Project CARS Game of the Year Edition

Desarrollador: Slightly Mad Studios
Distribuidor: Bandai Namco
Plataformas disponibles: PC, PlayStation 4, Xbox One
Versión analizada: Xbox One
Fecha de lanzamiento: 6 de Mayo de 2016
Textos/Voces: Español/Español

Lo primero que vemos cuando iniciamos Project CARS es una introducción de 2 minutos y 17 segundos de duración que condensa a la perfección las primeras sensaciones que obtenemos jugando al videojuego de carreras y conducción que los chicos de Slightly Mad Studios han creado para deleite de la comunidad. Es pura competición, es motor, es olor a gasolina. Un verdadero aperitivo de lo que está por venir.

Project CARS se estrenó el 7 de mayo de 2015 en PC, PS4 y XOne tras varios retrasos y con un enorme ejercicio de trabajo cruzado entre comunidad y desarrolladores. Hoy, un año después, podemos disfrutar de esta edición que añade 50 coches, 4 pistas, más de 60 colores distintivos creados por la comunidad y más de 500 características y mejoras añadidas tras su lanzamiento. Nos encontramos, pues, ante la versión definitiva y más recomendable de Project CARS, con 125 bólidos únicos, 35 localizaciones únicas y más de 100 pistas en total en las que poner a prueba nuestra pericia tanto al mando como al volante. Además, y de forma exclusiva, esta edición contará con el circuito combinado de Nürburgring: Nordschleife más el trazado de GP y dos vehículos de Pagani dados a conocer en el reciente Salón del Automóvil de Ginebra: Zonda Revolucion y Huayra BC.

project-cars-1

Una vez dentro del menú principal, intuitivo pero con múltiples, y cuando hablamos de múltiples nos referimos a muchas y muy variadas, opciones de personalización. Lo primero que puede resultar sorprendente y anárquico para el género que nos acontece es que Project CARS va al grano: no quiere que perdamos el tiempo compitiendo en múltiples torneos y desbloqueando los bólidos poco a poco, no es Forza Motorsport 6, sino que es un menú a la carta en el que todo tipo de paladares pueden verse representados desde un primer momento. Habrá quienes quieran empezar poco a poco, probando los traviesos karts, o quien quiera potencia bruta y elija desde el principio un monoplaza equivalente a un Fórmula 1, puesto que no hay licencias. Los modos de juego que nos ofrece van desde la típica Historia, en la que podemos elegir entre 8 categorías y empezar a correr campeonatos, sin necesidad alguna de completar todos, sino los que más nos gusten. O bien empezar desde los karts e ir ganando en todas las categorías, quizá la opción más clásica y tradicional y en la que mejor veamos todos los vehículos que el juego nos pone a disposición. En este modo nos dejan elegir equipo en varias ocasiones, pero la decisión es meramente testimonial puesto que los bólidos son iguales para todos, a excepción de los reglajes que configuremos. Dentro del modo Historia tenemos una red social que imita a Twitter en la que nuestros fans contactan con nosotros y alguno de los mensajes son realmente ingeniosos, aunque pecan de repetitivos. Tenemos también un modo Individual en el que podemos configurar el fin de semana de carreras ideal o bien practicar en las condiciones que queramos, en la pista que queramos y con nuestro coche favorito.

Quizá se eche en falta un modo que nos permitiese enlazar varios fines de semana para preparar torneos completos, pero no empaña la buena experiencia general ni la oferta jugable de Project CARS. A caballo entre el modo Individual y el Online, tenemos la denominada ‘Red de pilotos’, donde podemos realizar las diversas pruebas de la comunidad y competir contra el crono y los fantasmas de otros jugadores, o bien el ya clásico en el género contrarreloj. En el modo Online podemos encontrar partidas de todo tipo, pero lo habitual es ver a otros jugadores respetuosos que se toman en serio el juego y no como si fueran los coches de choque, pero no siempre encontraremos una partida que se adecúe al cien por cien a lo que queramos en ese momento dadas las múltiples opciones de personalización que tenemos.

A pesar de no ser la categoría más realista ni la más fiel en cuanto a simulación pura, los karts son realmente vibrantes y divertidos, dando lugar a adelantamientos y carreras espectaculares y repletos de adrenalina. También es realmente divertido coger un coche americano y correr por California Highway sintiendo la libertad de sus carreteras y con el mar como telón de fondo.

