Quantum Break

Desarrollador: Remedy Entertainment
Distribuidor: Microsoft Studios
Plataformas disponibles: PC, Xbox One
Versión analizada: Xbox One
Fecha de lanzamiento: 5 de Abril de 2016
Textos/Voces: Español/Inglés

Le decía Cersei Lannister en Juego de Tronos a Meñique, el personaje caracterizado por Aidan Gillen y que también da vida a Paul Serene en la experiencia que nos ocupa, que “el poder es el poder”. Con Quantum Break nos encontramos ante una experiencia poderosa. Porque quiere serlo, porque puede serlo y porque sabe serlo. Y hablamos de ‘experiencia’ y no de ‘videojuego’ porque los altos valores de producción de la serie que va incluída dentro del videojuego nos impiden obviarla.

A nadie se le escapa la seducción que entraña para los seres humanos la mera suposición de poder controlar el tiempo. Como dice uno de los muchos coleccionables que nos encontraremos a lo largo de esta aventura, fundamentales para comprender la historia y su universo en todo su explendor, “el tiempo es el fuego”. En toda la amplitud y el significante de la palabra. El tiempo, el poder de controlar el tiempo a nuestro antojo, dentro de los límites que el propio tiempo nos impone, es fuego. Nos consume lenta y dolorosamente según vamos sumergiéndonos de lleno en él.

Quantum-Break-(2)

Quantum Break no es una experiencia que nos vaya a ocupar muchas horas ni entraña una dificultad demasiado elevada. Es accesible en todo momento, porque quiere que sigas avanzando en su historia. Pone facilidades para encontrar los coleccionables, si se quieren encontrar. Para ver la serie, si se quiere ver. Es inmersivo y está desarrollado para serlo, pero si queremos ir al grano, si queremos ver la presentación, el nudo (nudos en este caso, luego hablaremos con más detalle de los mismos) y el desenlace de esta historia, podemos sin ningún tipo de traba.

Somos Jack Joyce y un viejo amigo nos cita en la Universidad a altas horas de la madrugada. No tenemos trato con la poca familia que nos queda, ni planes mejores, así que nos aventuramos a ver qué tiene que contarnos Paul Serene, y en adelante viviremos unas horas cruciales para el destino de la Tierra tras la fractura del tiempo en medio de un conflicto de intereses empresariales y afrentas personales. En medio de estas rencillas, Jack Joyce va adquiriendo una serie de poderes muy divertidos de manejar y cuyos efectos están muy logrados. Este apartado está muy trabajado y se nota fresco. Resulta un claro acierto, polémica mediante, el sistema de coberturas automáticas que aportan dinamismo en las escenas de acción y tiroteos y no convertirlo en un mero toma y daca de coberturas. Está desarrollado para que utilicemos al 100% los poderes temporales de Jack y alterar el tiempo a nuestro favor. Es la fortaleza jugable del título y la fortaleza de Jack frente a sus adversarios en dichas escenas de acción.

Video Thumbnail
Quantum Break - Poderes en acción

Retomando el nudo, los actos se componen de diversas escenas jugables y de vídeo tras las cuales tomamos el control de Paul Serene, que viene a ser ‘el malo’ de la historia, y en función de todo lo que hayamos explorado los escenarios y de la decisión que tomemos, el capítulo narrativo de la serie variará de una u otra forma, además del desarrollo jugable a posteriori. No quiero entrar en más detalles para evitar ningún tipo de spoiler, pero las decisiones, aunque puedan parecer de postín, importan.

En Quantum Break jugamos con ‘el bueno’, ejecutamos con ‘el malo’ y nos sentamos a ver un capítulo de unos 20 minutos de duración con nuestras decisiones.

Entrando en mayor detalle sobre las decisiones, manejar a Paul Serene es todo un puntazo. En muchos sentidos. Venimos de controlar a Jack Joyce y estamos acostumbrados a que, cuando somos protagonistas de un videojuego, estamos del lado de ‘los buenos’. Es decir, la empatía que desarrolles hacia el protagonista y su entorno acaba influyendo en cierto modo en las decisiones que tomas cuando encarnas el papel de malo. Además, justo antes de tomar estas decisiones podemos anticipar las mismas y ver en palabras del propio Serene las consecuencias que acarrearía tomar una u otra decisión. La primera decisión que tenemos que tomar resulta bastante dura, sobre todo si con Jack has recogido los coleccionables previamente. Es curioso ver cómo lo que sabemos de jugar con el protagonista puede hacernos tomar una u otra decisión.

Tras cada decisión vemos qué ha hecho la comunidad y qué han hecho nuestros amigos en la misma tesitura, al estilo de Telltale Games y sus aventuras gráficas modernas.

Quantum Break (1)

A nivel visual, y aparcando las polémicas surgidas en torno a la tasa de frames por segundo y la resolución, demasiado habituales en la industria, la iluminación y los efectos visuales y lumínicos rayan a gran nivel. Además, no dejan de sorprender los altísimos valores de producción que hay tras la serie de imagen real para hablar del acompañamiento de un videojuego, lo que hace que hablemos, de nuevo, de ‘experiencia’.

Las brechas temporales son, sencillamente, espectaculares. Sumergen más aún en el mundo y aportan cierto dinamismo a la experiencia. Realmente llegamos a sentir que el tiempo y su control son poder. Además, durante las mismas se producen algunos de los tiroteos más complicados, contra enemigos que tienen mochilas que les permiten moverse en dichas brechas temporales, lo que elimina la ventaja que tenemos al usar nuestros poderes en el resto de escenas de acción.

