DiRT Rally

Desarrollador: Codemasters
Distribuidor: Codemasters
Plataformas disponibles: PC. Playstation 4 y Xbox One (5 abril 2016)
Versión analizada: PC
Fecha de lanzamiento: 7 de diciembre de 2015
Textos/Voces: Español/Español

El anuncio repentino de DiRT Rally fue una sopresa para todos cuando, sin esperarlo, Codemasters anunció el juego y su disponibilidad inmediata en el Acceso Anticipado de Steam, así, los jugadores podían probar el juego nada más anunciarse y, además, apoyar a la desarrolladora para evolucionar el juego. La base del juego en aquel lanzamiento prematuro ya era muy buena y durante estos meses Codemasters se ha centrado en pulir algunos elementos y en añadir contenido. Casi con el mismo factor sorpresa del anuncio inicial, llegó el anuncio de las versiones para consola y la confirmación de que la versión de PC estaba terminada. ¿Qué ha cambiado desde aquel avance de una versión temprana? Pues, la verdad, quitando el contenido, no demasiado. ¿Malo? Pues no, de hecho ya os podemos adelantar que estamos ante el mejor juego de rallies jamás creado.

La afirmación puede parecer muy pretenciosa, más después de las últimas entregas de la saga DiRT, que fueron bastante decepcionantes y, lo que quizá sea peor, no tenían nada que ver con los míticos Colin McRae Rally, también de Codemasters y verdaderos precursores de DiRT. Por suerte Codemasters parece haberse dado cuenta de su ¿error? y ha vuelto a la senda que la llevó a la gloria en la época de la primera Playstation: puro rally. Todos los títulos de Codemasters se han caracterizado por un equilibrio entre la simulación y la diversión aunque sin ser, ni mucho menos un simulador. Este equilibrio se vio truncado con el paso de Colin McRae Rally a DiRT, con una excesiva apuesta por la espectacularidad en detrimento de la simulación, e incluso, de la diversión.

DiRT-Rally-(11)

Que nadie se espere un Richard Burns Rally, Codemasters sigue sin dedicarse a los simuladores puros y, visto lo visto, no lo necesita para realizar un título exigente y fiel a las sensaciones de un rally como tal. De hecho, el control y el sistema de físicas están simplificados. No veremos reacciones bruscas de los vehículos debido al exceso de potencia ni tampoco será excesivamente complicado marcarnos un derrape en una horquilla. Incluso vemos un sistema de físicas poco ambicioso, especialmente debido al poco peso de los coches (más acusado en los numerosos accidentes) y a la simplificación del mismo. Este apartado, al igual que otros apartados del juego, cuenta con algunos “trucos” que disimulan ciertas carencias pero que en ningún caso enturbian la experiencia, es más, en cuanto al control, precisamente estos trucos son los que hacen que el juego sea tan divertido a la vez que exigente y difícil. Así, el coche responde a nuestras instrucciones (bien sea con volante o con mando) a la perfección y de forma ágil. Por supuesto, es más que recomendable el uso de un buen volante, principalmente para alcanzar el grado de precisión necesario para superar los tramos. En curvas cerradas no echaremos tanto de menos el volante si jugamos con mando pero sí tendremos más dificultades en curvas rápidas. Además, el Force Feedback ayuda a sentir la pista aunque, a decir verdad, echamos en falta algo más de intensidad del mismo, al igual que ocurre con la vibración del mando. Para los que tengan dudas, el juego es perfectamente jugable y disfrutable con mando pero aumenta mucho la ya alta, casi excesiva, dificultad del juego.

DiRT-Rally-(1)

Veamos, si el control está simplificado y no es simulador puro, ¿por qué tanta dificultad? La “culpa” la tienen los trazados de los distintos tramos. Codemasters ha hecho todo lo posible porque los trazados del juego sean todo un reto para el jugador y podemos dar fe de que lo ha conseguido. La razón principal es simple y es la poca anchura de las pistas, lo que hace que cualquier error termine con un accidente. Además, los pilotos rivales precisamente no nos esperan sino que marcan tiempazos etapa tras etapa. Sin duda los tramos son los grandes protagonistas del juego, tanto por parte positiva como por la parte negativa. El diseño de los mismos es espectacular y ponen a prueba al jugador, de ahí que el control esté simplificado y, de camino, el sistema de daños, ya que resulta complicado dejar inservible el coche por mucho que lo maltratemos. Por otra parte, los distintos rallies están bien diferenciados y notamos diferencias significativas entre los distintos tipos de terreno, bien sea asfalto, tierra o nieve en cuanto a conducción. De igual forma ocurre con los efectos climatológicos, que cambian por completo la pista, aunque más de forma estética que en cuanto a conducción realmente. Codemasters no se ha conformado con rally puro sino que también ha incluido otras disciplinas como Hillclimb (subidas) o Rallycross, competición de la que incluso cuenta con licencia oficial del campeonato de la FIA. Estas competiciones tienen sus propias reglas y vehículos diferenciados del resto, especialmente los vehículos de Pikes Peak, que cuentan con una gran aceleración y con el “nervio” que se echa de menos en el resto de vehículos. Pinta bien… hasta que entramos en números.

