Gears of War 4

Desarrollador: The Coalition
Distribuidor: Microsoft
Plataformas disponibles: Xbox One y Windows 10
Versión analizada: Xbox One
Fecha de lanzamiento: 11 de octubre de 2016
Textos/Voces: Español/Español

Hace 10 años, Gears of War revolucionaba la industria, mostrando por aquel entonces de lo que era capaz de hacer Xbox 360 (aunque solo sería la punta del iceberg), con un juego que gráficamente no tenia rival y que estaba a un nivel nunca antes visto en consolas. No solo en potencia quedó la cosa y es que el juego fue el referente a la hora de implementar las coberturas en los juegos en tercera persona, pese a no ser el pionero, si fue el que las popularizó. En 2013 la saga sufrió un revés con Gears of War: Judgment, una entrega tan anodina como innecesaria. Ahora valoramos al primer trabajo serio de The Coalition en el retorno de Gears of War.

gears4

Microsoft se hizó con los derechos de Gears of War en 2014 y puso a trabajar a todo un equipo en ella, Black Tusk como anteriormente eran conocidos, ahora se convertía en The Coalition y pese a no contar con Cliff Bleszinski, si ficharon a otro de los padres de la franquicia, Rod Ferguson. La saga sin Epic Games sembraba dudas viendo el precedente de Halo en la propia Microsoft con el paso de Bungie a 343 industries. Con el cambio de generación, mucha base de usuarios se quedó a la espera de ver una nueva entrega de Gears, Microsoft consciente de la necesidad de tener, sobretodo, su multijugador en Xbox One, rehizó el primer Gears of War con la versión Ultimate Edition, un pequeño aperitivo para hacer tiempo hasta Gears of War 4.

En el E3 de 2015 vimos por primera vez el juego en acción, una demostración que no tuvo excesiva buena acogida y es que… ¿Donde estaba Marcus? De repente contábamos con dos nuevos personajes (que luego serían tres) de los que no conocíamos absolutamente nada, algo que de primeras, chocó. A medida que fuimos conociendo más acerca del desarrollo, vimos que esta vez Marcus dejaba en herencia el trabajo a su hijo, JD Fénix.

En Gears of War 4 la historia nos sitúa 25 años después de lo acontecido en Gears of War 3, un juego que cerraba una trilogía de una manera tajante. Así que aquí sentimos constantemente la sensación de que se trata de una reconstrucción de la saga para encajar todo. Relegar todo el peso del juego en JD Fénix no acababa de convencer, de manera que The Coalition desveló (de manera precipitada en mi opinión) que Marcus estaría muy presente en el juego. Y pese a que era interesante la premisa de jugar con ambos miembros de la familia y en cierta manera dar el relevo a los nuevos personajes con una transición dulce, el resultado no es del todo satisfactorio.

gears7
El juego apuesta por entornos más realistas

El juego se centra en el trío de personajes JD Fénix, Del y Kait. El primero, es un protagonista totalmente plano y sin ningún tipo de carisma, esto no sería un problema si tuviese una evolución en el juego, pero no la encontraremos, no en esta primera entrega al menos. Su inseparable amigo Del, resulta un personaje cómico que hace de acompañante de James pero que resulta prescindible, cuando puedes cambiar a un personaje al que se le presupone importante por otro sin lastimar su ausencia, es que algo va mal. Sin embargo y como un destello de luz, emerge la figura de Kait, quien acaba convirtiéndose en la autentica protagonista del juego y como reivindicación creo que debió ser también nuestro personaje jugable.

La historia gira en torno a ella, su madre, Reyna, lidera la facción de los Outsiders, un grupo que opera al margen y en contra de la CGO. Los Swarm la nueva amenaza del juego, secuestran a la madre de Kait y nuestro objetivo será rescatarla. La campaña de unas 6-8 horas en dificultad Normal (aunque es de obligado cumplimiento rejugarla en cooperativo en Locura), centra casi su totalidad en este objetivo. En este corto trayecto tenemos un camino con altibajos cual montaña rusa, el hecho de que la historia se desarrolle en una fracción de tiempo de menos de veinticuatro horas, no ayuda a la hora de ofrecer diversidad de situaciones y entornos, así que deja cierto sabor agridulce en ocasiones porque se podía haber aprovechado mucho más, pero a su vez una vez completada nos hace contar los días para la nueva entrega.

kait-deebee

Tras completar el prólogo que es una oda a la saga y sus jugadores, el acto 1 nos presenta una lucha contra los robots de la CGO, una inclusión que aunque es una decisión que podía llegar a chocar, tras el formidable Binary Domain, servidor solo podía babear ante las posibilidades que podían brindar estos nuevos enemigos. Nada más lejos de la realidad, tras un par de enfrentamientos contra ellos llegaremos a desear la aparición de los Swarm, que gracias a dios no se demoran demasiado. Como dije el combate contra los DeeBees no es interesante, no hay opción de dañar una zona de ellos y que sigan adelante con su objetivo de matar, tan solo pedía poder destruir sus piernas y que siguiesen arrastrándose al no ser conscientes de su estado agónico, pero lo único que nos encontramos es que solo avanzan de pie hasta caer fulminados. La variedad en estos enemigos, la ponen el dron aéreo y una bola explosiva que nos persigue, un bagaje pobre. Al final da la sensación de que la inclusión de estos enemigos era una simple excusa para ampliar el armamento de la saga, el cual se ve muy beneficiado de ese recurso.

gears2
Marcus aún en segundo plano, sigue siendo la estrella.