Quantum-Break-(5)

No obstante, las escenas de acción y las brechas temporales escasean y pueden hacer que la experiencia parezca corta si no paramos a empaparnos de los coleccionables que están repartidos por los escenarios en el camino de un punto ‘A’ a un punto ‘B’. Esto no es necesariamente malo, pero puede llevar a equívocos si no sabemos qué tipo de juego es el que tenemos entre manos. Quantum Break no es un juego para todos los gustos, a pesar de que sus escenas de acción sí que puedan gustar a todo el mundo. Es un juego que para disfrutar de forma satisfactoria requiere de dedicación, puesto que en partidas cortas podemos pasarnos 10, 15 e incluso 20 minutos leyendo coleccionables entre escena y escena de acción o tomando una decisión y viendo un episodio de imagen real. Como experiencia transmedia funciona y es sugerente, por novedoso. Pero como videojuego de acción en tercera persona puede defraudar.

No faltan los guiños a Alan Wake o al pasado como X-Men del actor que da vida al protagonista de esta obra, dando muestra de que si Remedy tiene aficionados detrás de sus obras es porque sabe complacerles.

Para aportar cierta variedad al conjunto entre conversación, cinemática o tiroteo, hay pequeños puzzles que resolveremos con la ayuda de nuestros poderes temporales. Son sencillos, pero aportan cierta variedad.

Quantum-Break-(3)

Una de las cosas más reprochables es la falta de subtítulos en algunas cintas y radios que empañan la redondez del lore de este Quantum Break. Las voces gozan de un gran nivel pese a no venir doblado y los subtítulos, a diferencia de otros videojuegos que ponen la letra excesivamente pequeña, se pueden seguir de forma más o menos cómoda. Pero empañan la experiencia. Aún así, para quienes no quieran leer, está el doblaje en latino. Algo es algo…

Podríamos decir que Quantum Break es irregular como juego de acción en tercera persona por el ritmo irregular que la trama que nos acontece obliga a seguir, pero como experiencia transmedia es fascinante. Tal y como dice el lema principal del juego, el tiempo es poder y vemos cómo los personajes y los diferentes intereses personales de cada uno se disputan el poder por el control del tiempo, que no es, nada más y nada menos, que el control del futuro. No faltan las referencias filosóficas al destino o al control y la incapacidad de control sobre el tiempo que los seres humanos tenemos, repitiendo ciertas consignas a lo largo de la trama. Ni tampoco los flashbacks y viajes en el tiempo. Como historia, sus personajes destacan por estar bien elaborados, en especial los de Monarch, y a esto ayudan los capítulos de imagen real, a profundizar en sus vidas y en los intereses que mueven sus acciones.

Quantum Break (2)

Cuando terminamos Quantum Break, sabemos que tarde o temprano volveremos a él. Volveremos para ver cómo habría afectado a la trama tomar una u otra decisión. Y volveremos para poder disfrutar de nuevo de unos poderes muy bien implementados en los tiroteos. De verdad, da gusto hacer combinaciones entre poderes en las escenas de acción y que todo salga bien. La coralidad visual y jugable que ofrecen es algo de lo más positivo y placentero.

La duración, que podría ser un aspecto que echase para atrás a algunas personas, es de unas 15 horas si lo jugamos tranquilamente, explorando los escenarios para recoger los coleccionables y en la dificultad más alta. Si a esto le sumamos una segunda partida, aunque sea más rápida, para ver diferentes consecuencias en función de las decisiones, ésta sube a unas 25 horas, duración nada desdeñable.

En una experiencia que basa todo al interés que mostremos en su historia y en el mundo que nos ofrece, es decir, que nos pide que le cedamos partes de nuestro tiempo para explorarla en toda su extensión, se agradece que lo que en otros videojuegos son meros coleccionables aquí puedan trastocar decisiones narrativas. Aún así, el ritmo que mantiene la aventura si obviamos estos coleccionables es sensiblemente superior y la experiencia mucho más disfrutable, sobre todo para quienes no quieren estar leyendo constantemente.

Quantum-Break-(4)

Quantum Break es una experiencia que no defraudará a los fans de Remedy por las reiteradas alusiones al mundo de Alan Wake, así como por el buen trato a la narrativa que caracteriza a esta desarrolladora. Tampoco defraudará a quien busque un exclusivo de Xbox One o Windows 10 que esté a la altura de las expectativas, pero sí a quien busque un juego de acción en tercera persona y no una historia con una profunda carga narrativa que, en algunos momentos, nos deja disfrutar de unas buenísimas mecánicas jugables.

Quantum Break

Quantum Break
82

Gráficos

9/10

    Sonido

    8/10

      Jugabilidad

      8/10

        Diversión

        8/10

          Duración

          8/10

            Lo mejor

            • Buena y diferente historia.
            • Gráficos impresionantes.
            • Los poderes de Jack Joyce.
            • Los viajes temporales.

            Lo peor

            • El doblaje. La falta del mismo, vaya.
            • La duración si no recoges los coleccionables (lo cual empaña la historia al mismo tiempo).
            • No todos los personajes son igual de profundos.
            • Ritmo algo irregular.

            Autor entrada: CristGarciaFdez