Para quienes seáis completistas, este juego es un auténtico reto y nos propone unos logros realmente complicados y que nos tendrán muchas horas pegados a la pantalla. Uno de estos logros, muy cachondo por parte de los desarrolladores, consiste en completar una carrera de 24 horas en tiempo real y nos anima, con cierta sorna, a retransmitirla en directo para nuestros amigos. Estos detalles añaden algo de vida a quienes queráis desbloquear todo, pero al usuario medio puede parecerle algo tedioso y que empaña innecesariamente el minimalismo de la experiencia.

project-cars-(3)

Una vez a los mandos, Project CARS es muy realista, en especial para quienes venimos de Forza Motorsport, llegando a parecer otro mundo. El feeling con el juego cuando aprendemos medianamente a manejar los diferentes coches es una exquisitez y es plenamente satisfactorio tanto para los puristas del motor como para quienes buscan algo más accesible y juegan con algunas ayudas activadas, aunque igualmente sigue siendo complicado de conducir. No así su IA en ocasiones, que es configurable en una escala de 0 a 100. Por defecto viene en 80 y no será muy difícil ganar carreras a nada que pilotemos bien en 70 ó 75.

Al tratarse de un simulador de conducción, debemos atender a los reglajes, que si bien aparecen explicados correctamente para las personas iniciadas en los simuladores, no será hasta que probemos múltiples configuraciones en la propia pista hasta que aprendamos qué le viene mejor a cada coche en cada circuito y con unas determinadas condiciones climáticas. El ensayo y error, por tanto, es necesario. Por contra, se echa en falta algo de personalización, siquiera estética, en los bólidos. Podemos elegir algunas pinturas y elementos decorativos predeterminados, pero la estética original de cada vehículo resulta inamovible.

project-cars-(1)

Para quienes dispongáis de un volante, debéis saber que el juego cambia completamente y que, incluso si no llegó a convenceros en su momento la experiencia con un mando entre las manos, un buen volante podría alterar por completo esta percepción. Con volante, la diversión viene de controlar un coche más que de simular las carreras y la vida de un piloto. Puedes ponerte un circuito y un coche que te guste y pasarte la tarde tú sólo dando vueltas porque resulta divertido y puede ser que estas sensaciones no se alcancen de la misma manera jugando con un mando.

Si configurar Project CARS para correr con un mando y estar cómodos al cien por cien con lo que hacemos puede resultar un poco lío, con volante esto se multiplica, llegando a sentir que hemos tirado el dinero en un buen volante para no obtener un resultado plenamente satisfactorio. Para evitar esto, resulta necesario hacer una configuración básica y específica para cada vehículo y no una general, ya que son varios los aspectos a configurar y no sirven de un modelo a otro. Hablamos de entre unos 15 y 25 parámetros a configurar para cada coche de forma independiente. Si bien puede parecer excesivamente pesado y complejo, poder elegir qué coches utilizamos frecuentemente para competir nos facilita la labor, siempre y cuando la acompañemos de búsqueda en foros para ilustrarnos de qué configuraciones son más recomendables, puesto que en un primer momento el juego no muestra demasiadas facilidades para lograr esa configuración óptima con la que el juego se vuelve una verdadera gozada.

Por otro lado, y al contrario de lo que sucede, por ejemplo, en la saga Forza Motorsport, la curva de dificultad es muchísimo más llevadera con volante, pudiendo ser decentes en un primer momento, mientras que con un mando requiere de un proceso de adaptación previo a cada vehículo para extraer las máximas prestaciones.

project-cars-(4)