El juego gana enteros con la presencia de Marcus Fénix, hasta el punto de que el juego es otro cuando él no está en pantalla. La justificación de la nueva amenaza, el enjambre, no está muy allá pero no es nada reprochable en Gears of War, que a fin de cuentas lo único que queremos es reventar a esa clase de enemigos. Prácticamente todo Locust tiene su réplica en forma de Swarm, en cuanto a enemigos más grandes sorprenden gratamente el Pouncer, una especie de lagarto con coraza que escupe veneno y que siempre aparece acompañado de un par de ejemplares más, luego están el Raptor que nos puede engullir en su estómago y huir con nosotros hacia su madriguera, el Carrier que tiene buena fortaleza gracias a sus brazos y los Swarmak que es el nuevo nombre para los ya famosos Brumaks. Todos ellos ofrecen una modalidad de combate diferente, con lo cual aportan mucho dinamismo a la campaña.

Lo más importante de todo, es que en cuanto escuchamos a los primeros Juvies, el juego se siente Gears, una grata sensación ya que el juego no inventa la rueda y se centra en los pilares que lo hicieron grande. The Coalition añade su toque en aspectos como las coberturas, al darnos opción de disparar a las larvas del techo para cubrirnos, corriendo el riesgo de que sean destruidas y incluso aparezca un enemigo en ellas, con más opciones a la hora de movernos de un lado a otro de una cobertura, y con las llamaradas, esas fases donde la climatología de Sera hace estragos ya sea con relámpagos o un viento atroz, en esos momentos la jugabilidad cambia por completo al desviar nuestras balas y limitando nuestros movimientos. En general la campaña es notable, no llega a la excelencia de Gears of War 2 pero se sitúa perfectamente por detrás al ofrecer una experiencia similar al juego de hace diez años pero modernizada. Por desgracia cuando alcanza la cota más interesante, el juego termina de una manera abrupta, sintiendo que prácticamente no hemos avanzado mucho en el mundo de Gears, si no que ha servido para dar continuidad al universo tras el cierre de Gears of War 3, y es que dejan muchas cosas en el aire, al estar concebido el juego como la primera parte de una trilogía en conjunto.

gears6
Las llamaradas harán cambiar nuestro camino

Una de las grandes bazas de la saga es que desde la segunda entrega, cubren todos los frentes posibles, siendo un juego tanto disfrutable en solitario como en cooperativo, gran parte de la culpa de esto lo tiene el modo Horda. En esta Horda 3.0 se introducen interesantes novedades que dotan el modo de una mayor profundidad y horas de juego a largo plazo. Cogiendo un poco de la fórmula de sus antecesores, el Fabricador como punto inicial de la partida, será la caja donde podremos crear las fortificaciones tales como torretas, señuelos, centinelas, alambradas… Con la ventaja de poder trasladarlo a cualquier parte del mapa si no nos gusta su ubicación, junto a eso, la principal novedad es que tenemos para escoger cinco clases distintas: Soldado, Francotirador, Ingeniero, Pesado y Explorador. Cada una de ellas cuenta con habilidades únicas, ofreciendo distintos estilos de juego combinarlos de manera equilibrada será fundamental para acabar con las 50 oleadas. Cada clase, según su nivel, tendrá hasta un máximo de 5 habilidades que conseguiremos con cartas Gears. El juego incluye un sistema de cartas, tanto para habilidades de la horda como para skins y personajes. Podremos comprar con dinero del juego o real packs de cartas y en las referidas al modo Horda nos darán habilidades para cada clase, con la opción de mejorarlas de nivel para aumentar sus atributos. El juego en sus inicios contó con cierta polémica en lo referente a las microtransacciones (que en nada afectan a la jugabilidad), algo común cuando se implementan este tipo de economia, pero ahora el problema esta solventado y el sistema goza de un buen equilibrio, ofreciendo la oportunidad de conseguir nuestro skin más ansiado sin tener que gastar dinero real gracias a la chatarra que nos dan por destruir las cartas que no queramos. Me parece buen trato no desbloquear nada por subir niveles como precio a pagar por tener los mapas de manera gratuita, pero como punto negativo los skins dejan bastante que desear, sobretodo en cuanto a personajes que no dejan de ser el mismo modelo cambiando los colores.

gears8

Para redondear el conjunto, el apartado multijugador siempre ha sido el otro pilar de la saga, y es que no hay otro juego con jugabilidad similar, Cliff creó algo único y así sigue siendo. Los cambios mayormente se encuentran en los modos de juego, en las partidas igualadas encontramos los clásicos Duelo por Equipos, Rey de la Colina, GuardiánZona de Guerra junto con Guerra Armamentística, el típico estilo de juego donde realizamos muertes con las distintas armas del juego pero en equipo y el llamado a ser el nuevo rey de las partidas menos competidas, Dodgeball, donde se trasladan las normas del balón prisionero a Gears, con enfrentamientos por equipos en el que gana el primero en acabar con la totalidad del otro equipo y cada muerte otorga una reanimación.

