Atari y la gran competicion de Swordquest

Corría el año 1982 y Atari se propuso a crear una serie de videojuegos (4 para ser exactos) llamados “Swordwquest“, que intentaban seducir a sus fanáticos con ingenio, cómics y posters mucho mejor logrados que el juego al que acompañaban. Cada videojuego estaba basado en los antiguos elementos del cosmos: tierra, fuego, agua y aire (en el orden en el que salieron) y consistían en el que el jugador debía atravesar diferentes habitaciones recolectando objetos, los cuales, al ser depositados en un orden específico y en un lugar especial, brindaban una pista compuesta por dos números, que correspondía a una página y a una viñeta del cómic que acompañaba el cartucho, las personas debían acudir a aquel recuadro para encontrar una palabra oculta que le permitía participar por un lugar en un torneo realizado en las oficinas centrales de Atari. Allí competirían junto con otros jugadores, para encontrar la mayor cantidad de pistas en una versión especialmente diseñada para el concurso y así ganar los premios de cada juego valorados en 25.000 dólares (63.000 en la actualidad).

El primero de todos es Sworquest: Earthworld que contaba una historia cuya estructura se basaba en los signos del zodiaco, y su premio era una joya de oro de 18 quilates, con 12 diamantes y 12 piedras preciosas que representaban los 12 signos zodiacales y una pequeña espada de oro blanco en su frente.

En febrero de 1983 apareció el segundo juego: Sworquest: Fireworld, con una estructura basada en el árbol de la vida, cuyo tesoro final era un cáliz hecho de oro y platino, con rubíes, zafiros y hasta diamantes

Sworquest-gameplay

La tercera parte (sacada en el mismo año) Sworquest: Waterworld, estaba basada en los siete centros del chakra, y su premio era una corona de oro con incrustaciones de piedras preciosas. Debido a la crisis de los videojuegos pocas copias fueron puestas a la venta y solo por correo, convirtiéndose en una joya para coleccionistas. Por si fuera poco, se canceló el concurso y los finalistas recibieron una compensación económica.

Por último, Sworquest: Airworld, que por mala suerte no pudo salir a la luz debido a la crisis. Estaría basado en el I Ching, , una de las obras escritas más antiguas de China y que mezcla adivinación y geometría. El premio previsto era una “piedra filosofal” hecha de jade, entregada en una magnífica caja de oro, con piedras incrustadas, pero como nunca se realizó este concurso y nada se sabe del destino de aquellos premios.

Pero lo peor no era que no conseguirían la corona o “la piedra filosofal” sino que nadie conseguiría el premio mayor: la “Espada del Último Conjuro”,  una espada con mango de oro y hoja de plata e incrustaciones valorada en 50.000 dólares (126.000 dólares en la actualidad). Como no se lograron concretar estas últimas competiciones, empezaron a aparecer varias leyendas urbanas que comenzaron a circular por entre los fanáticos de la serie. Algunos dicen que fueron fundidas o incluso empeñadas para asumir costes, algunos que se los quedo Warner Bros, pues recordemos que durante un tiempo Atari fue subsidiaria de ésta y otros, quizás la teoría más plausible, que fue Jack Tramiel (fundador de Commodore y Atari Corporation) quién se quedó los premios. Al comprar la empresa, se hizo con todo lo que había en las oficinas y se rumorea que este hombre los tenía como decoración en su casa.

[envira-gallery id=”15641″]

De ser mito o realidad ya no importa, lo importante es que Sworquest no solo repartió verdadera diversión para sus fanáticos sino que sirvió como ejemplo de que este medio puede dar mucho más hasta al punto de traernos grandes aventuras que aun pasando los años quedan atrapadas en la mente de los jugadores que disfrutaron y jugaron este juego y que ya formar parte de la historia.

Autor entrada: Birador Tomás