F1 2015

Desarrollador: Codemasters
Distribuidor: Bandai Namco
Plataformas disponibles: PC, Playstation 4 y Xbox One
Versión analizada: PC
Fecha de lanzamiento: 9 de julio de 2015
Textos/Voces: Español/Español

Con la temporada de Fórmula 1 a medias Bandai Namco y Codemasters nos traen el título oficial del campeonato que, por primera vez, llega a Playstation 4 y Xbox One (también a PC). Esta entrega llega pocos meses después de la edición de 2014 para las consolas de anterior generación y PC que, como suele ser habitual, salió a la venta a finales de temporada. Este año, por suerte, la entrega llega con todo por decidir (entre los Mercedes, eso sí) por lo que la expectación es, si cabe, aún mayor.

Codemasters anunció estar trabajando en F1 2015 a la vez que en F1 2014 aunque para distintas plataformas (solo el PC se mantiene) por lo que es de esperar que las novedades respecto a la pasada entrega no sean muchas… y no les falta razón. De hecho, algunos modos, incomprensiblemente, se han quedado por el camino, como el casi imprescindible modo trayectoria.

F1-2015-(4)
Es obvio que F1 2015 no iba a contar con grandes novedades, más si tenemos en cuenta que es su primera aparición en Playstation 4 y Xbox One por lo que no hay referentes claros en estas plataformas. En todo caso, hay ausencias que se notan y la del modo trayectoria es una de ellas. Un juego de Fórmula 1 iba a contar con carreras simples, carreras contrarreloj así como un modo campeonato del mundo, lógico. Estos modos son los “mínimos” que se pueden exigir a un juego basado en un campeonato de automovilismo aunque últimamente el modo principal era el modo trayectoria en el que simplemente hay que crear un piloto, hacer pruebas con distintos equipos, cumplir objetivos, recibir ofertas… nada del otro mundo si, pero que conseguía enganchar y tener un objetivo claro: convertir al “novato” XXX XXX (aquí nuestro nombre) en campeón del mundo, así de simple. De forma incomprensible, este modo no está presente en F1 2015 así que nos quedamos únicamente con los modos clásicos. Debido a esta ausencia el modo principal pasa a ser el modo campeonato, en el que hay que elegir a un piloto real e intentar cumplir los objetivos marcados o, por qué no, ganar el campeonato del mundo (tranquilos, si nos decidimos por McLaren la dificultad no se pondrá de forma automática en “imposible”). En el modo Campeonato podemos elegir entre tres configuraciones que varían entre 25%, 50% o duración completa de carrera. Además, en el modo más corto la clasificación se realiza a una vuelta, nada que ver con el sistema actual, ¿no hubiera sido más adecuado una sesión normal con menos tiempo en pista? La personalización de este modo es bastante pobre ya que solo tenemos tres opciones. Nos hubiera gustado algo más de opciones ajustables en este aspecto. Los más “pros” tienen también disponible un modo Profesional en el que vivir de verdad las carreras. Cámara subjetiva fija, carreras con duración real y ayudas y flashbacks desactivados, todo un reto para… seamos sinceros, ¿quién es capaz de jugar el campeonato con duración real? Más allá de esto no vemos nada, ni tan siquiera un modo Desafío. De hecho, los “recortes” llegan hasta las propias ya que también ha desaparecido el Safety Car, algo a la orden del día en las carreras. Son detalles que solo aparecen en ocasiones pero que restan mucho realismo al juego. Por más que lo intentamos no conseguimos encontrar una justificación a estas pérdidas.

F1-2015-(12)
Por supuesto no todo va a ser correr contra la CPU y F1 2015 incluye opciones multijugador online. De nuevo nos encontramos con las opciones típicas aunque siendo sinceros no es que haya mucho margen de mejora en este aspecto. Hay distintas categorías que se agradecen bastante, bien para jugadores novatos o más experimentados (en las carreras para novatos las colisiones están desactivadas, por ejemplo). También hay carreras predefinidas y, por supuesto, podremos configurar un evento al gusto. El modo online soporta hasta 16 jugadores y su rendimiento es muy bueno, sin problemas de lag aparentes. De nuevo hay que comentar una ausencia notable, como es el modo a pantalla partida en local, algo, de nuevo, incomprensible.

Durante las pantallas de carga veremos diversas opciones de configuración como las ayudas a la conducción o las propias opciones de las distintas sesiones. Están las típicas: control de tracción, asistencia de frenado, trazada sugerida… etc,. Tranquilos, da tiempo a revisarlas a fondo ya que esta pantalla se puede alargar más de la cuenta en ocasiones. Una vez pase el tiempo de carga toca ponerse al volante y aquí vemos algunos intentos de mejora… que de nuevo se quedan en tierra de nadie. No es que Codemasters se haya caracterizado por hacer juegos extremadamente realistas y no lo han hecho simplemente porque no es su objetivo. La seña de identidad de la saga es un manejo que se encuentra en un punto de equilibrio perfecto entre simulación y arcade, traduciéndose en algo muy divertido. El manejo de F1 2015 cumple esto (incluyendo lo de divertido) pero se queda demasiado a medio camino entre la simulación y el arcade. El motor de físicas resulta muy simple, nada alarmante, pero que deja bien claro que no estamos ante un simulador ni mucho menos. Los coches tienen reacciones extrañas, no tanto por irreales sino por dar la sensación de estar programadas más que por ser el resultado de unas operaciones físicas. Algo similar ocurre con el sistema de daños que, de nuevo, se queda en tierra de nadie. Sobre el papel pinta bien, veremos piezas que se desprenden, neumáticos rodando, calentamiento de frenos, desgaste de las ruedas pero, una vez en faena, el resultado de nuevo no está a la altura. Hay pocas partes destructibles en el coche y no siempre lo hacen como deberían. En ocasiones tendremos accidentes aparentemente graves y podremos seguir circulando y, en otras ocasiones, un accidente más leve nos hará abandonar la carrera. Mención especial merecen los toques con los compañeros, algo casi aleatorio.

