Pro Evolution Soccer 2016

Desarrollador: Konami
Distribuidor: Konami
Plataformas disponibles: PC, PS3, PS4, X360, Xbox One
Versión analizada: Playstation 4
Fecha de lanzamiento: 17 de septiembre de 2015 
Textos/Voces: Español/Español

¿Vuelta al cole? Para nada, septiembre es el mes del comienzo de “la guerra del fútbol”, una batalla que ya dura años y cuya lucha cada vez es más reñida. En la pasada edición Konami consiguió acercarse “peligrosamente” a la hegemonía de FIFA con un título que captaba perfectamente el fútbol pero que fallaba en su realización. Podéis echar un ojo al análisis de la pasada edición desde aquí. Eso es historia y ahora Konami vuelve a la carga con Pro Evolution Soccer 2016 que, este año sí, llega puntual a la cita y ya lo tenemos en nuestras manos.

PES 2015 dejó muy buen sabor de boca entre los aficionados al fútbol con una apuesta que recordaba, por fin, lo que fue la saga años atrás: puro fútbol y diversión. El Fox Engine comenzada a dar sus frutos y, a pesar de sus defectos, teníamos un título que por fin dejaba entrever mejoras después de unas entregas desastrosas. Este año el factor “sorpresa” no juega en favor de Konami ya que estamos ante la que es, probablemente, la edición de Pro Evolution Soccer más exigente de los últimos años, con cientos de miles de jugadores esperando el salto definitivo que llevan (llevamos) esperando desde aquel en su día irregular pero hoy añorado Pro Evolution Soccer 6, hace nada más y nada menos que 9 años.

Pro-Evolution-Soccer-2016-(10)
De primeras nos encontramos con una fachada sin grandes novedades, prácticamente calcada a la que vimos el año pasado, mismo menú, prácticamente las mismas opciones y modos de juego, nada de lo que haya que alarmarse. De nuevo vemos un sistema de pestañas con categorías. En la portada vemos a un jugador de nuestro equipo favorito de fondo y las últimas opciones que hemos seleccionado, algo muy útil para acceder a nuestros modos favoritos directamente. Pro Evolution Soccer 2016 incluye licencia oficial de las competiciones de clubes más prestigiosas como la UEFA Champions League y la UEFA Europa League en lo respectivo a Europa u otras competiciones destacadas de otras zonas como la Copa Libertadores, la AFC Champions League y la Copa Sudamericana. Por supuesto, también podemos jugar ligas y copas así como partidos amistosos y mejorar nuestras habilidades en el modo entrenamiento, bien sea libre o por ejercicios que hacen las veces de tutorial. Las competiciones incluyen patrocinadores, efectos de televisión e incluso, como en el caso de la UEFA Champions League, la épica introducción en exclusiva. Más allá de los modos oficiales, los modos de juego estrella siguen siendo los mismos 3 de la temporada pasada: Liga Máster, Ser una Leyenda y MyClub.

La Liga Máster vuelve a ser el modo principal. Conocido por todos, tenemos que ponernos en la piel de un manager de fútbol y gestionar un equipo completo, incluyendo salarios, alineaciones y otros elementos de un club de fútbol. Como gran novedad se han incluído clases en los jugadores, que harán que el jugador evolucione en función de la clase elegida que, además, le hará tener características exclusivas mejoradas. Una especie de rol dentro del equipo que da un toque casi rolero al modo y que lo dota de más profundidad. El sistema de traspasos sigue siendo la gran lacra de la Liga Máster, con traspasos poco realistas, prácticamente aleatorios, sin tener en cuenta la posición en la tabla así como demasiada facilidad para fichar estrellas de otros equipos, se echa en falta algo más de emoción en este aspecto, el clásico tira y afloja entre clubes. El modo Ser una Leyenda está básado en la propia Liga Máster pero manejando a un solo jugador, bien sea creado o un jugador real. En todo caso, tocará empezar en club modesto para lograr ascender en nuestra carrera futbolística, incluyento fichajes por otros clubes e incluso convocatorias para la selección nacional. Sobre el papel resulta bastante atractivo y de hecho los primeros partidos puede resultan muy interesantes pero poco a poco pierde interés por la falta de interacción en el juego ya que no podemos pedir el balón y nuestra aportación en el juego suele escasear.

Pro-Evolution-Soccer-2016-(12)
La otra gran alternativa es el modo MyClub, que repite después del éxito en la pasada temporada. Claramente inspirado en el FUT de FIFA, tenemos que formar un equipo propio fichando nuestros jugadores, aplicando contratos y teniendo en cuenta los puntos que podemos gastar en función del técnico que tengamos. Este año se han mejorado los entrenamientos de los jugadores aunque incluye pocas novedades. El objetivo sigue siendo obtener puntos bien cumpliendo objetivos o bien ganando partidos para poder fichar ojeadores para realizar fichajes o poder ampliar contrato a jugadores importantes. El sistema es simple pero efectivo y consigue enganchar al jugador. Cierto es que pierde interés una vez tenemos un equipo medianamente competitivo. Los partidos se pueden jugar contra la máquina o, lo más recomendable, online.