A nivel audiovisual, Project CARS es un portento. Sin paliativos. Si bien destacan sobremanera la iluminación a las diferentes horas del día y la noche, así como las bondades de los efectos climatológicos. En especial, el juego destaca con condiciones climatológicas adversas, dando lugar a estampas impresionantes con los bólidos corriendo bajo la lluvia y las gotas de agua abarrotando el circuito y haciendo trabajar los parabrisas. También es muy espectacular la noche, reduciendo mucho la visibilidad que tenemos para trazar las curvas y obligándonos a activar todos nuestros sentidos. Visualmente observamos algunas carencias en texturas como el asfalto o los decorados, que no están todo lo bien que desearíamos. En Xbox One, la resolución es de 900p y la tasa de imágenes por segundo de 60, como en PS4, pero no está bloqueada y en algunos momentos muy puntuales puede que baje de esa cifra. Si a nivel visual Project CARS es un portento, a nivel sonoro no se queda corto, pero es algo más irregular. El sonido ambiental y de los motores es muy poderoso, siendo además lo único que escucharemos durante las carreras. Pero el sonido de los neumáticos no siempre está a la altura, por lo que no podremos extraer todas las sensaciones que nos gustaría de las ruedas de nuestro bólido al trazar algunas curvas. En los menús hay algunos temas que están bien, sin más, y acompañan nuestra experiencia, pero donde luce en todo su explendor es durante las carreras.

Las físicas y el motor de daños y colisiones funcionan correctamente tanto a nivel visual como a nivel procedimental, pudiendo un fallo mecánico dar al traste con nuestras aspiraciones a escasos metros de la línea de meta.

project-cars-(2)

Las cámaras que tendremos a nuestra disposición irán desde la típica en la que vemos el vehículo completo a una en la que nos sentiremos dentro del casco del piloto, tal vez la más espectacular de Project CARS. El tratamiento de los interiores de los vehículos es muy bueno y fidedigno. Como novedad, hay una cámara ubicada encima del techo de los vehículos, pero podría decirse que pasa sin pena ni gloria. El HUD también es personalizable y podremos configurar qué queremos ver en pantalla, un retrovisor, la telemetría en tiempo real…

Si bien ni la resolución ni la tasa de imágenes por segundo suponen un grave problema para la experiencia, en demasiadas ocasiones los tiempos de carga se volverán exasperantes. Es una lástima que los chicos de Slightly Mad Studios no hayan podido o sabido corregir esto, al menos en la versión de Xbox One, que es la que nos acontece.

project-cars-(5)

Project CARS es grande por la cantidad y la calidad de contenido que nos ofrece. Por ese ‘CARS’ que nos recuerda que estamos ante un simulador de conducción asistido por la comunidad, por el mimo que se aprecia en su desarrollo, por las múltiples opciones de personalización que hacen que una carrera nunca vaya a ser igual que la anterior, pero tampoco a parecerlo. Iluminación, efectos climáticos, físicas… todo raya a gran nivel, ofreciéndonos en conjunto una experiencia sobresaliente y plenamente satisfactoria para un rango de usuarios muy elevado. Es perfectamente posible rodar rápido si jugamos con mando, y perfectamente disfrutable también. Hay que reseñar la inmersión que otorgan los gatillos del mando de Xbox One a la experiencia, con su propia vibración, que hacen que las primeras horas con Project CARS sintamos cómo cae el pie sobre el pedal de freno al tiempo que el coche va aminorando su velocidad o cómo forzamos la dirección y las ruedas en las curvas acelerando más de la cuenta para salir con la maor velocidad. En Project CARS cada adelantamiento nos va a parecer espectacular y cada piano supone una pesadilla para nuestras aspiraciones, pero la satisfacción de terminar una carrera de un elevado número de vueltas y haber sudado la gota gorda con una IA que no admite errores, es plena.

Si recomendar Project CARS a cualquier amante de la conducción era poco menos que obligatorio, este Project CARS Game Of The Year Edition nos da muchos más motivos en forma de contenido descargable para recomendar su compra. En formato físico, además, dicho contenido está incluído en el propio disco.

Project CARS Game of the Year Edition

Project CARS Game of the Year Edition
9

Gráficos

9/10

    Sonido

    9/10

      Jugabilidad

      10/10

        Diversión

        9/10

          Duración

          9/10

            Online

            9/10

              Lo mejor

              • Climatología variable
              • Gráficamente impresiona
              • Número de coches y de pistas que incluye esta edición
              • Personalización y libertad a la hora de configurar nuestras partidas

              Lo peor

              • Falta de campeonatos personalizados
              • Falta de personalización en vehículos
              • La resolución en Xbox One no está a la altura de las otras versiones
              • Los tiempos de carga se hacen demasiado pesados

              Autor entrada: CristGarciaFdez