Recon Wildlands. Este sistema resulta muy entretenido, incentivándonos con las particularidades de los territorios y recompensándonos con nuevas armas y accesorios, especialmente con las que portan los mencionados jefes, con curiosísimos diseños relacionados con la personalidad o el aspecto de estos.

Otro de los puntos destacables son las diferentes fuerzas armadas y bandos que se nos presentan en el juego. El conflicto de los narcos en Bolivia no es una simple guerra entre “buenos” y “malos”. Además del cartel de Santa Blanca, tendremos al ejercito boliviano, que aunque no está oficialmente asociado con el cártel, tiene ciertos acuerdos con él. Además, contaremos con la ayuda de las guerrillas rebeldes, hartas de la tiranía del cártel.

El cooperativo también es uno de los puntos fuertes del titulo, permitiéndonos jugar la historia con hasta tres amigos, pero también ofreciendo la libertad de disfrutar en solitario de la historia si no queremos usar las funcionalidades en linea.
En definitiva, este Ghost Recon es mucho más que un The Division ambientado en Bolivia. Nos ofrece una experiencia nueva, con un mundo nuevo y una jugabilidad nueva, seña de que Ubisoft está volviendo a la senda del éxito.

Autor entrada: Jon Trevijano