El juego online ha sido el gran lastre de PES en los últimos años… y mucho me temo que este año, por desgracia, no parece ser una excepción. Además del propio modo MyClub tenemos disponibles las clásicas temporadas online, en las que tenemos que conseguir una serie de partidos tras los que, según la puntuación obtenida, podemos bajar o subir de categoría. Sobre el papel es un gran sistema pero aquí comenzamos a echar en falta algo más de esfuerzo por parte de Konami. Los tiempos de espera a la hora de encontrar partidas pueden llegar a ser desesperantes en ocasiones, rozando los 10 minutos, no es lo normal, eso sí pero nos ha pasado en varias ocasiones. Además, en temporadas online vemos que no existe filtro de equipos por lo que es fácil que seleccionemos un equipo “menor” (de 3 estrellas por ejemplo) y nos toque enfrentarnos a uno de “los de siempre” (Real Madrid, Barcelona, Mancherter United, Bayern Munich… etc). Se “compensa” dando mayor puntuación al partido en caso de victoria pero, a su vez, lo complica enormemente. Hubiera sido preferible un sistema como el de FIFA, que empareje a los jugadores por nivel de equipo similar. Finalmente también se pueden jugar amistosos online así como ir a los vestíbulos de equipo, en los que jugar partidos de hasta 11 vs 11 jugadores, que por lo general suelen ser un caos, pero que bien organizados resultan tremendamente divertidos. Por suerte este año, al menos de momento, no se han encontrado los graves problemas de la temporada pasada en cuanto a online y se nota bastante mejorado aunque sigue sin estar pulido del todo. A la dificultad para encontrar partidas se une un imput lag no muy acusado pero sí palpable cuando pasamos de offline a online. Además, siguen los problemas y el glitch a la hora de dar un partido por ganado si el rival abandona entorpeciendo la conexión. No es algo que haga injugable el juego, ni mucho menos, pero sí que deja ver algo de dejadez por parte del estudio en un apartado tan importante.

Pro-Evolution-Soccer-2016-(11)
Jugablemente el juego sigue las pautas de la saga con un fútbol realista y pausado. Jugando contra la CPU la recreación de un partido es casi perfecta, con un tempo de juego muy ajustado y una IA que nos pondrá las cosas muy difíciles aunque no se libra de errores de bulto, especialmente a la hora de la colocación de la defensa para afrontar pases al hueco o los temidos porteros que sí, vuelven a cantar de lo lindo en más de una ocasión. Siempre jugando contra la máquina, es difícil encontrar huecos en la defensa y tocará elaborar bien las jugabas. La física del balón se ha mejorado y se comporta de una forma más realista lo que da lugar a pases y especialmente tiros más conseguidos, sin estar tan teledirigidos como solía pasar en anteriores entregas. Sigue fallando en algunos balones aéreos, eso sí. El cuerpo a cuerpo también juega un papel fundamental en el juego, con forcejeos más constantes y más roces entre jugadores. De aquí se pueden destacar los robos de balón, que ahora resultan más sencillos, suponemos que para aumentar la dificultad para marcar pero que, especialmente en el caso de las entradas a ras de suelo, resultan extremadamente efectivas, algo que debería ser ajustado. Por supuesto, el estilo de juego lo marca el jugador y PES 2016 es todo lo simulador que el jugador quiera, permitiendo también el juego directo sin problema. ¿Qué ocurre con esto? Que llegamos al apartado online. Mucho se ha acusado a FIFA, no sin razón, de convertirse en un correcalles en los últimos años tanto offline como online. PES resistía la tentación de apostar por el espectáculo más que por el fútbol… pero parece que poco a poco la tentación está siendo inevitable. Jugando online el juego pierde muchos puntos, y no solo por culpa de Konami, sino más bien por los jugadores que lo habitan. El juego directo funciona, ¡vaya que si funciona! Y vemos que cada vez más jugadores se apuntan a los “triangulazos” como único sistema de juego, si a eso le unimos las cantadas de defensa y portero y el cada vez más evidente handicap queda un apartado bastante mejorable. Como siempre, esto se soluciona jugando únicamente con amigos pero seguramente no estén disponibles siempre para jugar online (y si lo están igual deberías pensar en cambiar de amigos). El juego sigue siendo divertido jugando con desconocidos pero se pierde en la gran parte la esencia que transmite el juego offline: puro fútbol.