A muchos sorprendió el repentino lanzamiento de la versión final y es que, a pesar de añadir un rally nuevo en las última actualización, las cifras resultan algo pobres. DiRT Rally solo cuenta con 6 rallies: Montecarlo, Grecia, Gales, Alemania, Finlandia y Suecia. El número de tramos asciende a unos 70, que como número no está nada mal pero si profundizamos mucho más vemos que muchos son repeticiones, uniones de otros o simplemente los mismo invertidos por lo que la cifra se antoja algo escasa en realidad. El hecho de incluir otras competiciones como Hillclimb y Rallycross no aumenta mucho la cifra, ya que en subidas solo tenemos Pikes Peak y en cuanto a Rallycross únicamente 3 circuitos. En cuanto a vehículos tenemos 39 coches repartidos en distintas categorías. Estas categorías se agrupan en décadas por lo general aunque también tenemos otras categorías como Grupo B. Las categorías suelen contar con solo 3 o 4 coches de media aunque, al menos, están bastante diferenciados entre sí en cuando a manejo.

DiRT-Rally-(6)

Si entramos en materia vemos que, sorprendentemente, el modo “Trayectoria profesional” destaca entre el resto. Aquí se agrupan los distintos campeonatos (Rally, Hillclimb y Rallycross). Todos sigues una estructura parecida aunque, lógicamente, el principal es el Rally. Por supuesto tendremos que correr los distintos rallies y llegar a lo más alto en todos, nada que no hayamos visto antes. Eso sí, al final de una temporada no recibiremos ofertas de otros equipos sino que el avance se realiza mediante los créditos que vamos ganando, con ese dinero podemos comprar vehículos de otras categorías para correr el campeonato correspondiente (incluyendo el acceso a Hillclimb y Rallycross). De este dinero hay que descontar las reparaciones pertinentes a final de cada rally. Durante el mismo, las reparaciones se realizan en el parque de asistencia después de un número determinado de etapas (normalmente 2). Aquí, tenemos que repartir el tiempo disponible entre las piezas afectas. A esta parte afecta la gestión del equipo, ya que podemos incorporar ingenieros a sueldo para mejorar este tiempo de reparación. Por supuesto también podemos correr rallies sueltos a nuestro gusto. En cuanto a modos online la cosa anda algo más floja. Las pruebas JCJ nos permiten enfrentarnos a otros jugadores de forma directa en pruebas de Rallycross. Si optamos por luchar contra otros cronos tenemos las pruebas online, que variando regularmente y que, además, nos reportarán créditos extra en función del tiempo y las ligas, que podemos crear o unirnos a una existente para correr contra los tiempos del resto de miembros.

DiRT-Rally-(9)

Gráficamente volvemos a ver que Codemasters he empleado algunos “trucos” aunque el resultado, como prácticamente todo el juego, es sobresaliente (podéis echar un ojo a la capturas, son propias). Los modelados de los coches resultan algo simples y tampoco vemos efectos destacados o un motor de iluminación espectacular. DiRT Rally se basa en la solidez y desde luego el apartado técnico no es menos. Los entornos resultan espectaculares y la distancia de dibujado es bastante amplia. Además, la versión de PC cuenta con una gran optimización, no siendo necesario un PC excesivamente potente para disfrutarlo a 1080p y los ansiados 60 fps. El apartado sonoro se puede diferenciar fácilmente entre sonido del juego y el copiloto. Este último está doblado al español aunque notamos falta de intensidad y de saber transmitir emociones al jugador y no quedar únicamente como un transcriptor de órdenes. El resto de sonidos, eso sí, rayan a un gran nivel, especialmente el sonido de los vehículos, muy contundente.

Los Reyes Magos todavía están de camino pero los amantes de los rallies ya tienen un regalo anticipado. Un juego divertido, tremendamente exigente (como no podía ser menos en esta disciplina) y que consigue entrar con los ojos. Todo lo que en su día fue Colin McRae Rally pero adaptado a los tiempos que corren. Tiene sus defectos pero muchos parecen, incluso, “provocados” para conseguir que otros apartados sobresalgan. Se echa en falta más contenido, pero eso no impide que estemos ante el mejor juego de rally jamás desarrollado.

DiRT Rally

DiRT Rally
84.166666666667

Gráficos

9/10

    Sonido

    9/10

      Jugabilidad

      10/10

        Diversión

        9/10

          Online

          7/10

            Duración

            8/10

              Lo mejor

              • Recupera el espíritu de Colin McRae Rally
              • Excelente jugabilidad
              • Sensaciones al volante
              • Exigente como pocos

              Lo peor

              • Contenido algo escaso
              • En online no está bien aprovechado
              • Motor físico

              Autor entrada: BigBoss_