Bloodborne

Desarrollador: From Software
Distribuidor: Sony
Plataformas disponibles: Playstation 4
Versión analizada: Playstation 4
Fecha de lanzamiento: 25 de Marzo del 2015
Textos/Voces: Español/Español

Llegamos al mundo de Bloodborne en busca de sangre pálida, despertando en una camilla tras lo que parece haber sido una pesadilla producida por la transfusión. ¿Qué demonios es la sangre pálida y qué tiene de especial? El juego nos otorga el control del personaje, que anteriormente hemos creado a nuestro gusto, y¿Ahora qué?

El mundo de Bloodborne, su historia, ya está escrita. Parece que nosotros, jugadores, no somos más que una herramienta, un mero espectador en un mundo que nos supera, una historia que acontece ajena a nuestras andanzas en Yharnam. Todo está ahí, si queremos descubrirlo.

El título en cuestión apenas nos dará información de manera directa, fuera de unos primeros mensajes sobre los controles del protagonista, y en ningún momento nos obliga a entender o a interesarnos mínimamente por nada de lo que nos rodea. Podemos pasar de puntillas por la historia, avanzar sin establecer ningún tipo de relación con los personajes que nos vayamos encontrando por el camino, y disfrutar sobremanera con el recorrido, pero estaríamos perdiéndonos gran parte de la experiencia… y qué experiencia.

Bloodborne™_20150413204020
Esa angustiosa sensación de llegar siempre tarde e incidir poco o nada en el mundo de Yharnam

Hidetaka Miyazaki, presidente de From Software y conocido también por las obras que podemos considerar “precuelas espirituales” del título que nos ocupa como son Demon’s Souls y Dark Souls, corona esta obra con su buen hacer, demostrando una vez más que, actualmente y casi con toda seguridad, es el mejor diseñador de niveles del medio. El creador nipón nos obsequia con un mundo increíblemente coherente, en el que cada escenario está perfectamente estudiado y cuidado hasta el más mínimo detalle, todo ello aderezado con una ambientación de estilo neogótica victoriana de lo más lúgubre.

Los niveles en los cuales se desarrolla nuestra particular epopeya brillan con luz propia, haciendo gala de una variedad encomiable, donde en ningún momento durante el transcurso de la aventura tendremos la sensación de Déjà vu tan manida en estos últimos tiempos; bosques encantados, castillos bajo el frío manto de la nieve o escenarios de auténtica pesadilla, entre otros, se unen al pueblo principal donde se desarrolla La Caza.

Gráficamente cumple de manera holgada con lo que debería ser el estándar de la nueva generación, dejándose notar sobremanera la mano de Japan Studio para dar un sustancial paso adelante frente a lo ya visto en la saga Souls. Los escenarios lucen de manera increíble en ocasiones -gracias, sobre todo, a lo ya comentado en materia de diseño- y el motor es capaz de poner 10 enemigos en pantalla, manteniendo unos efectos más que correctos junto a juegos de luz realmente logrados. Los enemigos, a su vez, están perfectamente recreados, desde el más simple de los aldeanos a las mutaciones más aberrantes que veremos ya avanzado el juego. Mención especial, por supuesto y como es habitual en “la saga”, para los jefes finales.

No todo son luces, sombras en este caso -chiste fácil-, en la obra de From Software que adolece de fallos inherentes en los últimos títulos de la desarrolladora nipona, como puede ser el famoso clipping, que hará que podamos golpear o ser golpeados a través de puertas en más de una ocasión e, incluso, observar como ciertos enemigos quedan “enganchados” mágicamente a una pared.

La tasa de frames se mantendrá estable en unas 30 imágenes por segundo la mayoría del tiempo, con rascadas difícilmente entendibles en ocasiones, puesto que suelen suceder al pasar por una parte determinada del escenario, sin enemigos a la vista y sin mayor complicación para los circuitos de la consola de Sony. Parece más dejadez, o prisas, por parte de sus creadores que falta de potencia de la máquina.
Tema aparte son las mazmorras de cáliz, donde en numerosas ocasiones tendremos bajones preocupantes y no en contadas ocasiones como sí ocurre en la aventura principal, cosa que refuerza todavía más la sensación de falta de pulido, ya que éstas, totalmente opcionales, se desarrollan en entornos cerrados y con una carga poligonal ostensiblemente menor al resto.

Afortunadamente, el apartado sonoro no sólo acompaña, resulta sencillamente espectacular. Cada uno de los sonidos del juego está perfectamente recreado y encajado en el mundo de Yharnam, ayudando a crear esa sensación de hostilidad que nos invade a los mandos de nuestro protagonista. Además, todos y cada uno de ellos están estupendamente posicionados en el escenario, sorprendiéndome, en más de una ocasión, reaccionando al leve sonido que uno de mis altavoces traseros me reporta y salvando, con ello, el pellejo en una de las numerosas emboscadas que nos deparan.

Una OST sublime, a su vez, nos acompañará buena parte de nuestra caza, aportando intensidad a momentos clave y enfatizando la epicidad de lo que acontece en pantalla. Piezas orquestadas, grandes fanfarrias y sonidos de ultratumba no desentonan en absoluto con el universo oscuro de Bloodborne.