Pro-Evolution-Soccer-2016-(2)
El Fox Engine sigue siendo el encargado de “dar vida” a lo que vemos en pantalla. El año pasado el resultado ya fue notable (al menos en Playstation 4) así que este año eran de esperar pocas novedades. Aunque pocas, sí que vemos algunas evoluciones en el motor, como la lluvia, que ahora se nota mucho más sobre el césped o las manchas en la ropa de los jugadores, más visibles que nunca. Los modelados y efectos de luz siguen siendo prácticamente los mismos que vimos en la pasada edición. Notables, aunque con margen de mejora por delante todavía. Las animaciones han sido también mejoradas y ahora vemos gestos, siempre en los jugadores más destacados, perfectamente reconocibles. Además el golpeo del balón se ha mejorado y podemos observar como la posición del pie en el momento de tocar el balón se asemeja a la que debería ser en realidad. Se nota una evolución en este aspecto aunque vemos, por ejemplo, animaciones del portero muy pero que muy mejorables o lentitud a la hora de ejecutar movimientos o cambios de dirección rápidos.

Si el online ha sio una gran lacra en últimos juegos no menos ocurre con otros aspectos como el sonido o las licencias, por ejemplo. Los comentarios siguen a cargo de Carlos Martínez y Julio Maldonado (Maldini) y, por desgracia, siguen siendo infumables. Más allá de la poca variedad nos cansaremos de escuchar frases sin sentido como “Si van a quedarse en esa zona del campo, que se pongan a plantar tomates. ¡Jé! Es lo único que van a sacar de ahí“, frases que corresponden como asegurar que ha llegado el empate cuando es el gol de la victoria (o de la derrota, pero mejor pensar en positivo) o, un clásico, decir una frase, escuchar un corte, y seguidamente el nombre del jugador en un tono totalmente distinto. Además, la entonación pocas veces se corresponde con lo que ocurre en el campo. Obviamente el problema está en los directores de doblaje del título ya que la “excusa” de que los comentaristas no tienen experiencia no es válida. Los efectos de sonido durante el juego sí cumplen, al menos su cometido, aunque se sigue echando de menos algo más de ambiente en los estadios, con cánticos y comentarios demasiado genéricos. Por supuesto, si hablamos del estadio, no podemos olvidarnos de las ridículas pancartas que se repiten año tras año, destacando especialmente la ya mítica “Creo que el compañero” (así, tal cual). Clara señal de la dejadez de Konami en los últimos años. La banda sonora, por otra parte, no resulta tan nefasta como en pasadas ediciones y se han dejado de lado los temas de música clásica “romperollos” y se ha apostado por música electrónica que, sin destacar, cumple mejor su cometido.

Pro-Evolution-Soccer-2016-(8)
Otro gran lastre de PES históricamente ha sido el tema de las licencias y PES 2016 no iba a ser una excepción. Se ha mejorado mucho en este aspecto en los últimos años con licencias de ligas importantes como la Liga BBVA y la Liga Adelante españolas o las competiciones oficiales de la UEFA pero queda trabajo por hacer. Ligas de “premier” nivel (perdón por el chiste, cuando acabe de escribir me voy a un rincón a llorar) como la Premier League inglesa se encuentra sin licencia. Tenemos los equipos, aunque con nombres y equipaciones “falsas”, eso sí, que podemos editar con el completo editor del juego o, en las versiones de Playstation 3 y Playstation 4, directamente cargar kit en imágenes que sustituyen a los del juego. Contamos con 21 estadios aunque solo 11 reales y se echan de menos más estadios españoles (más cuando PES 2013 incluyó todos los estadios de la Liga BBVA). Bastante más chirriante, y otra muestra más de la dejadez de Konami, es el tema de los fichajes, totalmente sin actualizar, así, nos encontramos a Iker Casillas o Khedira en el Real Madrid, Xavi en el Barcelona o Schweinsteiger en el Bayern de Munich. Algo incomprensible cuando el mercado estaba cerrado antes de la salida del título. ¿Tan difícil es realizar estos traspasos con un parche el día de salida? A la hora de publicación de este análisis, casiuna semana después del lanzamiento, sigue sin haber noticias del parche y cuesta empezar una competición con los equipos de la temporada pasada.

Pro-Evolution-Soccer-2016-(4)
Pro Evolution Soccer 2016 es un título digno para el 20 aniversario de la saga pero sigue sin llegar a ser lo que los fans demandad y, lo que es peor, parece ser que la única causa es dejadez por parte del estudio. El juego es divertido como el que más y “chorrea” fútbol por los 4 costados. Los que vayan a jugar offline tendrán un simulador a la altura pero, por otra parte, el online, las licencias y el apartado sonoro todavía tienen un gran camino que recorrer para poder redondear, por fin, un juego digno del olimpo del fútbol como sí fueron entregas pasadas. No os engañéis por las críticas, PES 2016 es un señor juegazo de fútbol pero falla como juego en sí. Si te gusta el fútbol, lo disfrutarás y mucho.

Pro Evolution Soccer 2016

Pro Evolution Soccer 2016
73.333333333333

Gráficos

8/10

    Sonido

    5/10

      Jugabilidad

      9/10

        Diversión

        8/10

          Online

          7/10

            Duración

            8/10

              Lo mejor

              • Puro fútbol jugando offline
              • Poco a poco se va acercando a la jugabilidad de PES
              • Modos de juego

              Lo peor

              • Rendimiento online
              • Licencias
              • Comentarios pésimos

              Autor entrada: BigBoss_