En cuanto al competitivo (aquí es donde más énfasis han puesto), sigue Ejecución para los puristas y se añade el modo de juego Escalada, una vuelta de tuerca de rey de la colina en la que contamos con tres anillos y si logramos capturar todos ganaremos por dominación, con partidas que se completan ganando 7 rondas. Los mapas del juego parecen hechos a medida de esta modalidad, ofreciendo siempre varios caminos para ir de un punto a otro, con una simetría total. Sin embargo no todo es de color de rosa en el online y es que tanto apostar por el juego competitivo, por partidas igualadas con sistema de divisiones, que se han olvidado de dar la opción de disputar partidas sin más pretensión que pegar tiros con nuestros amigos, está la lista de juego Social, pero que limita los grupos a 2 jugadores y el modo de juego escogido depende de una votación, en el resto de opciones no hay lobbies, en cada partida deberemos de hacer una búsqueda (que es de todo menos rápida) y vuelta a empezar. La idea flaquea por muchos costados y es que más allá de que podemos tener la mala suerte de disputar muchas partidas en los mismos mapas o en el mismo bando de personajes, el juego prácticamente no penaliza el abandono (si es que lo hace), y con la imposibilidad de unirse a una partida en curso, da lugar a un online frustrante, donde cualquier jugador abandona a la mínima. Tampoco considero que pueda culpar al jugador que decide irse ya que en la gran mayoría de ocasiones no da la sensación de estar ante partidas equilibradas, el sistema de rangos no funciona de manera eficiente, de hecho lo hace de manera confusa, sin saber que requisitos debemos de cumplir para ascender de división. Al subir de nivel tampoco encontraremos desbloqueables con el sistema de cartas introducido en el juego, así todo eso da lugar a un online con una vida útil muy corta, aunque por suerte The Coalition va a añadir nada más y nada menos que 24 mapas, 2 al mes, para tratar de dar una vida longeva al juego, pero fallar en cosas tan simples hace que inevitablemente la base de usuarios baje drásticamente. Como jugador veterano del online de esta saga, no me explico como han podido fallar en aspectos tan básicos. Todo tiene solución, pero para entonces tal vez sea demasiado tarde y los jugadores se hayan mudado ya a otros juegos.

gears7

gears5
En ocasiones el juego deja bellas estampas

En el aspecto técnico, ya sea por la limitación de hardware o porque con los años los competidores también lucen a un gran nivel, ya no es aquel portento que nos dejaba boquiabiertos, aún así saca músculo gráfico cuando combina ciertos elementos de destrucción, no es el juego que mejor se ve de Xbox One en el cómputo global pero esta a buen nivel pese a todo. Con el regreso de la franquicia a PC con Windows 10 y Xbox Play Anywhere, podremos poner el juego hasta a 4K y 60fps mejorando la experiencia obtenida en consola (que se queda a 30 frames estables en campaña y 60 en el multijugador). En cuanto a animaciones el juego recicla gran parte de ellas, pero no se siente tosco por ello.

En cuanto a sonido como cualquier producción triple A, tiene un grandísimo trabajo detrás, pero no deja temas para el recuerdo como sus antecesores. En efectos de sonido en la campaña todo fluye correctamente pero en el online hay ciertos aspectos como los pasos o las voces de los personajes no muy pulidos. En el doblaje aunque de manera tardía podemos disfrutar de las voces en español, continuando con Javier Gámir como Marcus, en un trabajo muy notable.

Concluyendo, Gears of War 4 es a la saga lo que es El Despertar de la Fuerza a Star Wars, un título que va sobreseguro, sin arriesgar, que trae de vuelta una saga que añorábamos y lo hace de manera notable, siendo mejor que algunas de sus anteriores entregas al ser la experiencia más moderna que podemos encontrar. Un episodio necesario, que avanza poco para ser el primer juego de una trilogía pero sienta los primeros pasos y lo hace inspirándose de manera muy clara en sus orígenes. El juego recupera la esencia que se perdió y ofrece un apartado notable en todas sus facetas, aunque adopta ciertos males de los multijugadores online modernos. Un placer verte de vuelta Gears.

Gears of War 4

Gears of War 4
83.666666666667

Gráficos

9/10

    Sonido

    9/10

      Jugabilidad

      9/10

        Diversión

        9/10

          Online

          7/10

            Duración

            8/10

              Lo mejor

              • La presencia de Marcus en la campaña
              • El personaje de Kait
              • El nuevo modo horda
              • Los nuevos modos de juego

              Lo peor

              • JD Fénix y Del
              • Que la campaña explica muy pocos sucesos
              • El matchmaking
              • Las microtransacciones y los abandonos de las partidas

              Autor entrada: roly82