Avance: DiRT Rally (V 03.3)

Codemasters sorprendió a toda la comunidad con el repentino anuncio de DiRT Rally, más cuando se dio a conocer que el título estaría disponible en el Acceso Anticipado de Steam el mismo día del anuncio para poder jugarlo. Hace mucho que la saga que llevó el rally a lo más alto se había desviado de su camino original con las últimas entregas, por ello, el anuncio de un título centrado exclusivamente en esta infravalorada disciplina fue muy celebrado por los fans aunque, como siempre, hay que esperar a jugar para sacar conclusiones.

Video Thumbnail

DiRT Rally – Early Access Announcement Trailer

La llegada al Acceso Anticipado de Steam permite tanto a los jugadores poder probar el juego como a los desarrolladores recibir del feedback de los mismos. La versión inicial viene bien cargada de contenido con 3 ubicaciones de rally reales como Powys (Gales), Monte Carlo (Mónaco) y Argolis (Grecia) que dan lugar a 36 etapas en total. Además, ya hay disponibles 17 vehículos licenciados repartidos en 6 clases distintas, tanto clásicos como actuales entre los que se incluyen clásicos como BMW M3 Evo, Audi Quattro S1, Lancia Delta HF Integrale y Subaru Impreza. Por supuesto este contenido irá aumentando sucesivamente con posteriores actualizaciones, incluyendo tramos de subidas, como el mítico Pikes Peak, que estará disponible pronto.

Ha llovido mucho desde el primer Colin McRae Rally de Playstation, precursor la actual saga DiRT. Con el paso de las entregas y especialmente con el cambio a DiRT la saga dejó muy de lado el mundo del rally para centrarse en pruebas más arcade y buscando el mero espectáculo, perdiendo sus señas de identidad. Por suerte, Codemasters ha decidido volver a los orígenes con este juego y, a poco que juguemos, nos daremos cuenta de que sí, esto es un juego de rally puro y duro.

El modo principal de DiRT Rally, al menos en esta versión, es el modo Trayectoria Profesional. Tendremos una serie de créditos para gastar e inicialmente tan solo podremos comprar un coche de gama baja, concretamente de la década de los 60s, en este modo tendremos que hacernos con los tres rallies disponibles por el momento logrando el mejor tiempo posible en las distintas etapas que lo componen, así, según la posición final, las bonificaciones por las ayudas a la conducción y los daños causados al coche, recibiremos créditos para poder hacernos con más vehículos en propiedad. Además, estos vehículos se podrán mejorar y también podremos mejorar el equipo contratando y gestionando el personal que nos permitirá, por ejemplo, reducir el tiempo de las reparaciones así como ajustar algunos parámetros del vehículo (de forma simple, como suele ser habitual en juegos de Codemasters) para mejorar los tiempos. Este modo resulta típico, es innegable, pero realmente atractivo al jugador ya que iremos ascendiendo de nivel con cada temporada, es el mejor método para obtener créditos así como por su dificultad, que nos mantendrá pegamos a la pantalla. Además del modo principal, podemos correr tramos personalizados, consultar tiempos de nuestros amigos en los marcadores online o crear una liga para competir (solo en cuanto a tiempo, esto es rally) con otros jugadores afines mediante nuestra cuenta de RaceNet. No nos podemos olvidar de las Pruebas Online, ya que tenemos desafíos diarios, semanales y mensuales, además de fines de semana especiales. Estos eventos nos reportarán créditos extra si hacemos un buen tiempo aunque, eso sí, no nos permitirán ni un fallo ya que solo tendremos una oportunidad, sin posibilidad de reiniciar.

DiRT Rally  (20)

Sí, por fin tenemos un juego de rally difícil, se acabaron las pistas anchas de los anteriores DiRT o el control excesivamente simplificado de la saga WRC, aquí hay que sudar para conseguir buenos tiempos. DiRT Rally quiere captar la esencia de esta disciplina y eso pasa por un aspecto muy importante pero muchas veces olvidado como es la dificultad de los trazados. Nos encontraremos con tramos estrechos, en ocasiones muy estrechos, obstáculos a los lados como piedras, árboles o incluso coches aparcados, problemas de visibilidad, baches… es decir, todo lo que debe superar un piloto de rally. Por si fuera poco, las etapas son largas, superando generalmente los 4 minutos e incluso los 5 en varias ocasiones y, por fin, no hay posibilidad de rebobinado, si destrozamos el coche tocará seguir adelante con los daños (cada dos etapas podremos reparar) con la correspondiente pérdida de tiempo o reiniciar la etapa, perdiendo créditos, eso sí, incluso podemos quedarnos fuera de la competición, aunque es algo aleatorio. Si nos salimos de la pista y recuperamos el coche de nuevo a la pista seremos sancionados con tiempo, entre 10 y 15 segundos. Esto hace que la emoción del rally esté presente en todo momento y que la dificultad aumente. Estamos cerca del final de una etapa difícil y llevamos más de 5 minutos, ¿qué hacemos? ¿Pisar más fuerte para ganar unos segundos arriesgándonos a perderlo todo o reducir el ritmo para llegar sanos y salvos a meta? Eres un piloto, es tu decisión.