F1-2015-(2)
Volviendo al manejo, hay que diferenciar de forma especial entre el control con mando y con volante. El manejo con mando resulta extremadamente simple, casi insultante para los jugadores más expertos. Damos por supuesto que las ayudas permanecen activadas siempre que haya un mando conectado ya que es muy difícil, casi imposible, perder el control del monoplaza o incluso bloquear neumáticos. Así, este tipo de control permite una conducción más agresiva y espectacular pero por otra parte se pierde gran parte del interés del juego al huir y mucho de las sensaciones producidas por un Fórmula 1. Es un control excesivamente asequible ya que se puede gran parte del “encanto” de conducir una máquina de las características de la Fórmula 1. Otra cosa es el manejo con volante, que aumenta y mucho el realismo. Aunque siendo un manejo “marca Codemasters” al usar un volante el juego se vuelve más exigente (siempre jugando sin ayudas, obviamente). Hay que ser muy finos con el acelerador o los trompos estarán a la orden del día al igual que los bloqueos de neumáticos si pisamos el freno más de la cuenta. Así, aunque sigue sin ser un simulador como tal, sí que se consigue una mejor sensación de pilotaje y emoción, tanto en duelos como en otros pilotos como al intentar únicamente mejorar nuestros tiempos. De todo sigue en un punto intermedio entre simulación y arcade, sin rozar ninguno.

F1-2015-(7)
Otra seña de identidad de Codemasters, por desgracia, es la pobre IA de los pilotos rivales… y F1 2015 no es una excepción. Nos encontramos con el típico sistema de “fila india” para las carreras. Además, notamos que el resto de pilotos frena considerablemente pronto en cada curva, llegando a provocar accidentes en más de una ocasión si estamos detrás intentando adelantar. Adelantamientos que hay que cuidar al máximo, no tanto por el duelo con la IA rival sino más bien por los errores de la misma, que rara vez nos tienen en cuenta y en más de una ocasión nos iremos contra el muro por un error de la IA. Estos ocurren casi siempre afectan al jugador ya que es prácticamente imposible ver al resto de coches hacer algo distinto, ya sea un accidente o una salida de pista. En caso de accidente existen las sanciones aunque de nuevo tienen algunas lagunas ya que es fácil saltarse una curva y no recibir sanción o que se quede tan solo en una advertencia. Finalmente, hay que destacar que los dichosos “flashbacks” están también presentes en F1 2015, lo que hace que se pierda gran parte de la emoción de la competición al tener siempre una segunda oportunidad (o tercera… son ilimitados).

Siendo la primera entrega para las nuevas consolas es de esperar un salto gráfico… aunque también es verdad que no ha habido mucho tiempo de desarrollo. Esta “mezcla” se nota en el apartado gráfico. La evolución gráfica es evidente, con nuevos efectos, unas texturas más definidas, más y mejores efectos de partículas y una iluminación mejorada (aunque no es su punto fuerte), todo ello a 60 FPS. Por otra parte, seguimos teniendo la sensación de que todo resulta demasiado estático, con poca “vida” en los circuitos y además, de nuevo, la caras de pilotos y otros miembros parecen casi de plástico. En todo caso, el aspecto gráfico resulta, como mínimo, notable, con unos coches muy detallados y fieles a la realidad, así como los circuitos. Mención especial merecen las carreras con lluvia, muy conseguida y que aporta un toque espectacular. Hay que tener en cuenta, además, que la climatología es variable, todo un detalle a favor. El sonido sigue las pautas establecidas. El sonido de los motores ruge bien, es decir, es realista. Personalmente el sonido de los motores actuales me parece horrendo, pero eso es problema de la FIA, no de Codemasters. Por otra parte, el audio está en perfecto español, lo que ayuda a entender las órdenes del ingeniero aunque, sí, en este juego también, pasan sin pena ni gloria tanto por el tipo de comentarios como por la falta de entusiasmo en los mismos. Algo similar ocurre con la música que, eso sí, tampoco necesita ser protagonista de un juego de este tipo.

F1-2015-(1)

No sabemos muy bien el objetivo de Codemasters con este F1 2015 (más allá de, claro está, el negocio) pero la jugada, por desgracia, no ha salido del todo bien. La base del juego es muy buena pero se queda constantemente a medias, con decisiones incomprensibles. La conducción es divertida pero es imposible no olvidarse de las ausencias y los recortes. Los fans de la Fórmula 1 que únicamente quieran revivir el campeonato (tanto el de 2015 como el de 2014, también incluido) y disfrutar conduciendo están de enhorabuena pero, por desgracia, la gran mayoría de los jugadores se verán decepcionados con este F1 2015. Esperemos que, ahora sí, Codemasters se ponga bien las pilas para la próxima entrega.

F1 2015

F1 2015
71.666666666667

Gráficos

7/10

    Sonido

    7/10

      Jugabilidad

      8/10

        Diversión

        7/10

          Online

          8/10

            Duración

            7/10

              Lo mejor

              • Manejo para todos los públicos
              • Incluye también la temporada 2014
              • Mejora gráfica

              Lo peor

              • Sin modo trayectoria
              • Sin modo a pantalla partida
              • Sin desafíos
              • IA rival muy deficiente

              Autor entrada: BigBoss_