Driveclub VR

Desarrollador: Evolution Studios
Distribuidor: Sony
Plataformas disponibles: PlayStation 4
Versión analizada: PlayStation 4 (PS VR)
Fecha de lanzamiento: 13 de Octubre de 2016
Textos/Voces: Español/Sin Voces

Después de iros desgranando algunas de las propuestas más llamativas que ha tenido la VR de Sony en su momento de lanzamiento, hoy le llega el turno al que es para muchos el título estrella (con permiso de Eve Valkyrie y Rez Infinite) de todos los juegos que están a la venta. Hablamos de DriveClub VR, la versión adaptada para la realidad virtual de Driveclub.

Driveclub se presentó para PlayStation 4 como la exclusiva de motor más potente para la consola de sobremesa de Sony.  Tras un desarrollo largo y un lanzamiento lleno de dudas, a día de hoy sigue siendo un referente dentro de los juegos de conducción en PlayStation 4. Tras el anuncio de que Driveclub tendría entrega para la realidad virtual desde su lanzamiento con este DriveClub VR la expectación ha sido muy elevada. Hemos visto como el título original ha llegado a lucir gráficamente sobresaliente, presentando un alto número de coches y circuitos, unos cambios climatológicos dignos de mención y una jugabilidad que, aunque se centra en el arcade, no deja de lado cierto grado de exigencia en la conducción.

driveclub-vr_20161016030402

Ahora en VR hay cosas que se han mantenido, otras han empeorado y otras siguen igual. Es indudable que el gran atractivo de esta versión es la posibilidad de jugarlo en VR, lo cual dota al juego de un poder de inmersión muy alto (sucede igual que en Eve Valkyrie). La vista, obviamente, será siempre desde el puesto del piloto y la sensación de estar corriendo dentro del coche es muy satisfactoria, gracias también a la gran recreación del interior de los vehículos.  El hecho de girar nuestra cabeza para ver a nuestros rivales acecharnos por los retrovisores o incluso llegarnos a golpear a través de las ventanillas es una sensación que debéis probar. La sensación de velocidad es algo mejorable, eso sí. Además, y gracias a las VR, podemos disfrutar de dos modos de juego nuevos basados en este periférico. Uno de ellos se ha bautizado como Pasajero, y tal y como su nombre indica, es básicamente vivir las repeticiones de las carreras como si fuéramos el copiloto del coche, una delicia que hay que probar. Y el otro modo añadido es el Crucero, el que disfrutaremos de la velocidad y del paisaje, y nos tendremos que preocupar poco por la conducción. Además, las vistas externas del coche y los salpicaderos son dignos de ver y los amantes del mundo del motor babearán pudiendo ver el alto detalle de las carrocerías e interiores de todos y cada uno de los coches que forman el elenco del juego.

driveclub-vr-retovisor

Por otro lado, y como era de esperar, el aspecto técnico se ha visto muy mermado para que Driveclub corra con fluidez en VR. Además de la resolución notablemente más baja, hay que destacar el número de coches en carrera, que se ha visto reducido drásticamente y incluso se han sacrificado las carreras con lluvia. Tambien hay que mencionar los dientes de sierra y el popping que sufre el juego en alguno tramos de los trazados. Eso sí, aún siendo un aspecto negativo, es algo que obviaremos a la tercera carrera, en la que estaremos más concentrados en la conducción y el control de los contrincantes que en todo este apartado visual técnico. Como vemos, si en el grado de inmersión teníamos los PROS de este juego, en el aspecto técnico estarían todos los contras que ofrece. Sonoramente el videojuego no ha sufrido cambio alguno (cosa que es fácil mantener), ya que disfrutaremos de las canciones, motores y efectos a la misma calidad que lo hacíamos en la entrega normal de Driveclub.

driveclub-vr-interior

La jugabilidad no ha cambiado, los controles son los mismos que conocíamos, pero sin embargo tenemos que decir que la conducción parece mucho más suave y el control del coche parece mas certero. Desde Gami no hemos probado el título con un volante, y es digno de reseñar que con el DualShock 4 y las gafas VR el control del coche se hace más manejable que en su versión anterior. Suponemos que con un volante el grado de inmersión será incluso más profundo. En tandas largas no hemos sufrido mareos, solo algún pequeño vuelco de estómago tras algún choque contra las protecciones o elementos del circuito.

driveclubvr2

Driveclub VR es un juego que aun con luces y sombras en su adaptación a las VR. Es una compra recomendada si ya disfrutaste del juego en su lanzamiento original. El grado de inmersión y la fluidez lo hacen una compra segura si te gusta el género de la conducción, y una experiencia a probar para todos aquellos que no tienen en los juegos de coches su gran fuerte. El precio es dispar, ya que su versión física ronda los 40€, aunque si ya teníamos la versión digital de la entrega, por tan solo 20€ en la store de sony podremos acceder a la entrega en realidad virtual.

DriveClub VR

DriveClub VR
84.6

Gráficos

8/10

    Sonido

    9/10

      Jugabilidad

      9/10

        Diversión

        9/10

          Duración

          9/10

            Lo mejor

            • Conducción ligera y muy precisa
            • Rendimiento muy suave a pesar del recorte ténico
            • Grado de inmersión elevado
            • Buscar a los contrarios en los retrovisores o por las ventanillas del coche
            • Se mantiene la alta calidad sonora del título

            Lo peor

            • Bajón gráfico notable
            • Quizás algo elevado el precio para lo que no lo posean en digital
            • Algún mareo en ciertas colisiones

            Autor entrada: Project Ego