WRC 5

Desarrollador: Kylotonn Games
Distribuidor: BadLand Games
Plataformas disponibles: PS3, PS4, PS Vita, X360, Xbox One, PC
Versión analizada: PC
Fecha de lanzamiento: 9 de Octubre de 2015
Textos/Voces: Español/Español

Milestone había sido la encargada de dar forma al título oficial del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA en los últimos años aunque para este año decidió pasar el testigo a un estudio novato por estos lares como el estudio francés Kylotonn Games (Milestone está desarrollando Sébastien Loeb Rally Evo, que llega a finales de enero), que, aunque no son unos novatos en cuanto a desarrollo (cuentan con unos 25 títulos en su curriculum), es su primera gran licencia. Las bases del juego son las mismas que en anteriores entregas aunque, lógicamente, se nota el cambio de desarrollador.

Hace años que, por desgracia, el Rally dejó de estar en primera línea en cuando afición y videojuegos. Lejos quedan los años gloriosos con Colin McRae Rally, V-Rally e incluso Sega Rally o la compra por parte de Sony de la licencia del campeonato en exclusiva (títulos que fueron desarrollados por Evolution Studios). De hecho, la popularidad de la competición ha ido cayendo en los últimos años con marcas míticas que han dejado de competir (imposible olvidar los míticos duelos entre el Subaru Impreza y el Mitsubishi Lancer de los 90, ambas fuera del campeonato junto con Seat, Peugeot o Toyota, por ejemplo) y, especialmente, falta de competitividad. Gran parte de “culpa” la tiene Sébastien Loeb y sus 9 campeonatos consecutivos casi sin oposición.

WRC-5-(4)
La saga WRC siempre ha apostado más por el espectáculo que por la simulación y esa seña de identidad no se ha perdido con el nuevo estudio. WRC 5 sigue siendo un juego simple en su manejo, facilitando que todos los jugadores sean capaces de ser rápidos en las sinuosas y estrechas pistas del juego. Además, ninguna entrega se ha caracterizado por un apartado técnico de infarto ni una gran cantidad de opciones y sí, todo eso sigue aquí, incluyendo la sensación de que le falta “algo” para despegar del todo. Incluso, como suele ser habitual, a pesar de que el año pasado no hubo título de WRC, el juego llega tarde, con el campeonato ya decidido en favor de Sébastien Ogier por tercer año consecutivo. Dicho así probablemente se quiten las ganas de seguir leyendo pero falta algo muy importante: WRC 5 es divertido.

Como en todo buen juego de conducción hay que diferenciar enormemente entre el manejo con mando y con volante. Con el primero sí es cierto que nos encontramos ante un título excesivamente plano. El control responde bien y permite correr con la suficiente confianza como para marcar tiempos decentes pero, por otra parte, se pierde gran parte del encanto de un juego de rallies debido a la excesiva facilidad con la que se manejan los vehículos. Desde luego los jugadores más novatos quedarán encantados con el estilo de conducción ya que les permite disfrutar de los numerosos tramos del juego sin demasiada dificultad pero a los más expertos, incluso con todas las ayudas desactivadas, les sabrá a muy poco. Pero todo buen jugador experto en títulos de conducción que se precie tendrá un buen volante, probablemente uno de gama media/alta y es aquí donde WRC 5 saca lo mejor de sí. El manejo con volante cambia completamente el juego respeto a lo visto con mando. Sí, sigue siendo muy sencillo y la apuesta por el espectáculo y la diversión siguen presentes pero el volante permite una conducción mucho más efectiva y real. El Force Feedback está correctamente implementando y permite sentir en nuestras manos cada bache o salto. Lo hemos probado con un Thrustmaster T300 RS y el resultado es muy satisfactorio, siempre teniendo en cuenta que es un título arcade. Sin duda el manejo con volante es lo mejor del título, donde prima la velocidad de reacción sobre la habilidad en muchos casos.

WRC-5-(10)
El motor físico del juego mantiene la línea arcade del resto del título. Es necesario el contravolante para ser rápidos así como el uso del freno de mano aunque, por lo general, tendremos controlado el vehículo en todo momento, salvo quizá algún trompo en raras ocasiones o, algo más habitual, una curva cerrada que nos pilla de imprevisto, bien por no verla a tiempo o por no poder escuchar al copiloto. Sí, el sistema de daños es capaz de dejarnos sin escuchar a nuestro copiloto, a pesar de que está sentado a pocos centímetros. Más allá del ridículo sistema de daños para la radio, el resto de daños resultan más correctos, incluyendo el tiempo limitado de reparación entre día y día de competición (ojo, no entre etapa). Los accidentes, a pesar de la simpleza del control, serán una constante y, siempre que tengamos activado el sistema de daños (algo que debería ser obligatorio), éstos se comportan de forma correcta, sin más. Esto se debe a que los daños menores apenas tendrán repercusión en la conducción hasta que se vuelvan graves y entonces, de repente, los notaremos. Es un sistema algo extraño ya que podemos pasar de tener el vehículo como nuevo (a pesar de estar en naranja) en cuanto a manejo y al más mínimo toque o incluso en algún salto ver que algo deja de funcionar. Por otra parte, el sistema castiga mucho los accidentes graves, que no llevarán a intentar llegar a duras penas a meta o incluso a tener que abandonar, incluso es posible que el motor quede afectado y podamos andar unos kilómetros antes de que caiga fulminado, con el consiguiente abandono… o rebobinado. Pues sí, los dichosos rebobinados están presentes también (aunque es en cierto modo entendible al tratarse de un arcade). Por suerte habrá un número limitado de ellos (así como de reinicios) y, no solo eso, sino que no es un rebobinado al uso sino que nos lleva al último punto de control. Así, se evita en parte la ventaja del rebobinado y el sistema sigue castigando los errores, además, al rebobinar el coche volverá a aparecer parado, con la consiguiente pérdida de tiempo. Todo un acierto.

