ABZÛ

Desarrollador: Giant Squid
Distribuidor: 505 Games
Plataformas disponibles: PC, PlayStation 4
Versión analizada: PC
Fecha de lanzamiento: 2 de agosto de 2016
Textos/Voces: Español/-

Hay títulos que entran por los ojos y, sin duda, ABZÛ es uno de ellos. Presentado en el E3 2014 durante la conferencia de Sony, el título no llamó excesivamente la atención en una conferencia que contó, por ejemplo, con títulos como The Order: 1886, Bloodborne, The Last Of Us: Remasterizado o Uncharted 4: El desenlace del ladrón entre otros muchos grandes títulos. El juego ha ido pasando de puntillas entre tráiler y tráiler, dejando maravillados a propios y extraños con su ambientación y apartado gráfico, eso sí. Ahora, por fin, la versión final está disponible tanto para PC y PlayStation 4 y hemos dedicado unas horas a explorar el rico mundo submarino que nos propone Giant Squid.

Matt Nava, director de arte de Flower y Journey, es el fundador del pequeño estudio Giant Squid, que se estrena con ABZÛ. Los que hayan jugado, o al menos conozcan, algunos de estos títulos pueden tener una idea bastante clara de lo que ABZÛ puede ofrecer y es exploración, diversión y escenarios espectaculares casi a partes iguales. En lenguaje antiguo, AB significa “agua”, mientras que ZÛ significa “saber”. Por tanto, ABZÛ significa “océano de sabiduría”.

abzu-(1)

Comenzamos el juego manejando a un buzo en el mar. Seguro que nadie lo esperaba, ¿verdad? No sabemos nada del protagonista ni del sitio en el que estamos, ni tan siquiera sabemos lo que tenemos que hacer ni tenemos una dirección hacia la que ir. ¿Qué podemos hacer entonces? Explorar, de hecho, es casi lo único que haremos durante el juego.

Normalmente cuando analizamos en juego procuramos hablar en los primeros párrafos de la historia y entrar en contexto para, después, desarrollar los distintos aspectos del juego. En este caso no se ha hecho por una simple razón, y es que ABZÛ no tiene historia, al menos no como estamos acostumbrados a tenerla. Aquí no hay secuencias de vídeo (si acaso algunas secuencias guiadas), no hay diálogos y ni tan siquiera hay texto en ningún momento de la aventura. Absolutamente toda la “historia” se desarrolla ante nuestros ojos mientras jugamos, pero no de una forma más o menos participativa como en Inside, sino a base de observar y, sí, explorar todos los rincones. Por el camino nos encontraremos algunos símbolos que nos ayudarán a tener una idea del mundo en el que estamos y a llegar a conocerlo finalmente… o no. El juego no obliga al jugador a recorrer cada rincón del mapa para empaparse (nunca mejor dicho) de conocimiento sobre el mundo y la fauna de ABZÛ. De hecho, es posible pasarse el juego y ver los créditos sin prácticamente explorar el mapa aunque, obviamente, no es un juego pensado para eso y, sinceramente, es poco menos que un desperdicio. Mejor dedicarse a otro juego y pasar este por alto.

abzu-(2)

¿Tanta importancia a la exploración y resulta que es algo secundario? Pues sí, como hemos dicho, explorar el mapa no es ninguna obligación y no es necesario para avanzar en el juego, pero, ¿quién puede resistirse a hacerlo con la belleza de los escenarios? Los mejores momentos del juego se consiguen dando una vuelta por el fondo del mar y observando el paisaje… sin más. Es uno de esos juegos con los que el botón de capturar pantalla puede acabar desgastado.

Debajo del agua tenemos total libertad de movimientos para movernos en la dirección que queramos. Para ello se ha ideado un control sencillo pero muy práctico en el que controlamos la dirección del buzo con el stick, mientras que tenemos un botón para sumergirnos, uno para nadar más rápido, un botón para interactuar, otro para hacer volteretas (con el buzo o montados en un animal) y uno para agarrarnos a un animal marino… nada más. La libertad de movimientos, eso sí, tiene “truco”. Ya que el escenario está dividido en distintas secciones, cada una de ellas con su propia fauna… y secretos que descubrir. El tamaño de las secciones suele variar bastante, tanto en anchura como en profundidad. Obviamente una sección con multitud de ballenas no puede ser estrecha de igual modo que, si queremos ver peces abisales, tendremos que irnos muy al fondo (y hacer uso de la luz que llevamos incorporada). Aquí, como hemos dicho, es decisión del jugador explorar más o menos, pero ya os decimos que el mundo de ABZÛ guarda más secretos de los que podéis pensar en un principio. No se trata solo de agua y animales, y eso puede marcar muchas diferencias en el juego, especialmente en cuanto a duración.

abzu-(3)

