La Comisión Europea quiere que los juegos free-to-play no incluyan micropagos

Todos sabemos que, en muchos casos, los llamados juegos free-to-play, supuestamente gratis, se suelen convertir en pay-to-win ya que, aunque la instalación sea gratis y se pueda jugar perfectamente, es complicado llegar a ser competitivo en ellos o, incluso, algunos usuarios han reportado quejas sobre compras indeseadas en estos juegos, por lo que, según la Comisión, no deberían llamarse free-to-play.

Algunos miembros del Consejo se van a reunir con algunas empresas tecnológicas para hablar sobre la protección al consumidor en estos casos.

Los consumidores y , en particular, los niños necesitan una mejor protección contra costos inesperados de compras en las aplicaciones. Las autoridades nacionales competentes y la Comisión Europea están discutiendo con la industria la forma de abordar esta cuestión, que no sólo causa daños económicos a los consumidores , sino que también puede poner en riesgo la credibilidad de este mercado tan prometedor. Llegar a soluciones concretas tan pronto como sea posible será una situación en la que todos ganaremos.

El uso de la palabra “gratis” (o términos inequívocos similares ) como tal, y sin ningún tipo de cualificación adecuada , sólo se autorizará para los juegos que son realmente gratis en su totalidad, o en otras palabras que no contienen posibilidad de compra en las aplicaciones, ni siquiera con carácter opcional.

Desde luego sería una gran noticia para la industria. El objetivo principal es eliminar las compras que puedan ser más atractivas para los niños, las que se pueden llevar a cabo sin consentimiento directo del jugador e incluir direcciones de contacto antes de descargar la aplicación.

Autor entrada: Antonio Gila