WRC-5-(1)
Por desgracia, la emoción que se consigue con el manejo tan arcade y espectacular y el sistema de daños se pierde debido a la inexistente IA de los rivales. Está claro que es un juego de rally puro y eso quiere decir que no hay rivales en pista, al menos a la vez que nosotros, pero el juego usa esto para falsear los tiempos de una forma ridícula. Da igual la dificultad que pongamos (varía el número de rebobinados y de reinicios, eso sí) y casi la velocidad a la que vayamos ya que solo hay dos opciones: ganar la etapa por una diferencia que suele rondar el segundo o, si nos hemos estrellado 8 veces, quedar últimos… por la misma diferencia de tiempo que si nos hubiéramos estrellado 80. Hemos probado varias combinaciones de tiempo y sí, el juego falsea los tiempos de forma incomprensible. Nos gusta mucho más el sistema clásico, de mostrar el tiempo parcial en cada punto de control para saber si toca apretar más o apretar menos aunque también nos vale el sistema de contar solo el tiempo al final pero de una forma no tan artificial.

Por supuesto, tenemos disponibles todos los vehículos del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA así como los rallies. No solo se incluye la categoría reina sino que están disponibles WRC, WRC-2 y J-WRC, lo que da lugar a un total de 51 pilotos en el juego. Además, están presentes los 13 rallies del campeonato (Montecarlo, Suecia, México, Argentina, Portugal, Cerdeña, Polonia, Finlandia, Alemania, Australia, Córcega, Cataluña y Gran Bretaña) que dan lugar a más de 70 tramos en total (con condiciones atmosféricas y cambios de hora en muchos de ellos, que no todos). El diseño de los tramos es excelente, con gran variedad dentro de los mismos, al menos en cuanto al trazado ya que los entornos resultan muy estáticos y similares entre sí.

WRC-5-(6)
Tal variedad de vehículos, pilotos y tramos, por desgracia, no está del todo bien aprovechada por los modos de juego, limitándose a ofrecer lo justo y necesario. El modo Carrera es, sin duda, el modo principal. En este modo hay “adoptar” un piloto poniendo nuestro nombre (ya que no hay editor) y comenzar desde las categorías inferiores hasta llegar a WRC (pasando obligatoriamente de J-WRC a WRC-2, sin que ningún equipo de WRC se interese por nosotros ni aunque hayamos ganado todas las carreras) y ganar el campeonato. Nada que no se haya visto antes. Más allá de este modo podemos elegir una etapa o un rally independiente para correr así como acudir a una escuela de pilotaje algo descafeinada y “sosa”. Nada más, al menos en cuanto a vertiente offline. Los modos online siguen la tónica del offline, podemos jugar una carrera en local u online contra los fantasmas de otros jugadores en tiempo real, nada más. Al menos hay algunos eventos especiales que van rotando y que pueden suponer un pequeño aliciente más en cuanto a modos de juego. Al menos así será hasta que comience el campeonato de e-sports, justo con el arranque de la temporada 2016.

El apartado técnico sigue siendo una gran lacra para la saga, a pesar del cambio del estudio. WRC 5 es un título intergeneracional y se le nota demasiado pero ni tan siquiera esto se puede considerar como “excusa” al pobre apartado técnico del que hace gala. Nos encontramos con unos modelados excesivamente simples así como con unos escenarios vacíos y estáticos, apenas nos encontraremos algún helicóptero por el tramo que, eso sí, no tiene ningún movimiento excepto el de las hélices, nada más. El sistema de iluminación resulta correcto e incluso ofrecer algunas tomas espectaculares con rayos atravesando los árboles o durante las etapas nocturnas. Árboles que, sí, son excesivamente simples. Prueba de la simpleza es la vista interior (de un total de 5 vistas), que es idéntica para todos los vehículos y en la que ni tan siquiera vemos las gotas de lluvia al pasar por un charco o con la propia lluvia o apreciamos movimiento alguno del vehículo. El apartado técnico mejora en PC (con una buena optimización, por cierto), especialmente al usar DirectX 11 aunque sigue siendo insuficiente. Algo similar ocurre en el apartado sonoro, con sonidos poco contundentes, de forma sorprendente más acusado en los vehículos WRC y con un copiloto, en ocasiones insoportable, especialmente en caso de accidente, en cuyo caso solo escucharemos un “vaya” sin ninguna entonación. Algo similar ocurre con las indicaciones, excesivamente planas y que pueden llegar a liar al jugador.

WRC-5-(5)
WRC 5 nos deja sensaciones encontradas. Por un lado el juego es divertido y tiene un buen control pero queda marcado excesivamente por el bajo presupuesto disponible y el hecho de ser el primer título en un nuevo estudio, algo muy evidente en cuanto a modos de juego y apartado técnico. Los amantes de los rallies lo disfrutarán mucho, especialmente con volante aunque la licencia podría dar mucho más de sí. Las bases son buenas, pero Kylotonn Games tiene mucho trabajo por delante para conseguir un juego de WRC a la altura.

WRC 5

WRC 5
68.333333333333

Gráficos

6/10

    Sonido

    5/10

      Jugabilidad

      8/10

        Diversión

        9/10

          Online

          7/10

            Duración

            7/10

              Lo mejor

              • Manejo con volante
              • Sistema de rebobinado
              • Variedad de tramos

              Lo peor

              • Apartado técnico
              • Sonido
              • Pocos modos de juego
              • Excesivamente arcade

              Autor entrada: BigBoss_