La duración suele ser un tema espinoso en títulos independientes. Obviamente el presupuesto no es, ni de lejos, el de un AAA, y crear un mundo tan bonito y lleno de detalles tiene su coste así que sí, ABZÛ también es corto. Si únicamente queremos pasarnos el juego y ver los créditos, sin más, es posible que el juego apenas llegue a la hora de juego. Obviamente ningún jugador que se haga con ABZÛ debe jugarlo así, ya que no está entendiendo el juego. Este juego se puede considerar “aburrido” para muchos jugadores ya que no hay acción, no hay batallas e incluso se podría decir que no hay un objetivo claro. Si realmente queremos disfrutarlo tendremos que dejarnos llevar por su ambientación y sentirnos dentro del propio buzo, rodeados de animales marinos en un mundo que no conocemos. Así, podemos buscar los secretos del mundo que nos rodea, conocer a la fauna local, buscar coleccionables en el mapa o, incluso, meditar (siempre que encontremos el punto de meditación en la sección al que, por cierto, podremos volver en cualquier momento). Tanto durante la meditación como al encontrar nuevas especies o subirnos en ella, veremos el nombre de la misma. Algunas nos sonarán, otras muchas seguramente nunca las hayamos escuchado o, quizá, no supiéramos el nombre exacto. Cada sección tiene una zona de interconexión sobre la que no podremos volver, aunque al finalizar la historia podemos seleccionar el capítulo al que queremos volver de entre los 8 que componen el juego, algo que es muy probable que ocurra para volver a admirar los escenarios y recoger algún secreto que se nos haya escapado. Así, la duración puede aumentar hasta las 3-4 horas, no es mucho, es cierto, pero estamos ante una experiencia que va más allá del juego. El juego es precioso como pocas veces hemos visto. Únicamente con bucear entre las criaturas y observar lo que nos rodea podemos pasar un gran rato. Una sensación de paz, tranquilidad e incluso relajación que solo títulos tan especiales son capaces de conseguir.

abzu-(7)

Gran parte del mérito del juego lo tiene el trabajo artístico llevado a cabo por el equipo. Es magnífico y se nota, y mucho, la mano de Matt Nava. Muchos han descrito a ABZÛ como un “Journey bajo el agua” y realmente no les falta razón. Se ha apostado por un aspecto gráfico muy colorido y con texturas planas, dando un toque Cel shading con un resultado espectacular, todo eso a pesar de unos modelados muy simples, que se hará notar en los primeros planos, viendo algunos polígonos excesivamente definidos y pocos detalles en los personajes y animales. Salvo en estos momentos puntuales, que, como decimos, no abundarán, el juego es capaz de dejarnos con la boca abierta durante algunos momentos. Los escenarios rebosan vida y vitalidad en cada rincón con todo tipo de fauna marina en grandes cantidades por lo general, tanto vegetal como animal, cada uno con sus propios movimientos. La iluminación volumétrica y el efecto del agua redondean un apartado sublime, tanto gráficamente en sí como espcialmente artísticamente, con escenas que querremos ver una y otra vez. Toda una pequeña obra arte que, además, viene acompaña con una banda sonora a cargo de Austin Wintory, nominado a un premio Grammy por su trabajo en Journey y que, de nuevo, realiza un excelente trabajo. Melodías suaves y relajantes nos acompañan en nuestra aventura con violines, chelos y coros para las partes álgidas de la aventura. Una música que se va adaptando al escenario y a la situación en la que nos encontramos, aunque siempre con la tranquilidad del océano presente. Sí que echamos de menos algo más de sonido de los animales ya que, por lo general, no suelen producir ningún sonido.

abzu-(9)

Nuestra compañera de viaje en la aventura será la fauna oceánica que habita en el mundo de ABZÛ (además de un pequeño dron que recogeremos en ocasiones y que nos ayudará en determinadas partes). Hay una gran variedad de especies distintas y todas cuentan con un comportamiento propio, incluyendo las zonas en las que suelen habitar. Por ejemplo, los delfines estarán más cerca de la superficie mientras que, si decidimos adentrarnos en el agua y acercarnos al fondo marino encontraremos todo tipo de criaturas abisales. Por el camino tenemos rayas, tortugas, calamares gigantes, orcas, ballenas y, claro está, tiburones (parte importante de la historia, por cierto). Tan solo son unos ejemplos de las especias aunque, como decimos, la variedad es abrumadora. Sí que es cierto que la interacción con los animales es casi nula. Reaccionan a nuestros movimientos, se asustan y se apartan o incluso podemos vernos rodeados por un enorme banco de peces pero, por lo general, “pasaran” de nosotros e incluso hemos notado mucho clipping en este aspecto, es decir, que podemos “atravesarlos”. Con los animales de un tamaño mayor o, al menos, por encima de la media, sí que podemos interactuar de una forma especial usándolo para nadar debajo del agua. Con un solo botón nos agarraremos al animal e incluso podremos guiarlo (dentro de unos límites, incluyendo su zona de hábitat, si intentamos pasarnos dará la vuelta). Y sí, podemos salir del agua, saltar y hacer volteretas. Eso sí, hay que tener en cuenta que si tiene hambre no será tan dócil y es conveniente dar un paseo antes por una zona con peces pequeños para que se alimente bien y coja fuerzas.

abzu-(5)

ABZÛ nos ha enamorado aunque más como experiencia que como en sí. El mundo creado por Matt Nava resulta espectacular y prácticamente es capaz de justificar por sí solo su compra. Más allá de eso, el juego realmente no tiene mucho que ofrecer y su duración puede ser un problema para muchos, pero no tardaremos en echar de menos la paz y la relajación que se consiguen al adentrarnos en el fondo del mar. Desde luego no es un juego para todos los jugadores y los fans de la acción e incluso de la intensidad deberían huir de él. Eso sí, los que se atrevan a adentrarse en el mundo de ABZÛ, quedarán atrapados de forma irremediable.

ABZÛ

ABZÛ
83.6

Gráficos

9/10

    Sonido

    9/10

      Jugabilidad

      8/10

        Diversión

        9/10

          Duración

          7/10

            Lo mejor

            • Estilo artístico sublime
            • Apartado gráfico
            • Banda sonora
            • Variedad de fauna marina
            • La historia la creamos nosotros

            Lo peor

            • Escasa duración
            • Pocas cosas que hacer más allá de la exploración

            Autor entrada: BigBoss_