Entrando en materia jugable, el control del personaje es rápido y preciso, cosa indispensable, por otra parte, en este título. Jugar parapetado tras un escudo y avanzar con él siempre alzado ha dejado de ser una opción -de la cual, por cierto, la propia From Software se mofa en la descripción del “escudo” incluido en el juego-. Los jugadores más veteranos deberán readaptarse a un estilo que rechaza los combates defensivos, con escudo en mano, en favor de las armas de fuego, ofreciendo un combate más intenso y frenético, pudiendo recuperar vida si se golpea al enemigo durante un breve periodo de tiempo tras ser golpeado. Esto propiciará que, en ocasiones, nos veamos en la disyuntiva de quedarnos rezagados y curarnos o lanzarnos con todo para recuperar la vida perdida… Craso error. A pesar de ofrecer un combate más dinámico y atrevido, deberemos pensar con detenimiento cada paso, dominando a la perfección la esquiva y controlando el tempo de nuestros adversarios si no queremos salir escaldados.

muerte_bloodborne

La cámara, desgraciadamente, nos jugará más de una mala pasada, sobre todo contra enemigos de tamaño considerable como pueden ser los diferentes jefazos. No nos resultará desconocido encontrarnos aporreando el botón círculo en un estéril intento por zafarnos de las garras de alguna bestia gigante que se escapa al ángulo de visión que nos permite la cámara. A pesar de todo, las sensaciones a los mandos del DualShock 4 son excelentes, y continúa la estela dejada por sus homónimos de la saga Souls.

Para hacer frente a los horrores que nos deparan en la noche de caza, el juego nos ofrece una notable variedad de armamento, contando con 15 armas de cazador -cada una de ellas con 2 versiones completamente diferentes, lo que equivaldría a 30- y 10 armas de fuego. Las armas de cazador, o armas con truco, engloban las armas equipables en la mano derecha, a pesar que con sus respectivas transformaciones muchas de ellas serán después a dos manos. Un buen ejemplo de ello es una espada ligera que, tras enfundarla en su vaina, se convierte en un enorme martillo a dos manos. Las armas de fuego, por su parte, harán lo propio en la mano izquierda y actuarán, sobre todo, como método de defensa para crear aberturas en las defensas del enemigo o interrumpir sus ataques.

Hablar sobre la duración del título está fuera de lugar. Es un juego largo, todavía más si lo comparamos a los estándares actuales de juegos que apenas llegan a las 10 horas. Completarlo a fondo, sin emplear guías o demás argucias que arruinan la experiencia de juego, nos llevará alrededor de las 80 horas… O unas cuantas más, dependiendo de nuestra habilidad.

No me ha parecido un juego terriblemente difícil, o un paseo militar como otros pregonan. Es un juego exigente, que requiere de toda nuestra atención y habilidad para superar los retos que nos plantea. La satisfacción de acabar con un monstruo que, en anteriores ocasiones, nos sobrepasaba es algo que pocos juegos de hoy en día pueden ofrecer. El juego recompensa al jugador en su esfuerzo, penalizando los fallos pero nunca siendo injusto; lo que consigamos será gracias a nuestra habilidad, nada más… y nada menos.

En mi caso, prácticamente neófito de la saga hermana, la historia principal no me ha supuesto morir un incontable número de veces, pero sí un reto en más de una ocasión. Pero he de decir que cuando entramos en las mazmorras cáliz, completamente opcionales, las cosas se ponen realmente complicadas, suponiendo la muerte en numerosas ocasiones con ciertos jefes finales. Es en estos momentos cuando agradeceremos sobremanera el componente cooperativo del juego, pudiendo invocar aliados de otros mundos para ayudarnos a solventar la difícil papeleta que se nos presenta. Desafortunadamente para nosotros, esto puede resultar un arma de doble filo, pudiendo ser invadido por otros cazadores con pocas ganas de ayudar y muchas de llevarse nuestra sangre como trofeo.

Bloodborne™_20150420201751

Bloodborne es, en definitiva, la primera gran joya de la ya no tan nueva generación. Un juego excelente, sobresaliente en todos sus aspectos, que encandilará a los veteranos de la saga y a los recién llegados por igual. Es cierto que, para algunos, será estar jugando a más de lo mismo y no a una nueva IP, con el menor impacto sobre el jugador que ello conlleva, pero no sería del todo justo juzgar al nuevo título Hidetaka Miyazaki por ese motivo. Es un juego redondo por él mismo, con un mundo increíblemente bien trabajado y superior, bajo mi punto de vista, a las dos entregas de Dark Souls y, como mínimo, al nivel de Demon’s Souls, principalmente gracias al abandono de la tan manida estética fantástico-medieval en favor de una excelente revisión del antiguo folclore europeo.

Juego recomendable a todas luces y un título que, si eres usuario de Playstation 4, no te deberías perder.

Bloodborne

Bloodborne
9

Gráficos

9/10

Sonido

10/10

Jugabilidad

9/10

Diversión

10/10

Online

8/10

Duración

10/10

Lo mejor

  • Mundo de Yharnam
  • Ambientación
  • Combate frenético
  • Comunidad Coop y PvP
  • Variedad de escenarios y armas
  • LORE del título

Lo peor

  • Rascadas de frames
  • Cierta sensación de dejadez o prisas por finalizar el desarrollo
  • Esperas en el multijugador
  • La cámara, nos descolocará en ocasiones

Autor entrada: EduStrife