La precisión necesaria para superar los tramos con éxito se debe conseguir a través de una buena conducción, probablemente el mejor punto a día de hoy de DiRT Rally pero también el que más margen de mejora tiene. La conducción resulta gratamente difícil, es decir, el coche es perfectamente manejable y responde bien a las órdenes pero no podemos limitarnos a llevar el coche por la línea y listo, hay que tener en cuenta el peso del coche a la hora de trazar una curva, especialmente si ésta es cerrada, frenar antes de llegar a la curva o usar el freno de mano cuando sea necesario. Realmente es complicado, por no decir casi imposible, hacer una etapa limpia a buen ritmo, algo que, para los amantes de los rallies, es un placer. No llega a los niveles del mítico Richard Burns Rally en general, al menos de momento, aunque gracias al diseño de pistas, se puede considerar más exigente en ocasiones sin renunciar a la diversión. La conducción, aunque excelente, todavía necesita algunos ajustes tanto de forma general como directamente aplicada al control con volante. Notamos en ocasiones un excesivo subviraje del vehículos incluso a velocidad bajas, casi forzado, de igual modo en ocasiones las inercias del coche no parecen estar del todo ajustadas y producen comportamiento extraños, como frenadas irreales. El juego está en sus primeras versiones dentro del Acceso Anticipado de Steam por lo que seguro que estos pequeños problemas estarán solucionados más pronto que tarde.

DiRT Rally  (1)

Hasta ahora se ha hablado de la jugabilidad en general pero, si hablamos de tipo de control concreto vemos que, por el momento, sorprendentemente el control parece más ajustado con mando que con el volante. Debido al poco recorrido del volante de los vehículos la conducción con mando resulta satisfactoria, con un gran manejo en todo momento. El control volante todavía está excesivamente verde, el Force Feedback no está implementado correctamente y las reacciones del coche no se trasladan al volante, el manejo resulta demasiado blando y no transmite la sensación de estar pilotando un coche de rally a través de un tramo estrecho. Las sensaciones mejoras al ajustar los grados de giro y realizar una configuración básica del Force Feedback pero siguen sin transmitir todo lo que debería. Es probable que algunos jugadores, incluso teniendo volante, prefieran la conducción con mando y, personalmente, creo que hoy por hoy es una decisión totalmente justificada. De nuevo hay que tener en cuenta que estamos ante un título en desarrollo.

Video Thumbnail

DiRT Rally Daily Challenge with WRC Driver Kevin Abbring

Seguramente el aspecto que más avanzado esté en el juego sea el apartado técnico, que resulta excelente. Sigue usando el motor EGO, presente en la saga desde DiRT 2, aunque mejorado. Los escenarios están llenos de detalles y no dan la sensación de estar vacíos, incluso vemos drones que hacen las veces de cámaras para las repeticiones. El polvo está también perfectamente recreado y resulta espectacular así como los vehículos, que, eso sí, por el momento no cuentan con diseños oficiales. Se han incluido también distintos efectos climatológicos y horas del día por lo que es posible correr con lluvia, nieve, al amanecer o incluso de noche. A simple vista pocas fisuras se observan en este apartado, muy sólido a pesar de un temprano estado de desarrollo. Además, Codemasters ha hecho un gran trabajo de optimización para que el juego corra en multitud de equipos con un gran rendimiento. También excelente resulta el apartado sonoro, con sonidos potentes para los motores y distintos sonidos durante los tramos así como una banda sonora bien seleccionada. Nos encontramos también con que la voz del copiloto está ya doblada al español, muy útil para realizar los tramos con éxito si bien se echa en falta algo más de “ímpetu” por parte del copiloto a la hora de leer las notas de la etapa.

DiRT Rally  (3)

Codemasters deja muy claras sus intenciones con DiRT Rally: quieren volver al trono de los juegos de rallies y volver a acercar esta espectacular competición a los jugadores. Los últimos juegos de la saga se habían alejado y mucho de este camino pero DiRT Rally es todo lo que los amantes de los rallies llevábamos años esperando y eso que todavía queda mucho desarrollo. Incluso hoy, con sus limitaciones, merece la pena su compra ya que ofrece algo único actualmente: un simulador de rally completo, exigente, tecnicamente espectacular y divertido. Al fin, Codemasters ha vuelto.

Autor entrada: BigBoss_